Los beneficios de contratar una negociadora de tarjetas de credito

Fernando, director ejecutivo en Soluciona Mi Deuda

Fernando, director ejecutivo en Soluciona Mi Deuda

Si tienes algún problema con las deudas derivadas de tus tarjetas de crédito, conviene que recurras a una negociadora especializada. En este artículo te contamos porqué y sus beneficios.

Los beneficios de contratar una negociadora de tarjetas de crédito

Las tarjetas de crédito se han convertido en un instrumento de pago bastante utilizado, en ocasiones, en demasía, por cientos de ciudadanos. Y esto es debido a lo atractivo de sus condiciones: a diferencia de las tarjetas de débito, en las que el dinero es restado directamente de la cuenta bancaria cuando se usan, con la de crédito puedes acumular gastos dentro de un tiempo establecido y utilizar una cifra de dinero límite. 

Con tu tarjeta de crédito puedes comprar y realizar otros movimientos al disponer de un dinero por adelantado que debes devolver a la entidad financiera al cabo de un tiempo y con intereses.  La solicitud de este tipo de instrumentos es relativamente sencilla y se puede lograr en pocos pasos, incluso desde la web o desde la app de la institución financiera de tu preferencia: cada vez es más común solicitar tarjetas de crédito online, sin necesidad de trasladarse a la institución bancaria. La entidad emitirá el plástico y lo hará llegar en el tiempo convenido a tu dirección de residencia o trabajo. 

No son muchos los requisitos para solicitar una tarjeta de crédito en España. Las instituciones bancarias te podrían pedir solamente ser mayor de edad y contar con una cuenta bancaria para domiciliar el pago del dinero que se te ha prestado a crédito. En algunos casos, y según los criterios de “riesgo” que considere cada banco, te podrían pedir otros requisitos adicionales, o pueden denegarte la emisión de la tarjeta. 

Una vez otorgada la tarjeta de crédito, los pagos que vayas realizando se te cobrarán en un plazo de tiempo estipulado que, por lo general, es mensual.  Al venderte la idea de solicitar una tarjeta de crédito, las entidades financieras te ofrecen una serie de beneficios como seguros para coches y de salud, acumulación de puntos que puedes canjear por compras, accesos a salas VIP, protección de precios y un sinfín de ventajas que seducen a cada vez más clientes. 

Por esta y otras razones es común que las personas tengan más de una tarjeta de crédito y que las utilicen todas simultáneamente, acumulando también al mismo tiempo distintas deudas.  Y esto pasa porque la mayoría percibe que contar con una tarjeta de crédito es el equivalente a gozar de un “dinero extra”, lo cual no es así: se trata de un dinero prestado o adelantado que deberás pagar sí o sí en el futuro y con intereses elevados si llegas a retrasarte en el pago de alguna cuota. 

Un estudio elaborado por la Fintech Arbor determinó que la deuda media de cada usuario de tarjetas de crédito en España es superior a los 2.800 euros.  Asimismo, otras agencias calificadoras coinciden en que el abuso en el uso de la tarjeta de crédito es la principal causa de endeudamiento en nuestro país. 

Si no hay una planificación debida o si se presentan contratiempos, las deudas con las tarjetas de créditos suelen minar la tranquilidad de muchos españoles. Si no se conocen las herramientas para aprender a manejar los pagos con las tarjetas de crédito sin que se salgan de control se pueden presentar muchos problemas. Y lo que parece un producto financiero que nos puede sacar eventualmente de problemas se termina convirtiendo en un problema mayor. 

Acumular una serie de deudas en simultáneo, con la presión añadida de tener que pagar al final de mes varios créditos, puede llegar a ser una pesadilla para el deudor. Es el amargo momento en el que nos damos cuenta de que no fue buena idea excederse con el uso de la tarjeta de crédito. 

Bloqueo de la tarjeta, elevados intereses de demora, comisiones por reclamo de recibos impagados, inclusión en ficheros de morosidad, reclamación judicial y embargo de bienes son algunas de las pesadas consecuencias que puedes llegar a sufrir si caíste en impago de tu tarjeta de crédito.

Pero no todo está perdido. Si tienes algún problema con las deudas derivadas de tus tarjetas de crédito, lo más convierte es mantener la calma y no intentar resolver el asunto por tus propios medios. Esto podría ser contraproducente y terminará complicando aún más el caso.  Lo más conveniente es recurrir a los servicios de una negociadora especializada. Y en lo que sigue de artículo te contamos por qué.

