Es posible que asocies la Ley de Segunda Oportunidad a personas físicas afectadas por intereses abusivos derivados del crédito (especialmente en el caso de las tarjetas revolving). 

Sin embargo, la ley en cuestión también beneficia a autónomos, freelancers y pequeños empresarios. En el siguiente post vamos a repasar sus características generales, y profundizaremos en cómo beneficia a los colectivos que trabaja por cuenta propia.

¡Comenzamos!

El origen de la Ley de Segunda oportunidad

Esta ley fue aprobada hace 16 años y publicada como Ley 25/2015, de 28 de julio, de mecanismo de segunda oportunidad, reducción de la carga financiera y otras medidas de orden social. En líneas generales, este dispositivo permite que autónomos y personas físicas puedan acogerse a un proceso de “reinserción” en lo económico, cuando se producen contextos de sobreendeudamiento.

Motivaciones de la Ley de Segunda Oportunidad

Como ya hemos mencionado, el objeto de esta ley es posibilitar que autónomos y ciudadanos vuelvan a empezar sin tener que arrastrar pasivos durante el resto de sus vidas. Por lo tanto, es una medida que trasciende lo meramente económico.

Los dos pilares que dan sentido a la Segunda Oportunidad son:

  • Evitar situaciones de exclusión social y pobreza de larga duración. 
  • Incentivar a las personas a acometer nuevos proyectos y actividades de tipo personal o profesional. 

¿Qué deudas se cancelan?

Posibilita deshacerse de los llamados créditos privilegiados, subordinados y ordinarios, que generan intereses abusivos. En este grupo no se incluyen los adeudos con la Seguridad Social, la Agencia Tributaria o Hacienda.

No obstante, los tribunales pueden eximir hasta el 70% de lo que se debe a estos tres organismos públicos. Por otro lado, también existe la posibilidad de fraccionar las cuotas en mensualidades, a fin de facilitar el cumplimiento de las obligaciones. En estos casos, más que condonar la deuda se busca favorecer su liquidación.

¿Las deudas se cancelan para siempre?

El objetivo es acabar con la deuda de forma permanente, pero alcanzar este punto está condicionado a unas reglas. Más concretamente, a lo largo de los 5 años posteriores a la exoneración, deberán evitarse circunstancias considerables como fraudulentas o de mala fe. De darse estas situaciones, se procederá a la invalidación del fallo favorable al afectado.

¿Cómo ayuda la ley de segunda oportunidad a los autónomos?

En un principio existía el llamado “concurso de acreedores”, concebido para las personas jurídicas y con un largo recorrido a sus espaldas. No obstante, este “concurso” tenía ciertas carencias que viene a reparar la Ley de Segunda Oportunidad.

Requisitos para autónomos

  • Demostrar de forma clara la incapacidad para hacer frente al débito.

En este marco, el autónomo ha de presentar el modelo de solicitud, aludiendo que se encuentra en una situación de extrema gravedad (habiendo liquidado todos sus bienes o patrimonio) y que no tiene más opciones que acudir a este recurso. Hay que subrayar que el autónomo no puede tener patrimonio, ahorros o cualquier otro medio considerado como válido para sufragar lo que debe. 

  • Demostrar que se actúa de buena fe.

Los siguientes puntos son clave para aclarar el concepto de honestidad:

  • No haber cometido delitos económicos en los últimos 10 años.
  • No haber provocado ni empeorado voluntariamente la insolvencia que se pretende resolver.
  • No haber recurrido a este dispositivo legal en el último lustro.
  • Haber negociado o, al menos intentado, llegar a un acuerdo previo a la solicitud de este mecanismo.
  • No haber rechazado en los 4 años anteriores a la solicitud una oferta de trabajo (que supla las actividades por cuenta propia que no han generado viabilidad).
  • En términos cuantitativos, existe un límite de 5 millones de euros que no debe superarse. Por encima de esta cifra la Ley de Segunda Oportunidad queda invalidada.

Ventajas de la Ley de Segunda Oportunidad para los autónomos

Si analizamos este recurso, en muchos términos, es más beneficioso para los autónomos que para el resto de personas físicas. Esto se debe principalmente a que:

  • Los autónomos cuentan con una serie de obligaciones y pérdidas que dificultan enormemente la posibilidad real de recuperación. 
  • Los empresarios y autónomos responden de forma directa y con sus propios bienes ante las posibles deudas. Es decir, el impacto es mayor y mucho más severo que en el caso de ciudadanos corrientes que trabajan por cuenta ajena. 

Partiendo de esta base, las ventajas que obtienen los autónomos son: 

  • Eliminación de la responsabilidad del avalista.
  • Se detienen los embargos y el devengo de intereses.
  • Los bienes correspondientes a la actividad empresarial tienen una cobertura y protección específica, ya que se pretende garantizar la continuidad de la actividad.
  • Cancelación de hasta el 99% de la deuda a través de las llamadas quitas.
  • Facilidad de pago con prórrogas que pueden durar hasta 10 años.
En Soluciona Mi Deuda reunificamos y reparamos tu deuda. Contacta con nosotros sin compromiso
Contacta

¿Puede revocarse la resolución en el futuro?

Supongamos que el exonerado comienza a llevar una vida no demasiado ejemplar en lo económico (incurriendo en un excesivo consumismo o generando deudas injustificables). Aun con el fallo a su favor, el demandante puede pedir la revocación en firme:

  • Si se ha vulnerado la buena fe antes o después de la resolución.
  • Si se puede demostrar que el deudor ha cobrado dinero negro proveniente de la economía sumergida.

Inicialmente esta prueba tenía un plazo limitado, pero en la actualidad el fiador puede ejecutarla en cualquier momento, obligando al deudor a articular su vida en torno a una praxis impoluta.

Esperamos que esta información sea de verdadera utilidad. Te recomendamos el programa de Soluciona MI Deuda, que garantiza la transparencia y el respaldo que estos procesos requieren. 

En nuestro programa reunimos todos tus pagos en una mensualidad y llegamos acuerdos con las entidades, además de analizar qué servicios legales pudiéramos aplicar para que salgas cuanto antes de la situación. Abordar la Ley de la Segunda Oportunidad es uno de nuestros pilares fundamentales.

Nos adaptamos al contexto de cada uno, porque no todas las experiencias son iguales. Además, estarás siempre asesorado por los mejores profesionales del ámbito legal y financiero.

Estamos a tu disposición para cualquier incidencia que pueda producirse en el momento presente o en el futuro. Trabajamos para particulares y autónomos que no puedan hacer frente a sus deudas.

× ¿Cómo puedo ayudarte?