¿Me pueden embargar la nómina por tener deudas?

Fernando, director ejecutivo en Soluciona Mi Deuda

Fernando, director ejecutivo en Soluciona Mi Deuda

Si generaste una deuda y no tienes cómo pagarla, te preocupará si te podrían embargar la nómina, querrás saber cuánto te pueden embargar y quizás necesites conocer cuánto tiempo te queda antes de que te embarguen, por ello queremos explicarte en que leyes te puedes apoyar para reducir o eliminar las deudas bajo ciertas condiciones, como, por ejemplo, que seas incapaz de pagarlas.

¿Me pueden embargar la nómina por tener deudas? Esta es una de las preguntas más frecuentes en aquellas personas que no cumplieron sus pagos en compromisos adquiridos previamente. Si deseas conocer cómo evitar el embargo, has llegado al lugar correcto.

Cuando una persona ha dejado de pagar sus deudas, lo más probable es que puedan embargar la nómina, bien sea de forma parcial o total, pero si te respalda un abogado especializado en deudas, detener un embargo es muy posible.

En este artículo explicamos lo siguiente:

  • Cuando te podrán embargar o no
  • Cómo detener un embargo de nómina o no tener que asistir a un juicio por deudas 
  • BONUS Te dejaremos un enlace donde podrás obtener una consultoría gratuita con abogados especializados en problemas de sobre endeudamiento.

Contacta con abogados especializados en deudas / Consultoría gratuita

Uno de los mayores temores es que, si se utiliza toda la nómina para hacer el pago de deudas, ¿Cómo se pagarán todas las cargas familiares?

En algunos casos, dependiendo de los ingresos, las cargas familiares y el origen de las deudas, la ley puede proteger a las personas, pues existe una cantidad básica que no podrá embargarse, lo cual debería ser suficiente para que la familia pueda correr con todos los gastos y subsistir.

¿Cuándo me pueden embargar la nómina?

Antes de conocer cuándo puede ocurrir el embargo, es necesario tener en cuenta cuáles son los casos en los que se puede embargar en un juicio monitorio, el cual funciona de la siguiente manera:

En principio, habrá una fase de petición, donde la entidad que reclama el dinero exigirá el pago de la deuda pendiente, a través de la vía judicial. En dicha petición, la instancia manifestará la identidad del deudor, domicilio, la cantidad y el origen de la deuda que generó.

Asimismo, la entidad también debe presentar la documentación necesaria para acreditar la deuda de la persona.

Cuando el juzgado admite la petición, el deudor podrá pagar su deuda en un plazo aproximado de 20 días hábiles. Por consiguiente, si la persona paga el dinero que le es exigido, el juzgado procederá a archivar el caso. Si ocurre lo contrario, la entidad que exige el dinero podrá iniciar la ejecución forzosa de la cantidad adeudada a través del embargo de bienes.

Por otra parte, la persona endeudada también tiene la opción de oponerse a la petición del juicio monitorio, para lo cual debe presentarse ante el juzgado y manifestar los motivos por los que no debe el importe de la deuda. Posteriormente, si ese es el caso, se resolverá el procedimiento en el juicio correspondiente.

Un dato a tomar en consideración es que, en definitiva, se puede embargar la nómina, o demás bienes, cuando el deudor no paga ni se opone a la petición de la instancia que exige el dinero de vuelta.

¿Qué es el procedimiento monitorio?

Es la vía de reclamación civil de cantidades de dinero, más rápida y ágil. Se utiliza para exigir el pago de deudas líquidas, determinadas, vencidas y exigibles.

Tras presentar la solicitud en el juzgado para pagar la deuda, el deudor recibirá un requerimiento de pago al que podrá oponerse u obedecer. Solo será necesario llegar a juicio cuando el deudor se opone a pagar la cantidad reclamada.

En el caso contrario, se podrá instar la ejecución forzosa, a través de la cual se embargan bienes del demandado para aplicarlos al pago de la deuda.

Asimismo, al momento de realizar el reclamo sobre el dinero adeudado en sede judicial, se debe acudir a dos tipos de procesos diferentes: declarativo y ejecutivo.