¿Qué es una negociadora de tarjetas de crédito?

Si al consultar tus deudas te has dado cuenta de que evidentemente las mismas sobrepasan tu capacidad de pago es el mejor momento para ponerte en contacto con una negociadora de tarjetas de crédito. No dejes que pase el tiempo sin buscar una solución

¿Qué puede hacer una agencia especializada cuando estoy en riesgo de caer en impago o ya caí en impago por no pagar las cuotas de mi tarjeta de crédito? Muchas cosas. Lo principal será analizar tu caso, evaluar las deudas que tienes con tu tarjeta o tarjetas de crédito, verificar en qué estatus están y, previa autorización del cliente, iniciará los procesos de renegociación y los reclamos pertinentes, si estos aplicasen. 

Las agencias negociadoras de tarjetas de crédito ponen a tu disposición un equipo altamente capacitado en conceptos legales y financieros, lo cual representa una enorme ventaja para el cliente. En primer lugar, porque ellos podrán entenderse de tú a tú con los representantes de cobranzas y abogados que hacen seguimiento a tu caso en las entidades a las que les debes. 

Y es que cuando el cliente acude al banco a tratar de negociar por su cuenta puede ser envuelto en una renegociación desventajosa. videntemente, estará en una situación de desprotección por su natural desconocimiento de la materia legal y financiera, además de que el propio hecho de estar “fichado” como deudor lo hace estar vulnerable. 

En contraposición, una agencia negociadora conocerá los mecanismos más favorables para negociar comisiones, cuotas, plazos, recalcular la deuda, establecer planes de pagos realistas y refinanciar la deuda. 

 

Microcréditos: dinero rápido y con inconvenientes

Funciones de una negociadora de tarjetas de crédito

Como adelantamos antes, si no puedes cumplir con la cuota mínima en tu fecha de pago establecida, la deuda con tu tarjeta de crédito se incrementará en el siguiente mes. Se dará inicio entonces a un proceso en el que el banco que emitió la tarjeta comenzará a comunicarse contigo para recordarte que debes hacer el pago. 

Si sigues en impago, al cabo de unos días, bloquearán tu tarjeta de crédito y con el transcurso de las semanas, las medidas de presión aumentarán: el banco intensificará sus llamadas de cobro a ti y a las personas que colocaste como referencias y tus datos pasarán a despachos de cobranza. En paralelo, los intereses de demora y las comisiones por notificación de impago se irán sumando a la deuda original, incrementándola.

A partir de los 90 días, el deudor será incluido en ficheros de morosos como RAI, Asnef o Equifax, imposibilitando la obtención futura de alguna financiación. Pero los procesos más temidos son, sin duda, la reclamación judicial que podría iniciar la entidad financiera (en las que la posibilidad de ganar son reducidas, si la persona acude sola a esta instancia) y el embargo de bienes del deudor (cuentas bancarias, nómina, pensión, vivienda, coche). Y si en la solicitud de la tarjeta se apuntó algún avalista, este también saldría perjudicado porque tendría que responder de forma solidaria por lo que debe pagar el deudor. 

Ante panoramas tan complejos, una negociadora de tarjetas de crédito puede intervenir y te garantizará una salida exitosa. Algunos de los pasos que puede cumplir en favor de sus clientes son:

  • Negociaciones con los bancos: los agentes de las negociadoras intentarán llegar a acuerdos con las entidades. Si por ejemplo la tarjeta es de modalidad revolving, se puede intentar, entre otras muchas opciones, tratar de poner la cuota en el mínimo. Si no lo es, lo que se buscará es establecer un plan de pagos realista. La negociación puede iniciarse antes de caer en impago.
  • Evaluación de todas las opciones sobre la mesa: en esta fase se estudian todas las opciones legales y de cualquier tipo que puedan favorecerte, en términos de tiempo, cobros de intereses abusivos, solicitud de carencia de capital, alargar el plazo de amortización. En estos dos últimos casos, la cuota mensual disminuye, por lo que hay más probabilidades de que se pueda pagar la deuda.  Acá es importante recordar que desde el 27 de julio de 2020, todas las entidades están en la obligación de informar a sus clientes trimestralmente el importe del crédito a devolver, fecha de finalización del reembolso e intereses aplicados. Además, los usuarios tienen derecho a exigir información adicional y actualizada. Si en el estudio del caso se determina que se incumplió con algunas de estas obligaciones legales, hay altas posibilidades de que un reclamo judicial salga a favor del cliente. 
  • Reagrupación de deuda: Antes habíamos comentado que es común que las personas manejen más de una tarjeta de crédito en simultáneo, por la misma razón, acumulan varias deudas al mismo tiempo. Es por ello que una alternativa a la que apelan las negociadoras es la de reunificar deudas.  Esto consiste en reagrupar la deuda de varias tarjetas de crédito en una sola cuota, previa negociación con las entidades financieras. Así, en lugar de entenderse por su propia cuenta y con varias entidades, el cliente deberá pagar una sola cuota mensual más baja y en un plazo de tiempo más largo, lo que facilitará que termine de liquidar su deuda. 

