logotipo positivo transparente

Menú

Dejar de pagar la tarjeta revolving: ¿qué consecuencias tiene?

Rita Báez
Rita Báez

Consecuencias de dejar de pagar la deuda generada por las tarjetas revolving

Las tarjetas de crédito son uno de los productos financieros a los que más recurren los usuarios para realizar compras en su día a día, pero también pueden ser uno de los más peligrosos del mercado cuando incluyen condiciones abusivas. En estos casos, estamos ante las denominadas tarjetas revolving  que suelen generar una situación de endeudamiento en sus consumidores. 

El endeudamiento casi siempre viene acompañado del impago pero, aunque contemos con el derecho de dejar de pagar una tarjeta revolving, hacerlo suele tener algunas consecuencias desagradables que deberíamos conocer para estar prevenidos. En este post te hablamos de ellas.

Si llevas en tu monedero una tarjeta revolving que no puedes pagar, quédate leyendo. Abordamos los siguientes puntos:

  • ¿Por qué las tarjetas revolving generan situaciones de impago?
  • Consecuencias de dejar de pagar las tarjetas revolving.
    • Inclusión en ASNEF.

¡Empezamos!

Portada guía: errores comunes al acogerse a la ley de segunda oportunidad
¿Cómo evitar errores antes de acogerse a la LSO?

En esta guía conocerás los errores comunes a evitar antes de acogerte a la LSO y cancelar tus deudas.

GUÍA GRATUITA

¿Por qué las tarjetas revolving generan situaciones de impago?

Las tarjetas revolving, también conocidas como tarjetas abusivas, son aquellas que permiten el aplazamiento del pago de compras en lugar de realizarlo a mes vencido o al contado. Sin embargo, este tipo de crédito tiene unas cualidades particulares que las hacen una financiación compleja a la vez que controvertida pues, como te anticipamos, abocan a muchos de sus consumidores al sobreendeudamiento. Esto ha hecho que intervenga el tribunal supremo.

Pero, ¿Por qué las tarjetas revolving llevan a su titular al impago? Te enumeramos las principales razones:

  1. Su funcionamiento. – Las tarjetas revolving funcionan como una línea de crédito permanente pues cada importe utilizado, una vez reembolsado, vuelve a estar disponible para ser gastado. Esta operativa incita al consumo y, por tanto, a tener una deuda constante. Además, es habitual que la cuota que se paga mensualmente no devuelva el total del crédito utilizado con sus intereses, por lo que siempre queda un resto de deuda que genera intereses.

En este sentido, los bancos y entidades financieras suelen proponer a los clientes establecer un porcentaje de cuota fijo y lo más bajo posible pues al reembolsar cada mes una cantidad pequeña, se requiere de muchos meses para devolver la deuda en su totalidad y consecuentemente, se pagan intereses durante un tiempo prolongado. De modo que el cliente se ve inmerso en un círculo vicioso de endeudamiento ya que por más que pague cuotas la deuda no disminuye y, en algunos casos, incluso aumenta. 

  1. Altos intereses. – Los elevados intereses que contiene la tarjeta revolving llevan a su titular a verse ahogado con las cuotas que parecen no acabar nunca. Una de las características de este tipo de productos son sus desmesurados intereses los cuales llegan a superar el 25% TAE en muchos casos. Estos porcentajes implican un coste desproporcionado del crédito, algo que se considera usurario y puede reclamarse bajo el amparo de la Ley de Usura
  2. Métodos de comercialización poco transparentes. –  Por norma general, las tarjetas revolving son comercializadas de manera poco transparente, llegando a violar la Ley de Condiciones General de Contratación y sus requisitos de transparencia. Es una práctica común entre las entidades que las emiten destacar los aspectos ventajosos como la expedición gratuita mientras que se ocultan los intereses asociados utilizando la letra pequeña o frases confusas que dificultan la comprensión.

En resumen, aunque de primeras estos productos parecen dar un crédito con un compromiso de devolución flexible, la realidad es que llevan al consumidor a un escenario comprometido en el que abundan las deudas y se corren riesgos graves. 

Por ello, es aconsejable utilizar con mucho cuidado estas tarjetas y en caso de tener que dejar de pagar, recurrir a asesoría experta lo antes posible para evitar que la deuda siga creciendo. Además de informarse para reclamar una tarjeta revolving.