El proceso declarativo se conoce de esta manera debido a que la sentencia recaída se limitará a verificar la existencia de una deuda y a cuantificarla.

Ya que se disponga de esta sentencia declarativa, siempre y cuando el deudor no pague de forma voluntaria, puede acudirse al procedimiento ejecutivo. En ese proceso la sentencia determinará el embargo del patrimonio del deudor en cantidad suficiente para satisfacer las deudas probadas.

Dicho proceso inicia mediante solicitud en el juzgado, donde el solicitante debe demostrar que existe una deuda líquida, determinada, vencida y exigible. Para esto puede hacer uso de facturas, recibos, albaranes o cualquier otro tipo de documentos que sirvan para acreditar una deuda.

Una vez admitida la solicitud inicial, se requerirá al deudor para que realice el correspondiente pago.

El demandado tendrá entonces tres opciones:

  1. Pagar la cuantía reclamada
  2. Desobedecer al requerimiento de pago
  3. Oponerse a la demanda.

Requisitos para este procedimiento

El procedimiento está regulado en los artículos 812 y siguientes de la Ley de Enjuiciamiento Civil, donde se pueden encontrar los requisitos exigidos para presentar este tipo de demandas.

En ese sentido, el procedimiento monitorio solo puede realizarse para reclamar el pago de una deuda:

  • Dineraria
  • Líquida
  • Determinada
  • Vencida
  • Exigible

Documentación necesaria para iniciar este procedimiento

El acreedor debe demostrar que el demandado tiene una deuda que reúne las características mencionadas. Para probarlo, debe acompañar dicha demanda con toda la documentación que acredite la existencia de la deuda. Generalmente se admiten:

  • Documentos firmados por el deudor o con su sello, impronta o marca.
  • Facturas, albaranes de entrega, certificación, telegramas y otros documentos que se emplean en el tráfico económico para documentar deudas, incluso cuando hayan sido unilateralmente creados por el acreedor.
  • Certificaciones de impago de comunidades de propietarios.
  • Documentos que acrediten la existencia de una relación comercial y duradera.

Esta enumeración no se debe asumir de forma taxativa o darla por hecho sin evaluarla, pues la jurisprudencia admite cualquier documento que acredite una relación entre las partes y, posteriormente, determine el origen de la deuda y la causa del reclamo.

¿Cuándo pueden demandarme por impago?

En ese sentido, el Artículo 812 de la Ley de Enjuiciamiento Civil establece:

1. Podrá acudir al proceso monitorio quien pretenda de otro el pago de deuda dineraria de cualquier importe, líquida, determinada, vencida y exigible, cuando la deuda se acredite de alguna de las formas siguientes:

  • Mediante documentos, cualquiera que sea su forma y clase o el soporte físico en que se encuentren, que aparezcan firmados por el deudor o con su sello, impronta o marca o con cualquier otra señal, física o electrónica.
  • Mediante facturas, albaranes de entrega, certificaciones, telegramas, telefax o cualesquiera otros documentos que, aun unilateralmente creados por el acreedor, sean de los que habitualmente documentan los créditos y deudas en relaciones de la clase que aparezca existente entre acreedor y deudor.

2. Sin perjuicio de lo dispuesto en el apartado anterior y cuando se trate de deudas que reúnan los requisitos establecidos en dicho apartado, podrá también acudirse al proceso monitorio, para el pago de tales deudas, en los casos siguientes:

  • Cuando, junto al documento en que conste la deuda, se aporten documentos comerciales que acrediten una relación anterior duradera.
  • Cuando la deuda se acredite mediante certificaciones de impago de cantidades debidas en concepto de gastos comunes de Comunidades de propietarios de inmuebles urbanos.

Dicho todo esto, se entiende que, los documentos acompañarán la solicitud inicial, la cual debe estar firmada por el demandante. También debe acompañarse de poder notarial si se hace el nombre de una persona jurídica. Los documentos se entregarán por duplicado para poder enviar una copia al demandado.

Para ejecutar todos estos procesos de la forma más adecuada posible, el Consejo General del Poder Judicial y los Decanatos y Servicios de Registro y Reparto de los Juzgados disponen de modelos normalizados para todo el público que los requiera.

¿Cuánto me pueden embargar de mi nómina?