Ventajas de contratar una negociadora de tarjetas de crédito

Caer en impago de tu tarjeta de crédito significará más deuda por concepto de intereses y comisiones de recobro, aunado a todo el complicado proceso que genera una situación de este tipo. 

Una de las cosas que los deudores más temen es a la presión que cae sobre sus hombros cuando las entidades financieras extreman sus notificaciones de cobranza, y mucho más aún, cuando el caso llega a una etapa judicial en la que pueden terminar siendo perjudicados con un embargo de sus cuentas, pensión, nómina u otro tipo de bien.

Formar parte de nuestros clientes traerá una serie de ventajas, como: 

  • Seremos un muro de contención entre tú y la entidad financiera: se acabarán las presiones, llamadas e insistencias de los departamentos legales y de cobranza. Previo estudio gratuito de tu caso, diseñaremos un plan personalizado y, tras contar con tu aprobación, seremos tus representantes ante las entidades financieras. Nosotros nos entenderemos con ellos y te mantendremos al tanto de los avances de las negociaciones. 
  • Trabajaremos siempre en tu favor: aunque muchos bancos insisten en sus publicidades en que la mejor alternativa es que el cliente negocie directamente con ellos nuevos plazos o cuotas cuando se les está complicando pagar sus tarjetas de crédito,  pocas veces estas renegociaciones serán para beneficiar al cliente. No se puede confiar a ciegas en las empresas emisoras que antes pudieron ocultarte información deliberadamente, o que te aplicaron intereses abusivos y variables (cambiaban los porcentajes de aplicación sin avisarte) Con un equipo experto de tu lado puedes tener la certeza de que todo acuerdo te podrá a ti en primer lugar. Cuidaremos tus intereses y tu patrimonio. 
  • Revisaremos las condiciones de la tarjeta y haremos los reclamos pertinentes: solo un gestor experto puede identificar si estás siendo víctima de un cobro de intereses abusivos (se consideran como tales aquellos que están por encima de la media del mercado, un 22% según el Banco de España). Si se constata que tu tarjeta tenía una cláusula que riña con lo legal, se iniciará un proceso de reclamación que, si resulta en tu favor, determinará que ya no tienes que pagarle más nada al banco que te estaba cobrando y, en algunos casos, hasta te tendrán que devolver dinero por concepto de honorarios mal cobrados o intereses abusivos. 
  • Acompañamiento y seguridad: te brindaremos protección legal durante todo el proceso, además de asesoría legal y financiera de principio a fin. Somos absolutamente transparentes y honramos la confianza depositada en nuestro equipo con una comunicación constante, transparente y fluida con nuestros clientes.
  • Liquidación de la deuda: Podemos ofrecerte un programa de reunificación de deudas que consiste en juntar todas las deudas que tengas con otras entidades financieras en una sola. Esto permite reducir la cuota y aumentar la posibilidad de que puedas pagarla cada mes. 

Sabemos bien que las tarjetas de crédito pueden sacarte de un apuro en algún momento, son productos financieros útiles en muchas ocasiones, pero si caes en impago, se convertirán en una pesadilla. No pases solo por ese trance y no permitas que te envuelvan en una renegociación infructuosa. 

Contáctanos y te ayudaremos a cancelar esa deuda con cualquier entidad financiera con el mejor descuento posible. Estudiaremos cuál es la alternativa que mejor se adapta a tu caso, como un programa de reunificación de deudas o apelar al amparo de la Ley de Segunda Oportunidad, siempre que cumpla con los requisitos para ello.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Comparte esta entrada

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Más entradas que te pueden interesar