¿Qué es deudor y ejemplos?

Rita Báez

Rita Báez

Si alguna vez has solicitado un préstamo al banco, habrás contraído una deuda y consecuentemente te habrás convertido en deudor. Pero, ¿Qué es un deudor exactamente? ¡Quédate leyendo! En este post te explicamos el significado de deudor y sus implicaciones.

¿Qué significa deudor?

Al pedir un préstamo personal o hipotecario intervienen dos partes: deudor y acreedor. Aunque parezca obvio saber quien es el deudor en este tipo de operaciones financieras, existen ciertos aspectos de su significado que es fundamental conocer y no pasar por alto.

Deudor es aquella persona que tiene la obligación legal de satisfacer el pago de una determinada cantidad de dinero a un acreedor en una fecha pactada. Cuando el deudor no cumple con su obligación, el acreedor puede reclamarle sus bienes presentes o futuros -una casa, por ejemplo- a modo de compensación.

Ahora bien, puede darse el caso de que no exista ningún documento que pruebe la deuda. De ser así, la deuda es ejecutable de igual manera pero legalmente no existe obligación. Por lo tanto, el acreedor no podrá proceder con una reclamación de deudas contra el deudor.

No obstante, algunos acreedores tratan de recuperar el importe que les corresponde a través de un procedimiento judicial, aunque no es sencillo que el juez acceda a reconocer la deuda pues se necesitan pruebas la corroboren. Esta situación suele darse, sobre todo, cuando se realizan préstamos entre particulares.

Portada-Lead-Magnet-REUNIFICA-TODAS-TUS-DEUDAS

¿Cuál es la mejor reunificación para mis deudas?

Con esta guía podrás decidir la reunificación de deudas que mejor se adapte a tu situación, y agrupar todas tus cuotas en una sola de menor cantidad.

GUÍA GRATUITA

¿Qué es tener una deuda?

Derivado de la definición anterior, tener una deuda implica, por tanto, tener una obligación que satisfacer. En otras palabras, poseer un compromiso que cumplir para no enfrentarse a desagradables consecuencias al incurrir en impago.

Para que te hagas una idea, te ponemos un ejemplo. Cuando adquirimos algún tipo de financiación con un banco o entidad financiera contraemos una deuda a la que tenemos que hacer frente mes a mes hasta que completemos la devolución total del dinero que nos han prestado junto con un porcentaje de intereses.

En este sentido, es importante que antes de solicitar cualquier préstamo estemos seguros de que contamos con la capacidad de pago suficiente para saldar la deuda sin problemas y no correr riesgos de que se lleve a cabo un juicio monitorio en el que un juez ordene el embargo de nuestros bienes.

¿Cómo se genera una deuda?

Sabemos que ninguna persona pide un préstamo con intención de endeudarse sino que es un momento inesperado como una crisis financiera, un despido o un accidente, lo que puede cambiar radicalmente nuestra situación económica impidiendo que tengamos la posibilidad de afrontar nuestras obligaciones con los acreedores.

Según cómo se genera una deuda, existen deudores diversos:

  • El deudor insolvente. – Es aquel que no cuenta con los recursos económicos necesarios -normalmente dinero- para pagar la deuda.
  • El deudor solidario. – Es la persona a la que de manera legal se le puede reclamar el pago de la deuda que un deudor principal adquirió previamente. Este tipo de deudor debe, por ley, liquidar la deuda si el acreedor se lo exige.
  • El deudor fortuito. – Se trata de un usuario que a causa de imprevistos no puede hacer frente al pago a su acreedor. En estos casos, podría liberarse de sus responsabilidades ante el acreedor con procedimientos como el de la Ley de Segunda Oportunidad que prevé la exoneración de deudas si se cumplen ciertos requisitos.
  • Por otro lado, están aquellos deudores morosos que bien por mala gestión de sus finanzas, negligencia al realizar sus actividades económicas o por voluntad propia, dejan de pagar su deuda.
Portada-Lead-Magnet-Preguntas-frecuentes-lso

¿Quieres resolver todas tus dudas con la LSO?

