Todo lo que tienes que saber sobre el seguro de protección de pagos

Fernando, director ejecutivo en Soluciona Mi Deuda

Fernando, director ejecutivo en Soluciona Mi Deuda

¿Qué es un seguro de protección de pagos?

Las distintas crisis económicas que ha atravesado nuestro país han generado en los ciudadanos un fuerte sentimiento de incertidumbre sobre su estabilidad financiera. Es por ello, que cuando una persona se está planteando pedir un préstamo personal o uno hipotecario también valora la posibilidad de adquirir conjuntamente un seguro protección de pagos

Ahora bien, es posible que surjan algunas dudas relacionadas con este tipo de productos, de hecho, muchos usuarios se suelen preguntar si de verdad la aseguradora cumple la responsabilidad del prestatario si éste se queda en paro o un sufre un accidente que le deja sin la posibilidad de hacer frente a sus cuotas con la entidad.  

Para resolver todas las dudas que puedas tener sobre el seguro de protección de pagos, desde Soluciona Mi Deuda hemos creado este post en el que te contamos todo lo que tienes que saber sobre este producto vinculado a los préstamos. En concreto, tocamos los siguientes apartados:

  • ¿Qué es un seguro de protección de pagos
  • ¿Cuánto cuesta un seguro de protección de pagos?
  • El seguro protección de pagos hipoteca.
  • ¿Cómo reclamar seguro de protección de pagos?

Al terminar de leer este artículo podrás determinar si te compensa o no adquirir un seguro protección de pagos junto al préstamo que tienes pensado pedir. 

¡Comenzamos!

Portada-Lead-Magnet-CANCELAR-DEUDA-SIN-GANAR-MÁS

¿Cómo liquido mis deudas sin ganar más?

Con esta guía conseguirás liquidar tus deudas sin necesidad de tener más ingresos ¡Es válida para personas que vayan al día y también para las que estén en impago!

GUÍA GRATUITA

Seguro de protección de pagos: qué es 

Los seguro protección de pagos, que cada vez están ganando mayor popularidad, están diseñados para garantizar la amortización de la financiación a la que están vinculados cuando surgen imprevistos que imposibilitan al prestatario hacer frente al pago de la deuda. En otras palabras, el seguro de protección de pagos constituye una garantía de pago adicional para el banco o entidad financiera que emite el préstamo, sobre todo en caso de desempleo o incapacidad.

Si te decides por contratar junto a tu financiación este seguro, es fundamental que te asegures que queda expresado de manera clara tanto en el contrato del préstamo que adquirimos, ya sea personal o hipotecario, como en la póliza de protección de pagos, la relación entre ambos productos, ya que en ocasiones contamos con varias financiaciones activas. 

No obstante, antes de plantearte un seguro de protección de pagos debes reflexionar sobre el verdadero motivo que te lleva a querer un préstamo. Y es que, no siempre pedir un préstamo está justificado. Piensa que si un gasto no es urgente y puede esperar no vale la pena endeudarnos por ello. 

Asimismo, si lo que quieres es un préstamo para pagar deudas pendientes, te aconsejamos que olvides esa idea porque lejos de ayudarte te endeudará aún más. En esos casos, debes valorar soluciones reales para resolver los impagos que acumules. Por ejemplo, puede convenirte una renegociación de deuda que te permite agrupar todas tus deudas en una única cuota mensual, que generalmente será inferior a la suma de cantidades que pagas por separado. Y, demostrando tu solvencia frente a las entidades  bajo el amparo del artículo 607 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, te permitirá conseguir un descuento que te permitirá pagar en función del estado de tus finanzas. 

¿Cuánto cuesta un seguro de protección de pagos?

El coste que tendrás que pagar para poder disfrutar de un seguro protección de pagos varía en función de diversos factores y, el principal es el importe del préstamo. Debes entender que cuánto mayor es el importe que pides a una entidad, más dinero tendrá que pagar por ti la aseguradora si ante cualquier imprevisto te quedas sin trabajo o sufres una incapacidad. 

Otros factores que se tendrán en cuenta para establecer un precio al seguro son el periodo de vigencia del préstamo, el porcentaje de cuota que se cubre -no siempre se asegura el 100% del capital- o la edad del prestatario. Para que te hagas una idea, para un préstamo hipotecario de 220.000€ a devolver en un periodo máximo de 35 años para una persona de 30 años, puede suponer que el coste del seguro de protección de pagos ronde los 3.000€ para un tiempo de cobertura de unos 5 años aproximadamente. 

