¿Es recomendable pedir un préstamo personal antes de firmar una hipoteca?

Fernando, director ejecutivo en Soluciona Mi Deuda

Fernando, director ejecutivo en Soluciona Mi Deuda

Pedir préstamo personal antes de firmar una hipoteca. ¿Es conveniente? 

En pocos casos una casa se paga al contado con ahorros, lo más habitual entre las personas es acudir a una hipoteca. Pero, uno de los problemas de esta financiación es que los bancos, generalmente, conceden un 80% máximo del valor de la compra. En consecuencia, hay un 20% restante que se corresponde con la entrada que deberá pagarse con nuestros ahorros 

Además, comprar una vivienda implica otros gastos extras como el pago al notario por lo que, aunque no es habitual, cada vez son más las personas que piensan en pedir un préstamo personal para sufragar los gastos de comprar una vivienda al no contar con la cantidad suficiente.  

Tanto si estás pensando en solicitar un préstamo personal para pagar la entrada de la hipoteca como si ya lo has pedido y no puedes pagarlo, este post te puede interesar. Vamos a explicarte cómo funciona una hipoteca y un préstamo personal y te hablaremos de en qué situaciones te puede convenir pedir préstamo personal antes de firmar una hipoteca 

¡Comenzamos! 

Portada-Lead-Magnet-CANCELAR-DEUDA-SIN-GANAR-MÁS

¿Cómo liquido mis deudas sin ganar más?

Con esta guía conseguirás liquidar tus deudas sin necesidad de tener más ingresos ¡Es válida para personas que vayan al día y también para las que estén en impago!

GUÍA GRATUITA

¿Cómo funciona una hipoteca? 

Una hipoteca es un préstamo cuyo pago está garantizado por el valor de un inmueble. Se trata de un producto financiero que no solo implica recibir dinero que te presta una entidad, sino también supone un compromiso de devolverlo junto con unos intereses pactados a través de cuotas mensuales durante un tiempo determinado. 

Mientras cumplas con tus obligaciones frente al banco o entidad que te da la hipoteca, el bien inmueble, es decir, la vivienda, pertenece a su propietario. Sin embargo, ante impagos el banco, como acreedor, puede quedarse con la casa para venderlo y obtener el dinero que prestó.  

Por ello, antes de contratar un préstamo hipotecario, es fundamental conocer las condiciones del mismo para saber si vamos a poder pagarlo. En este punto es importante que tengas claro el estado de tus finanzas para establecer una cuota que puedas afrontar.  

Para que entiendas mejor cómo funciona una hipoteca vamos a explicarte los elementos que la componen: el capital, el interés y el plazo de amortización. 

1. El capital. Es la cantidad de dinero que pides al banco para comprar la vivienda. Ten en cuenta lo que te anticipábamos al principio de este post. Las entidades bancarias, por norma general, dan financiación de hasta el 80% del valor de tasación del inmueble. Pero, ¿qué ocurre con el 20% restante? Deberemos disponer de ahorros para hacer frente al importe correspondiente a modo de entrada 

Pongamos un ejemplo: si adquieres una vivienda por valor de 200.000€, el banco te concederá como máximo 120.000€, por lo que deberás prever disponer de 80.000€. 

2. El interés. Este dato refleja el beneficio económico que obtendrá el banco por darte el dinero que necesitas para pagar la vivienda y podrá ser fijo o variable. Así, podemos elegir entre: 

  • Hipotecas a tipo fijo: Aquellas que, hasta la fecha de vencimiento del préstamo, mantendrá el mismo tipo de interés. 
  • Hipotecas a tipo variable: Aquellas que tienen un índice de referencia –generalmente el euríbor– que cambia diariamente, aunque los bancos lo suelen actualizar cada 6 meses aproximadamente. De esta forma, el interés de la hipoteca variará cada cierto tiempo y cuanto menor sea el euríbor, menor será la cuota mensual del cliente.  
  • Hipotecas a tipo mixto: Aquellas que comienzan aplicando un tipo fijo durante los primeros años del préstamo para pasar luego a aplicar un interés variable con referencia en el euríbor.  