Para establecer qué porcentaje se puede embargar de la nómina nos remitimos al art. 607 de la Ley de Enjuiciamiento Civil sobre los derechos inembargables, que señala lo siguiente «será inembargable el salario, sueldo, pensión, retribución o su equivalente, que no exceda de la cuantía señalada para el salario mínimo interprofesional.“

En base a esto, te explicamos cuánto podrían embargar de una nómina según lo que cobres.

Para el año 2020, el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) era de 950€ al mes y de 13.300€ al año. En este ya se descuentan las deducciones obligatorias que establece la ley.

Teniendo en cuenta que no se puede embargar el salario, sueldo, pensión, retribución o su equivalente, aunque te embarguen, siempre contarás con cobrar como mínimo el Salario Mínimo Interprofesional vigente en el momento que debas pagar la deuda, o el salario o pensión íntegro que cobres si este ingreso es inferior al SMI.

Porcentajes de sueldo que pueden embargar según salario

Para esto existe una escala, de acuerdo con la cual te embargarán más o menos salario en función del salario:

  • Menos del SMI (950€), no te embargarán nada
  • Entre 950€ y 1.900€, te embargarán el 30% del salario
  • Entre 1.900€ y 2.850€, te embargarán el 50% del salario
  • Entre 2.850€ y 3.800€, te embargarán el 60%del salario
  • Entre 3.800€ y 4.750€, te embargarán el 75% del salario
  • Cualquier cantidad que exceda los 4.750€, te embargarán el 90% del salario

Apóyate en las leyes vigentes para detener un embargo

Existen leyes que pueden ser aplicadas para defender al deudor ante un juicio o una demanda por impagos. Un buen despacho de abogados, evalúa todas las opciones que tiene el deudor para “salvarse” de este juicio monitorio haciéndole frente al acreedor, contando con dos opciones fundamentalmente:

  • Si las circunstancias lo permiten, utilizar los mecanismos de los que hablamos para que el embargo se produzca de la manera más leve posible o, no se llegue a producir
  •  En caso de situaciones más extremas. apegándose a la ley de segunda oportunidad para declararse en insolvencia y, por ende, detener un proceso de embargo.

¿A qué nos referimos con hacerle frente al acreedor?

En muchas ocasiones, los préstamos, líneas de crédito o tarjetas revolving, presentan ciertas cláusulas que pueden ser reclamables, como por ejemplo el tipo de intereses que se esté aplicando, las costas extras que se suman a la deuda, el tipo de contrato que se firmó con el acreedor en primera instancia, o bien una falta de acreditación de la deuda a través de los documentos necesarios.

Cualquiera de las anteriores puede servir como muro de contención para frenar un juicio monitorio y obligar al acreedor a pactar un acuerdo extrajudicial o incluso contra demandarlo.

De esto se encarga la Ley Azcarate o Ley de la Usura, muy sonada en los últimos años, se ha convertido en uno de los mecanismos más útiles para personas en situación desfavorecida con respecto a entidades financieras. Desde Soluciona Mi Deuda, podemos confirmar por experiencia propia que, muchas personas que han sido demandadas incluso salen beneficiadas de las mismas al hacer valer nosotros esta Ley en el juicio monitorio, debido a la gran cantidad de intereses aplicados en sus contratos.

Otro punto importante a tener en cuenta es el salario o los ingresos que perciba el deudor, ya que, como hemos explicado anteriormente, regido por el  art. 607 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, existe un salario mínimo inembargable, por lo cual si el deudor no tiene suficientes ingresos para ser embargado y no posee bienes embargables a su nombre, los acreedores se abrirán a la negociación y a pactar acuerdos extrajudiciales con el acreedor o sus abogados, donde se puede reducir considerablemente la deuda eliminando intereses y costas extras.

Ahora, suponiendo que el acreedor no ha incumplido ninguna cláusula y que todo lo que se le reclama al deudor entra dentro de los márgenes de la ley, las negociaciones extrajudiciales no serían viables.

En estos casos, se evalúa la opción de aplicar la Ley de la Segunda Oportunidad, la cual le permite al deudor declararse insolvente, con el objetivo de evitar el embargo.