No obstante, ten en cuenta que si recurrimos al seguro cuando nos hemos quedado sin trabajo, debes saber que éste cubrirá las cuotas mensuales del préstamo hasta que volvamos a encontrar trabajo, con un máximo de 12 meses. 

El seguro de protección de pagos puede resultar interesante por la seguridad que nos puede dar cuando nosotros mismos no podemos pagar el préstamo. Sin embargo, debemos valorar si nos compensa su alto coste. 

Si en tu caso al pedir una financiación decidiste no contratar un seguro de protección de pagos y a día de hoy no puedes pagar tus cuotas, tendrás que buscar por ti mismo una solución y cuanto antes ya que desde el primer impago es probable que te estén cobrando intereses de demora que están haciendo que tu deuda crezca de manera descontrolada. 

Recuerda que existen procedimientos como el de la Ley de la Segunda Oportunidad que pueden ayudarte a liquidar tus deudas o incluso, en el mejor de los casos, cancelarlas sin necesidad de aumentar tu deuda. Consúltanos sobre este y otros modos de liquidar tus deudas de la forma más beneficiosa para ti.

El seguro de protección de pagos en una hipoteca

Si dispones de unas finanzas firmes, podrás abonar las cuotas de la hipoteca sin problemas, sin embargo si sufres una incapacidad temporal o pierdes el empleo todo cambia. Dejarás de recibir ingresos recurrentes y te será muy sencillo caer en impago. Y, cuando hablamos de un préstamo hipotecario que dejamos de pagar, debemos tener en cuenta que aumentamos considerablemente el riesgo de perder la vivienda que adquirimos con la financiación. Esto podemos evitarlo si contratamos un seguro.

El seguro de protección de pagos para una hipoteca está destinado a asegurar el pago de la misma cuando de manera repentina nos quedamos sin trabajo o suframos una incapacidad temporal. En esos momentos, la póliza cubrirá las cuotas durante un tiempo. 

Ahora bien, es fundamental que hayas revisado las coberturas concretas que incluye el seguro para saber cuándo realmente se hace efectivo y durante cuánto tiempo. 

¿Necesitas saber si estás en ASNEF?

Conseguimos tu fichero de morosidad completamente gratis para que puedas conseguir la financiación que necesitas.

¿Cómo reclamar seguro de protección de pagos?

En dos situaciones concretas podríamos tener todo el derecho de reclamar el seguro de protección de pagos. 

  1. Cuando tenemos un seguro de protección de pagos y necesitamos utilizar la cobertura del mismo pero, el banco o la aseguradora rechazan hacerse cargo de los pagos. – Si tienes una póliza en vigor y te has quedado sin trabajo o sufres una incapacidad temporal, podrás reclamar lo que te corresponde por la vía legal. 
  2. Si tienes un seguro de protección de pagos asociado a tu préstamo y no lo solicitastes ni tampoco te has beneficiado del mismo. – Algunas entidades bancarias o financieras suelen incluir una póliza en los contratos de sus préstamos. Esto supone que estás pagando por un servicio no deseado y del que no tienes constancia, por lo que muy seguramente tampoco te beneficiarás de él. En este punto, debes saber que además los seguros de protección de pagos no son obligatorios y no te pueden exigir adquirirlos. 

En definitiva, ten claro que la última palabra sobre los servicios que vas a contratar la tienes tú. Por lo que, tanto si prefieres contratarlos como si no, estarás en todo tu derecho. 

Y recuerda, si decides no contratar un seguro protección de datos y comienzas a tener dificultades para afrontar el pago de tus cuotas, tienes la posibilidad de recurrir a expertos que pueden ayudarte con tus deudas mediante una renegociación o la Ley de Segunda Oportunidad. 

En Soluciona Mi Deuda somos expertos en ambos mecanismos y los utilizamos cada día para ayudar a personas con deudas que prefirieron confiar en su estabilidad económica, no adquirieron un seguro de protección de pagos y les salió mal. A ti también podemos ayudarte para que vuelvas a respirar tranquilo dejando atrás todas las preocupaciones.

Te invitamos a que te registres en nuestro formulario o nos llames al 910 91 64 45. De forma gratuita y sin compromiso nuestros asesores escucharán tu caso y te propondrán la mejor solución para tus deudas.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Comparte esta entrada

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Más entradas que te pueden interesar