Los beneficios de contratar una negociadora de prestamos personales

Fernando, director ejecutivo en Soluciona Mi Deuda

Fernando, director ejecutivo en Soluciona Mi Deuda

Los préstamos personales son productos financieros que permiten a los ciudadanos obtener un financiamiento para la adquisición de bienes (muebles, coches, equipos) para financiar un viaje o vacaciones, pagar una actividad académica, hacer frente a una situación de urgencia, entre muchas otras opciones. Así, una entidad financiera entrega al cliente una cantidad de dinero determinada, previas condiciones pactadas. Al recibir un préstamo personal, la persona se compromete en devolver a la entidad bancaria el dinero en un tiempo pactado, con unos intereses específicos. 

Este tipo de financiamiento se diferencia de los préstamos hipotecarios en que son más fáciles de obtener. Cuando un ciudadano recibe un préstamo personal o al consumo esto queda formalizado en un contrato que debe especificar la cantidad de dinero que fue prestado, así como también las cuotas periódicas que se deberán cancelar y el tiempo que se tiene para pagar. Dentro de estas cuotas se deben incluir los intereses, comisiones y cualquier otro cobro que estipule la entidad. 

Actualmente, en el mercado existen muchos tipos de préstamos personales para satisfacer todo tipo de necesidades. Entre ellos, podemos citar los microcréditos (préstamos de reducido importe para aquellas personas que carecen de recursos o garantías para acceder a una financiación mayor); también están los créditos al consumo (un tipo de préstamo personal pensado para facilitar compras corrientes de bienes y servicios, como coches, aparatos electrodomésticos u otros tipos de equipos); préstamo subvencionado (la financiación es a un tipo de interés inferior al del mercado y se concede para un proyecto determinado, casi siempre implica la participación de otra entidad, normalmente pública) y créditos rápidos (estos se caracterizan por ser rápidamente otorgados, se pide poca documentación y muchos de ellos son préstamos rápidos online, que se gestionan desde cualquier ordenador o móvil). 

Son muchas las entidades que pueden conceder préstamos personales en España, entre ellas podemos enumerar: bancos nacionales y extranjeros con sede en el país, empresas de capital privado, cajas y cooperativas de ahorro y crédito, empresas de tarjetas y de crédito respaldadas por instituciones financieras y particulares, entre otros. Existen cientos de sitios web de estas entidades o de gestores en los que podrás acceder incluso a calculadoras de préstamos o simuladores de préstamos para tener una idea del tipo de interés que te van a aplicar y cuánto tendrías que devolver una vez solicitado el préstamo. 

Como suele ocurrir con otros tipos de financiamientos, en ocasiones, los solicitantes no pueden pagar en el tiempo previsto el préstamo personal solicitado por diversos contratiempos (enfermedad, urgencia, un gasto inesperado) y caen en impago

El riego que se corre en estos casos varía según la entidad y las condiciones del contrato que firmaste, pero son de importancia. Si por ejemplo, por tener lo que las compañías consideran como un “perfil de riesgo” (contrato de trabajo indefinido, ingresos insuficientes o morosidad) al concederte el préstamo las compañías pidieron que incluyeras como garantía una casa o un coche de tu propiedad, tu acreedor podría proceder contra dicha propiedad previa reclamación judicial.  Además, algunas personas desconocen (quizá porque no se especifica bien en los contratos) que muchas entidades incluyen cláusulas con las que realmente estás vendiendo tu bien a dicha compañía, pero realmente puedes seguir haciendo uso de ellos mediante el pago de la cuota. 

Por esta razón, y cuando las deudas derivadas de tus préstamos personales se convierten en un dolor de cabeza, lo más conveniente es recurrir a una agencia negociadora especializada. Sigue con nosotros para explicarte cómo pueden ayudarte estas compañías. 

¿Qué es una negociadora de préstamos?

Como te explicábamos antes, si solicitaste un préstamo personal y ya no puedes pagarlo comienzan a presentarse una serie de episodios desagradables en lo sucesivo. Desde la primera cuota que dejaste de pagar la entidad te aplicará intereses de demora, que suelen ser superiores a los intereses ordinarios. Si pasas meses sin pagar, la deuda contraída inicialmente será mucho mayor y más inmanejable. 