Un punto a considerar con respecto a la Ley de la Segunda Oportunidad, es que puede reducir o eliminar las deudas si la persona es incapaz de pagarlas. Para que esto ocurra, se deben cumplir algunos requisitos, como tener dos o más deudas y que estas no superen los 5 millones de euros.

El objetivo principal de esta ley es ofrecer un auxilio a una persona que, probablemente, ha sido un buen pagador, pero actualmente sufre un bache económico. No quiere decir que la persona se librará con ligereza de los pagos que debe asumir, pues la ley protege los derechos del cobro de acreedores.

Además, con esta ley puede declarar la insolvencia y comenzar un mecanismo legal que te permitirá reducir o eliminar tus deudas. Durante este proceso estarás protegido por la ley, por tanto, no podrán embargar ningún bien.

Otra opción es lograr un acuerdo o negociación con el banco, alcanzando cuotas que sean asumibles para el deudor y no las que pide el banco, de modo que puedas seguir con tu vida normal sin mayores contratiempos económicos.

¿Qué bienes me pueden embargar en un juicio monitorio?

Si ya transcurrieron 20 días y el deudor no ha pagado ni se ha opuesto a la petición de la instancia que requiere el dinero, la justicia fijará la cantidad que puede reclamar durante el proceso de ejecución de bienes.

Lo primero que se hará es investigar el patrimonio de la persona que generó la deuda y, posteriormente, se determinará el valor de los bienes a embargar, el cual debe ser igual al monto de la deuda. Esto quiere decir que no se pueden embargar todos los bienes del deudor, únicamente los necesarios para cubrir la deuda.

El art. 592 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, establece que, a la hora de embargar bienes, se tendrá en cuenta aquel que mayor facilidad de venta proporcione y conlleve menor perjuicio para el deudor.

En el caso de que no se puedan seguir esos criterios, los bienes que se pueden embargar en un juicio monitorio son los siguientes:

  • Dinero o cuentas corrientes
  • Créditos y derechos realizables en el acto o a corto plazo, títulos, valores u otros instrumentos financieros
  • Joyas y obras de arte
  • Rentas en dinero
  • Intereses, rentas y frutos de toda especie
  • Bienes muebles, acciones, títulos o valores que no admiten cotización oficial y participaciones sociales
  • Bienes inmuebles
  • Sueldos, salarios, pensiones e ingresos procedentes de actividades profesionales.
  • Créditos, derechos y valores realizables a medio y largo plazo
  • Empresas

Por otra parte, hay que tomar en cuenta que existen bienes que se consideran inembargables, como los mobiliarios de una vivienda, instrumentos para su actividad laboral y, aquellos que, de acuerdo con lo que dictamine un juez, sean imprescindibles para que la persona que adquirió la deuda pueda cubrir todas sus necesidades.

Dicho lo anterior, se establece que no se pueden embargar bienes como el sueldo, salario, pensión o el equivalente que no exceda la cuantía señalada para el salario mínimo interprofesional. En el caso de los salarios superiores, estos se embargarán de acuerdo a lo que establece el Artículo 607 de la Ley de Enjuiciamiento Civil.

Nota importante: Para que el pago de una deuda se pueda exigir en un juicio monitorio, debe cumplir ciertos requisitos. Además, la cantidad de deuda exigible a través de este procedimiento no tiene límite.

Regulación de la prohibición de embargo de bienes que excedan de la deuda

La Ley de Enjuiciamiento Civil prohíbe el embargo de bienes cuyo valor exceda de la deuda que se reclama, a menos que en el patrimonio del ejecutado no existan otros bienes para embargarlos que se ajusten al importe de lo adeudado.

Así que si te están amenazando con embargarte una vivienda o un coche, por una deuda de un valor menor, solo debes apoyarte en abogados especialistas en deudas para que detengan esta situación o bien te asesoren sobre cómo debes proceder.

En ese sentido, el artículo 584 Ley de Enjuiciamiento Civil dice:

«No se embargarán bienes cuyo previsible valor exceda de la cantidad por la que se haya despachado ejecución, salvo que en el patrimonio del ejecutado sólo existieren bienes de valor superior a esos conceptos y la afección de dichos bienes resultare necesaria a los fines de la ejecución».