Por otro lado, antes de decidirse por alguna de las modalidades anteriores hay que conocer otros dos indicadores: 

  • El Tipo de Interés Nominal (TIN), que indicará el precio que establece el banco por prestarte dinero.  
  • La Tasa Anual Equivalente (TAE), indica el coste real del préstamo pues suma el TIN, las comisiones y otros gastos asociados. Este es el tipo de interés al que hay que prestar mayor atención pues te indicará la cantidad total que tendrás que pagar. Además, conociendo el este porcentaje podrás evitar firmar un préstamo hipotecario con TAE usurario 

Si ya has firmado una hipoteca y tienes dificultades para pagar tus cuotas o directamente te encuentras en impago a causa de los altísimos intereses que te están cobrando, te aconsejamos que busques una solución cuanto antes para evitar acumular más cantidad de deuda o incluso perder la vivienda.  

Ten en cuenta que incluso adquirir el préstamo personal más barato para pagar tus cuotas de la hipoteca puede llevarte a aumentar tu deuda y tu nivel de sobreendeudamiento, por lo que, no te plantees ni siquiera esta opción para resolver el impago. 

Acude a expertos financieros que puedan descubrirte el tipo de interés que te están aplicando y de ser usurario ayudarte a negociar con las entidades e incluso reclamarlo para que te devuelvan lo que has pagado de más.  

3. El plazo. Se refiere al tiempo del que dispondrás para devolver el capital y los intereses. Para que te hagas una idea, lo más habitual en España es que las hipotecas que se conceden sean a 20 o 30 años, aunque en función de la situación financiera de la persona puede ser a un plazo menor o mayor.  

Hasta el vencimiento del préstamo tendrás que afrontar una serie de cuotas mensuales cuyo importe dependerá del del tiempo que tengamos para devolver el capital y el interés que nos apliquen. Ten en cuenta que cuanto mayor sea el tiempo, las cuotas serás menores, pero estarás pagando más intereses en total.  

¿Cómo funciona un préstamo personal?  

Por su parte, un préstamo personal es un contrato mediante el cual un banco o una entidad financiera concede una cantidad de dinero a una persona con el compromiso de devolverlo junto a el interés del préstamo personal 

En nuestro país son miles las empresas que se dedican a ofrecer financiación a los usuarios que se encuentran con un imprevisto o una situación de emergencia y necesitan un líquido que no tienen. 

Para comprar un coche, viajar, gastos médicos o incluso poder afrontar la entrada de la hipoteca, entre otras finalidades. No obstante, solicitar dinero a una entidad no es recomendable en todos los casos ya al igual que otras financiaciones, implica la devolución del mismo en un tiempo determinado y el pago de los intereses del préstamo personal. 

Por ello, es muy importante que antes de adquirir una deuda tengas claro cuál es tu necesidad su nivel de urgencia, ya que en caso de que pueda esperar, seas paciente y generes tu propio ahorro. De esta manera, evitarás correr el riesgo de no poder pagar y como consecuencia sobreendeudarte. 

Antes de decantarte por una u otra entidad que te preste el dinero que necesitas, es fundamental que utilices un comparador de préstamo personal para valorar las diferentes ofertas en función de una serie de aspectos: 

  • El plazo de amortización. Con este dato conocerás el tiempo que tardarás en devolver el préstamo. En este punto, un simulador de préstamo personal te puede resultar tremendamente útil pues te informará de las cuotas –o lo que es lo mismo, la cantidad que tendrás que pagar al mes hasta que devuelvas la financiación-. Si acudes a una entidad de préstamo personal online, deberías tener en cuenta que éstas suelen establecer un reembolso en poco tiempo, por lo que deberás asegurarte de que vas a disponer de líquido para pagarlo. 
  • El tipo de interés del préstamo personal. Al igual que los préstamos hipotecarios un préstamo personal conlleva, generalmente, un TIN y un TAE. Sobre todo, deberás fijarte en el TAE, pues como te mencionamos antes, te indicará el coste real de la financiación. Conociendo este dato podrás recurrir a una calculadora de préstamo personal para calcular la cuota mensual que tendrás que afrontar.  