Respondemos todas tus preguntas sobre el procedimiento que te cambiará la vida.

GUÍA GRATUITA

¿Qué implica estar endeudado?

Incumplir con el pago de una deuda no es un delito penal, pero estar endeudado si tiene una serie de implicaciones:

  • Incertidumbre en tus finanzas. – Mientras tengas deudas que afrontar, atravezarás momentos de preocupación y angustia.
  • Gastar y pagar más. – A veces no podemos pagar de golpe una gran cantidad de dinero pero sí podemos afrontar ese pago si lo hacemos de manera fraccionada. En esos casos, acabamos adquiriendo un gasto mayor por el que tendremos que pagar mayores intereses. Por ejemplo, no podemos pagar un teléfono móvil que cueste 800€ pero si pagamos 50€ por él cada mes quizás podríamos plantearnos comprar uno de mayor valor.

Además, estar endeudado y no poder pagar tiene consecuencias como:

  • Intereses de demora. – Cuando dejamos de cumplir con nuestras obligaciones el acreedor nos comenzará a exigir una serie de intereses en concepto de indemnización por no haber abonado nuestras cuotas en la cantidad y plazo correspondiente. Ten en cuenta que esto hará que tu deuda crezca cada vez más mientras estés en impago.
  • Acoso telefónico. – Las entidades acreedoras suelen acudir a empresas de recobro de deudas para agilizar la gestión de las deudas. Estas empresas se caracterizan por utilizar métodos de cobro agresivos con llamadas incesantes, mentiras y amenazas. Se trata de una estrategia que trata de infundir miedo a los deudores para que busquen la manera de pagar, aunque tengan que optar por opciones como la refinanciación que son completamente perjudiciales para sus finanzas.
  • Embargo. – Al dejar de pagar el riesgo de que el acreedor decida reclamar la deuda mediante un monitorio aumenta considerablemente. Este tipo de procedimientos acaban muchas veces con el embargo de tus bienes y patrimonio con lo que se satisface la deuda.

Para evitar que éstas y otras consecuencias te ocurran, si estás endeudado, te recomendamos que trates de resolver tu situación lo antes posible pues cuanto más tiempo dejes que pase, más grande será el importe que debes y un peor final te esperará.

Eso sí, para hacer frente a tus obligaciones no hace falta que pidas nueva financiación. De hecho, ésta puede ser una pésima idea si eres insolvente pues tu deuda y tu umbral de sobreendeudamiento se incrementarán. Puedes considerar alternativas efectivas para solucionar deudas como son la reunificación con expertos en negociación o el procedimiento de la Segunda Oportunidad.

Con una reunificación agruparás todas tus deudas en una única cuota y mientras generas un ahorro, expertos en negociación llegarán a un acuerdo con los acreedores para que puedas liquidar lo que debes por menos. En dicha negociación se tendrá en cuenta, además de tu estado de solvencia, los posibles intereses usurarios y cláusulas abusivas que tuviera tu contrato para recuperar lo que te han cobrado indebidamente.

La Ley de la Segunda Oportunidad podrá convenirte si tienes deudas mayores de 5.000€ y estás en quiebra. Reuniendo una serie de requisitos podrás conseguir la exoneración de tus deudas.

En Soluciona Mi Deuda tenemos una amplia experiencia en ambos mecanismos a los que recurrimos a diario para ayudar a muchos deudores a dejar de serlo. Si eres uno de ellos, a ti también te podemos ayudar. Solo tienes que registrarte en nuestro formulario o llamarnos al 910916445.

¡Deja de preocuparte por tus deudas, nosotros nos ocupamos de ellas por ti!

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Comparte esta entrada

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Más entradas que te pueden interesar

Qué significa acreedor
Deudas
Rita Báez

Quién es el acreedor

Sobre todo cuando solicitamos financiación por primera vez nos encontramos ante algunos términos y conceptos que nunca antes habíamos escuchado. Nos referimos, por ejemplo, a

Leer más »