El artículo anterior se debe relacionar con otros dos artículos de la citada Ley de Enjuiciamiento Civil:

Artículo 592.1: «Si acreedor y deudor no hubieren pactado otra cosa, dentro o fuera de la ejecución, el Secretario judicial responsable de la ejecución embargará los bienes del ejecutado procurando tener en cuenta la mayor facilidad de su enajenación y la menor onerosidad de ésta para el ejecutado».

Artículo 612.1: «…También el ejecutado podrá solicitar la reducción o la modificación del embargo y de sus garantías, cuando aquél o éstas pueden ser variadas sin peligro para los fines de la ejecución, conforme a los criterios establecidos en el artículo 584 de esta Ley».

Recomendaciones de nuestros asesores financieros

La primera recomendación que nuestros asesores financieros consideran, es buscar ayuda ANTES de dejar de pagar una deuda, lo cual te va a permitir un margen de acción más amplio y le ofrece al deudor o próximo deudor una serie de opciones para defenderse o renegociar, que al ser demandado ya no tendría.

Incluso luego de haber dejado de pagar una deuda, si no has recibido una carta del juzgado o una citación a un juicio monitorio, aún se tiene bastante margen para actuar, por lo tanto si estás leyendo este artículo y estas en impago pero aun no has sido demandado, contáctanos inmediatamente.

Al recibir la notificación de demanda, contacta inmediatamente con un despacho especializado en deudas, entendiendo que se tiene un plazo máximo para responder a dicho comunicado, no debes perder tiempo en buscar asesoramiento y protección legal.

Siempre busca apoyo legal, sea cual sea el acreedor, banco o financiera, siendo estos dos últimos los que velarán por sus propios intereses, sin revelar las opciones que tiene el deudor para salir de sus compromisos adquiridos y que no ha podido pagar o detener el impago.

En caso de que desees entrar a nuestro programa de asesoramiento, necesitas tener deudas de bancos, entidades financieras, microcréditos, entre otras, que estén en situación de impago o estén próximo a estarlo y claro está, debes estar comprometido a liquidarlas.

Lo ideal es contactar con abogados honestos que puedan ayudarte a solventar la situación. Siempre hay opciones, solo debes asesorarte correctamente.

Para ello, te recomendamos nuestro programa Soluciona Mi Deuda, que garantiza la transparencia y el respaldo que todos estos procesos requieren.

Aun cuando todas las situaciones son diferentes, nos adaptamos al contexto y las necesidades de cada persona y siempre contarás con asesoramiento de los mejores profesionales del ámbito legal y financiero. Estamos completamente a tu disposición para todas las dudas que tengas, asesorías que necesites y aplicar los mecanismos más efectivos para darle solución a tus problemas financieros, sin que eso afecte otras actividades de tu vida.

Te sugerimos los siguientes artículos, te pueden interesar!

salir de deudas

¿Cómo salir de deudas y ahorrar al mismo tiempo?

¿Es posible ahorrar cuando se tienen deudas pendientes? Puede parecer contradictorio, pero existen unos protocolos de actuación que pueden ayudarte ...
Leer Más
pagar deudas

¿Se pueden pagar deudas sin dinero?

Si llevas tiempo sin pagar deudas y no te encuentras en la mejor coyuntura económica, seguramente te estés preguntando si ...
Leer Más
Requisitos para refinanciar mi deuda

Requisitos para refinanciar mi deuda

Si estás pasando una situación dificil y tienes deudas pendientes, es posible que te estes preguntando: ¿puedo refinanciar mis deudas? ...
Leer Más
Que hacer si no puedes pagar deudas

¿Qué hacer si no puedo pagar deudas?

¿Alguna vez te has visto en la situación de no poder pagar deudas? La morosidad de las familias españolas se ...
Leer Más

 

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

¿Cómo podemos ayudarte?

91 091 64 45
Fuente de Posible cliente
He leído y Acepto la Política de privacidad y los Términos de servicio.

Comparte esta entrada

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Más entradas que te pueden interesar

¿Cómo podemos ayudarte?

91 091 64 45
Fuente de Posible cliente
He leído y Acepto la Política de privacidad y los Términos de servicio.