Para que te hagas una idea, el TAE que manejan los bancos tradicionales suele encontrarse entre un 5% y un 10%. Sin embargo, es común entre las populares entidades préstamo rápido aplicar intereses altísimos que pueden rozar la usura o directamente incurrir en ella.  

Si has solicitado un préstamo personal y sospecha que pagas demasiados intereses, éstos pueden no corresponderte y sean usurarios. En estos casos, debes saber que podrás reclamarlos bajo el amparo de la Ley Azcarate que estima la nulidad de los contratos financieros usurarios. Con la ayuda adecuada podrás utilizar éste y otros recursos legales para evitar pagar de más e incluso conseguir que te devuelvan lo que ya has pagado y no tenías porqué. 

En el caso, de que los intereses no sean usurarios, pero te encuentres en impago también puedes encontrar una solución mejor que la de volver a endeudarte. En Soluciona Mi Deuda te proponemos un mecanismo llamado renegociación con el que podrás reagrupar todas tus deudas en una única cuota mientras nuestros profesionales negocian y gestionan por ti tus deudas con las entidades para conseguir un descuento en la misma demostrándoles tu solvencia.  

¿Necesitas saber si estás en ASNEF?

Conseguimos tu fichero de morosidad completamente gratis para que puedas conseguir la financiación que necesitas.

¿En qué casos pedir un préstamo personal antes de firmar una hipoteca? 

Si quieres firmar una hipoteca y no puedes hacer frente a la entrada de la misma es normal que se te haya pasado por la cabeza pedir un préstamo personal para afrontar ese gasto.  

También puede ser que dispongas de ahorros para afrontar ese 20% de entrada que no te concede el banco, pero te planteas pedir un préstamo personal para otros gastos cotidianos. 

En cualquiera de los casos deberás tener en cuenta las consideraciones que te hemos hecho en el apartado anterior y saber qué implica iniciar una solicitud de préstamo personal. Podrías abocarte a ti mismo a una difícil situación de sobreendeudamiento si no puedes devolver la financiación y además, tampoco puedes pagar las cuotas de la hipoteca y como consecuencia pierdas tu casa. 

Por ello, antes de adquirir cualquier préstamo personal para la entrada de tu hipoteca reflexiona sobre las consecuencias que podrían darse y solo lo pidas si realmente vas a poder devolverlo y no incumplir con tu hipoteca.  

Si ya has solicitado un préstamo personal y no puedes pagarlo y tienes miedo de perder tu casa, tranquilo, existe solución. Pero, eso sí, la solución no pasa por una refinanciación ya que esta empeorará tu situación indudablemente. La alternativa de la que te hablamos es la renegociación de deuda con las entidades. Para evitar que pierdas tu casa, los expertos de Soluciona Mi Deuda pueden ayudarte a conseguir un descuento de la deuda de tu préstamo personal y pagar en función de tu situación. Y recuerda, que si además te aplican intereses usurarios podremos reclamarlos y conseguir que te devuelvan lo que has pagado de más. 

Puedes consultarnos sobre este y otros mecanismos como la Ley de Segunda Oportunidad que utilizamos cada día para ayudar a personas que como tu están preocupados por perder su vivienda a causa de no poder pagar un préstamo personal previo.  

Regístrate en nuestro formulario y uno de nuestros asesores te contactará para escuchar tu caso y proponerte la mejor solución en función de tu situación. Volverás a respirar tranquilo, nosotros nos ocupamos de tus deudas por ti.  

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Comparte esta entrada

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Más entradas que te pueden interesar