Con mecanismos como la negociación y la reunificación de las deudas de la mano de los profesionales de Soluciona Mi Deuda, podrás salir de la situación de sobreendeudamiento en la que estás inmerso pues podrás llegar a un acuerdo con las entidades para pagar única y exclusivamente lo que te corresponde e incluso recuperar lo que te ha sido cobrado de manera indebida. Consúltanos

Apóyate en expertos y esquiva las consecuencias de no pagar tu tarjeta revolving

Badged - Asesoría sin compromiso

Consecuencias de dejar de pagar las tarjetas revolving

Ninguna persona pide una tarjeta revolving para acabar en impago. No obstante, las prácticas abusivas de algunos bancos y entidades propician esta situación. En este apartado de hablamos de las consecuencias directas del impago de la deuda de estas tarjetas:

  • Intereses de demora. – Estos intereses son, sin duda, la primera consecuencia a la que nos enfrentamos al dejar de pagar nuestra tarjeta revolving. Desde que incurrimos en impago con una cuota, la entidad empieza a aplicar a nuestra deuda los llamados intereses de demora que son, generalmente, diarios. Esto supone que el total que debemos se vea incrementado de manera rápida, generando una deuda cada vez más difícil de asumir. 
  • Acoso telefónico. – Cuando dejas de pagar, la consecuencia más molesta es, quizás, la presión insistente que realiza el banco o entidad financiera para que cumplas con tu obligación. Te pedirán que pagues como sea, pidiéndole dinero a un familiar o a un amigo, o, incluso, que adquieras un préstamo para hacer frente a tu responsabilidad con ellos. Pero, todas estas opciones lejos de ayudarte te mantendrán en un sobreendeudamiento continuo. Ten en cuenta que las entidades utilizarán el miedo para que temas perder tus bienes y pagues de cualquier forma. Por ello, es fundamental que los nervios no se apoderen de ti y tomes decisiones que te lleven a una situación peor.
  • Juicio monitorio. – Llegar a esta consecuencia es, sin duda, la que peores resultados puede generar para el usuario. Toda entidad que no reciba el cobro de una deuda puede iniciar una reclamación judicial con el fin de recuperar de alguna manera lo que prestó. Aunque es cierto que suele ser la última opción de los bancos, puede ocurrir desde que se deje de pagar la primera cuota y tener como resultado el embargo de tus posesiones. Ahora bien, al tratarse de una tarjeta revolving, debes saber que las entidades pueden tener las de perder si te demandan pues demostrando la usura el juez podría determinar la nulidad del contrato y no tener que pagar los intereses. Por este motivo, acudir a especialistas en negociación puede ser una gran ayuda que te permita liquidar tu deuda rápidamente. 
  • Embargo de bienes. – Esta consecuencia es la que quiere evitar cualquier persona que tiene una tarjeta revolving o cualquier financiación que no puede pagar pues implica que el juez ordene embargar los bienes y patrimonio para liquidar la deuda, algo que tiene gran impacto para el acreedor. 
  • Embargo de avalistas. – Una difícil consecuencia que se suma a las anteriores ocurre cuando el deudor tiene avalista, pues en caso de impago también corre el riesgo de ser embargado para devolver la deuda

Guía deudas
¿Cómo puedo cancelar mi deuda sin devolver mi préstamo?

Dscubrir si puedes cancelar tu deuda sin tener que devolver los intereses y cómo hacerlo en sencillos pasos.

GUÍA GRATUITA

Inclusión en ASNEF

La acumulación de impagos de tu tarjeta revolving puede tener como consecuencia que el banco o entidad financiera incluya nuestro nombre en un fichero de morosos como ASNEF o RAI. 

Aunque no se trata de una consecuencia económica, es igualmente una penalización que nos dificultará acceder a nueva financiación en el futuro. Y es que, las entidades nos denegarán la concesión de un crédito o cualquier tipo de financiación por el hecho de que si tenemos deudas pendientes de pagar, tampoco podremos hacer frente a nuevas. 

Si vas a dejar de pagar tu tarjeta revolving es mejor que lo hagas guiado por profesionales que controlen el impago y lo utilizan como instrumento de negociación con las entidades.

En Soluciona Mi Deuda contamos con un equipo experto en negociación que podrá ayudarte a recuperar lo que te pertenece y que puedas liquidar tus deudas de la mejor manera evitando sufrir desastrosas consecuencias en tu economía. Además, si tu situación es de quiebra extrema, podremos valorar iniciar para ti el procedimiento de la Ley de Segunda Oportunidad con el que podrías, en el mejor de los casos, liberarte de tus deudas mediante la exoneración. 

Cada día ayudamos a muchas personas a empezar de nuevo sin deudas y contigo también lo podemos hacer si nos contactas. 

Regístrate en nuestro formulario o llámanos al 910916445

¡El objetivo de Soluciona Mi Deuda es que el dinero que es tuyo por ley, siga en tu poder!

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 3

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Si deseas compartir tu experiencia para enriquecer este artículo o has identificado algún error o inexactitud, no dudes en ponerte en contacto con nosotros en contenidos@solucionamideuda.es.

Comparte esta entrada

Facebook
Twitter
LinkedIn
Email

Más entradas que te pueden interesar

Solicita tu asesoría gratis