logotipo positivo transparente

Menú

El hipotecante no deudor y sus principales características

Rita Báez
Rita Báez

El mundo de las hipotecas y las garantías puede ser un terreno complejo de comprender pues en él intervienen varias figuras, cada una con sus particularidades que aunque puedan parecer similares no lo son. 

En este artículo, abordaremos en detalle al hipotecante no deudor, sus características y la qué lo diferencia del aval. Si estás a punto de solicitar una hipoteca o ya la tienes, ¡quédate leyendo!

Portada guía: errores comunes al acogerse a la ley de segunda oportunidad
¿Cómo evitar errores antes de acogerse a la LSO?

En esta guía conocerás los errores comunes a evitar antes de acogerte a la LSO y cancelar tus deudas.

GUÍA GRATUITA

Empezamos por explicar ¿qué es un hipotecante no deudor? 

El hipotecante no deudor es una persona que utiliza su propiedad inmueble como respaldo para asegurar una deuda contraída por un tercero con un acreedor. En otras palabras, este individuo ofrece su propiedad como garantía sin asumir la obligación de reembolsar el préstamo. 

Aunque comúnmente, el deudor también aporta sus activos como garantía, la ley, en virtud del artículo 1857 del Código Civil, permite separar estas funciones, creando así una garantía para una deuda ajena. En esta configuración, el solicitante del préstamo (deudor) es el único responsable de reembolsar la deuda, mientras que el hipotecante no deudor simplemente respalda la obligación en caso de incumplimiento del deudor.

Veamos una situación ejemplo de un hipotecante deudor:

Supongamos que Ana es propietaria de una casa en la que vive con su esposo Juan. Ana tiene un trabajo estable y buenos ingresos, mientras que Juan está pasando por dificultades financieras y necesita un préstamo personal para pagar sus deudas acumuladas. Juan decide solicitar un préstamo personal en su banco local, pero debido a su historial crediticio negativo, el banco le exige una garantía adicional.

En este escenario, Ana actúa como hipotecante no deudor. Ella ofrece su propiedad, es decir, la casa en la que viven, como garantía para respaldar el préstamo de Juan. Aunque Ana no es deudora del préstamo y no recibe dinero directamente, su propiedad se hipoteca para asegurar la deuda de Juan con el banco. En caso de que Juan no pueda pagar el préstamo y entre en mora, el banco podría ejecutar la hipoteca y vender la casa para recuperar el dinero prestado. Sin embargo, Ana no es responsable de reembolsar la deuda, y su responsabilidad está limitada al valor de la casa hipotecada.

Como habrás comprendido, contar con un hipotecante no deudor puede ser la garantía clave para acceder a ese préstamo personal que necesitas o deseas. Sin embargo, también puede ser un riesgo si finalmente no podemos devolver el dinero al banco. Por ello, antes de solicitar financiación a una entidad siempre necesitas asegurarte que podrás pagarla y evitar comprometer a un familiar o amigo como hipotecante no deudor, ya que podría perder el bien que ha hipotecado para respaldarte.

Si en tu caso, pediste un préstamo al banco con el apoyo de un hipotecante no deudor y ahora estás teniendo dificultades para abonar tus cuotas, es fundamental que te asesore con expertos sobre cómo liquidar la financiación sin que el banco tenga que ejecutar la hipoteca. Existen formas realmente eficaces de evitar perder ese bien hipotecado y cancelar la deuda. Por ejemplo, a través de una reunificación de deudas y la negociación con los bancos y entidades. Esta solución te permitirá pagar una cuota única al mes por todas tus financiaciones e ir generando tu ahorro mientras expertos llegan a acuerdos para reducir el total que debes. En otras palabras, podrás liquidar tu deuda por menos y en función de tus posibilidades. ¡Consúltanos para más información!

MicrosoftTeams-image (3)
¿Cuál es la mejor reunificación para mis deudas?

Con esta guía podrás decidir la reunificación de deudas que mejor se adapte a tu situación, y agrupar todas tus cuotas en una sola de menor cantidad.

GUÍA GRATUITA

Diferencia del hipotecante no deudor con el aval

Ahora que conoces qué es el hipotecante no deudor es posible que te resulte similar a la figura del aval pero, lo cierto es que existe diferencia entre ambas figuras. ¡Te lo explicamos en este apartado!

La principal diferencia del hipotecante no deudor en comparación con un avalista radica en que este último limita su responsabilidad al inmueble hipotecado, salvaguardando el resto de sus activos, tanto actuales como futuros. En contraste, la persona que ofrece aval responde con todo su patrimonio, adoptando una posición similar a la del deudor original.

En definitiva, si te estás preguntando a quién embargan primero, al deudor o al aval, porque no puedes afrontar tus deudas. Te recomendamos que acudas cuanto antes a especialistas que puedan ayudarte con la mejor solución para esquivar cualquier embargo. 

En Soluciona Mi Deuda contamos con asesores financieros y abogados con amplia trayectoria en la cancelación de deudas a través de la reunificación y negociación, y a través de la Ley de la Segunda Oportunidad. Si te cuesta pagar tus deudas o si estás en quiebra, te podemos ayudar. 

Comunícate con nosotros en el 910916445 o registra tus datos en el formulario. ¡Estamos deseando ayudarte!

Preguntas frecuentes sobre el hipotecante no deudor

¿Quién es el hipotecante en una hipoteca?

El hipotecante en una hipoteca es la persona que ofrece su patrimonio como garantía para el préstamo, pero no está obligada a pagar la deuda en sí misma. Su principal responsabilidad es proporcionar un respaldo patrimonial que el banco puede utilizar en caso de incumplimiento del deudor hipotecario.

¿Qué es un deudor hipotecante?

El deudor hipotecante es la persona que solicita el préstamo hipotecario y asume la responsabilidad de pagar la deuda. A menudo, es la misma persona que actúa como hipotecante, pero en algunos casos, puede ser diferente.

¿Quién es el tercer poseedor de la hipoteca?

El tercer poseedor de la hipoteca se refiere a una persona o entidad que adquiere la hipoteca de un banco u otra institución financiera. Esto puede ocurrir cuando el banco decide vender la hipoteca a un tercero. En este proceso, los términos y condiciones de la hipoteca generalmente permanecen iguales, pero el deudor hipotecario puede tener un nuevo acreedor.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Si deseas compartir tu experiencia para enriquecer este artículo o has identificado algún error o inexactitud, no dudes en ponerte en contacto con nosotros en contenidos@solucionamideuda.es.

Comparte esta entrada

Facebook
Twitter
LinkedIn
Email

Más entradas que te pueden interesar

Solicita tu asesoría gratis