La entidad seguirá insistiendo en que pagues la deuda mientras te aplica elevados intereses y entre el tercer y sexto mes de impago iniciará un proceso de reclamación judicial. Y, como asomamos antes, si obtuviste un préstamo personal, seguramente consignaste como garantía tus bienes presentes y futuros. Es posible, entonces, que si se mantiene el impago y un juzgado lo decide se proceda al embargo de los bienes materiales (casa, coche) de tus cuentas bancarias o nómina o de tu pensión, de todo de lo que tu acreedor pueda echar mano para que liquides la deuda que contrajiste.  Así mismo, si incluiste a un avalista en la negociación, un juez podría dictaminar que le embarguen sus bienes. Ya ves, en el proceso, pueden ser muchos los afectados. 

Cabe recordar además que no pagar tu préstamo personal, al cabo de un tiempo, propiciará tu inscripción en ficheros de morosos como el Asnef (Asociación Nacional de Establecimiento Financieros de Crédito) y el RAI (Registro de Aceptaciones Impagados). Estos listados son consultados por todas las entidades de crédito, así que mientras estés en ellos, será muy difícil que puedas obtener otra financiación en el futuro. Solicitar préstamos con Asnef puede ser bastante cuesta arriba, o si consigues una entidad que te los otorgue, seguramente serán préstamos que deberás devolver en un corto plazo y con intereses muy elevados. 

Como observarás, todos los acontecimientos que se desencadenan cuando no puedes pagar un préstamo personal en España son preocupantes. No obstante, una negociadora de préstamos puede ser la luz al final del túnel del sobrendeudamiento.

Estas compañías están constituidas por profesionales en materia jurídica y financiera quienes, una vez que los contactes, se abocarán a estudiar detalladamente tu caso para ofrecerte las alternativas más viables. Los expertos juristas de una negociadora de préstamos actuarán siempre en tu favor para renegociar con tu acreedor ese préstamo personal que no has podido pagar e irán hasta el fondo del caso para detectar, además, si aplica que esa compañía te tenga que  devolver dinero por concepto de honorarios mal cobrados, abusivos o muy elevados. 

¿Cómo se llevan a cabo las negociaciones?

Como te dijimos antes, lo importante sería anticiparte y actuar al darte cuenta de que no vas a poder seguir pagando las cuotas de tu préstamo personal. Eso implicaría acudir a la entidad y plantearles tu caso. En este punto es crucial contar con las herramientas necesarias para defenderte bien y es acá donde vuelven a fallar los clientes.

Presas del temor y bajo la errada premisa de que pueden por ellos mismos, los deudores muchas veces se ponen en las “garras del lobo” e intentan negociar directamente ellos mismos con sus prestamistas. Por supuesto, acá las entidades financieras –quienes, obviamente, trabajaban por y para sus intereses y no para el de los deudores- pueden ofrecer alternativas aparentemente “favorables” que no son tales y terminarán “devorando” a ese cliente ávido de una segunda oportunidad.  Si lo intentas por tu cuenta, probablemente terminarás pagando más dinero y durante más tiempo. 

Si por el contrario contratas los servicios de una agencia negociadora, esta va a asumir el caso,  se convertirá en tu voz ante los acreedores e iniciará una serie de acciones en tu favor, que te enlistamos enseguida:

  • Representación ante la entidad financiera: Un jurista especializado tomará el timón del asunto y se entenderá con los representantes de tu acreedor.
  • Evaluación de las cláusulas del contrato: Este punto es crucial, porque tu gestor especializado en las leyes que tienen que ver con usura buscará determinar esas condiciones en “letra pequeña” de las que tú no te percataste por tu natural desconocimiento de la materia legal. 
  • Renegociación de la deuda y reclamos: Esta fase será completamente exitosa para el cliente porque si el abogado de la negociadora detectó algún cobro abusivo y superior a lo establecido en la ley, no solo renegociará la deuda, sino que iniciará los reclamos necesarios para que esa entidad te devuelva la cuantía de lo que te cobró por encima de la ley. De estar en una situación de vulnerabilidad podrías incluso dejar de pagar y recibirás a cambio un dinero que te permitirá estabilizarte financieramente. 
  • Reunificación de la deuda: Si son varios los préstamos personales que debes, o si tienes algún otro tipo de deuda, la agencia negociadora te podrá proponer la reunificación de la deuda en una sola. Así, solo tendrás que pagar una sola cuota mensual (a un porcentaje más bajo del que seguramente te cobraban las financieras). Por su parte, la negociadora te cobrará un porcentaje fijo por conceptos de honorario, fijado a partir de la totalidad de tu deuda. Y si logran que se reduzca tu deuda o que la financiera hasta te devuelva dinero, la negociadora cobrará adicional lo que se conoce como un “porcentaje de éxito”, que suele ser de alrededor el 20% de la reducción de deuda o cantidad que se le devuelva al cliente. 

¿Qué es una refinanciación?

Ventajas de contratar una negociadora

Son múltiples los beneficios que obtendrás al delegar la negociación de tu préstamo personal en una agencia negociadora. Como hemos venido exponiendo a lo largo de este artículo, la mayor parte de las relaciones de un cliente con una financiera se basan en la pasividad y vulnerabilidad: la entidad financiera siempre tiene el control, y el cliente se siente incapaz de reclamar condiciones más ventajosas, mucho más aún si ya cayó en impago y tiene encima la presión, la insistencia por el cobro y la amenaza de un embargo. 

Es hora de darle la vuelta a esta situación y acudir a los servicios de una negociadora como Soluciona Tu Deuda, un gran paso que te reportará grandes ventajas. A continuación te presentamos algunas: 

  • En Soluciona Mi Deuda hacemos un estudio gratuito de tu caso, no cobramos honorarios de entrada antes de confirmar que realmente podemos ayudar a las personas, bien optando por un mecanismo legal o por el procedimiento que se elija para beneficiar al cliente. Cada caso es particular y cada estrategia debe adaptarse a las posibilidades reales de cada persona.
  • Nuestros abogados tienen todo el conocimiento legal necesario de lo que se considera usura y abusividad. Están plenamente capacitados para detectar las cláusulas irregulares de los contratos y en cuáles casos se puede proceder a una reclamación. Como todo jurista, serán capaces de identificar las cosas que una persona común no puede ver y que servirán para solucionar un problema de endeudamiento.
  • ¿De verdad te quieres entender directamente con una entidad financiera que te ha venido aplicando intereses abusivos? Las posibilidades de éxito serán muy limitadas. Si acudes por tu cuenta, estas empresas intentarán alargar el proceso para cobrarte más o no te harán mucho caso. Si delegas estas actuaciones en una agencia negociadora, ellos no podrán echar mano de este tipo de artilugios, no podrían desviar de su propósito al  gestor de tu caso, ni podrán confundirlo.  Además, los negociadores de deuda tienen la experiencia necesaria para abordar el problema desde todas sus variables y analizar el panorama general sin apegos emocionales, sin sentir la preocupación y poca claridad que sufren las personas afectadas por deudas aplastantes y por la presión de los acreedores. 
  • Nuestros abogados pueden hacer las reclamaciones judiciales que se necesiten, algo que una persona natural no puede hacer. Y, en muchos casos, hay que recordar que  las entidades aceptan negociar con una persona natural, pero nunca se logra por esa vía los mismos acuerdos que con una reclamación judicial.
  • Exoneración de deuda o de intereses abusivos: Esta ventaja está directamente relacionada con el anterior punto. Solo por la vía de la reclamación judicial (que debe emprender el abogado de una negociadora de préstamos) es que se puede lograr una exoneración de la totalidad de la deuda o de los intereses que estén por encima de la ley. Con una negociación extrajudicial se pueden lograr algunos descuentos sobre la deuda, pero no se obtendrán los mismos resultados que reclamando por vías legales.
  • Devolución del dinero que fue cobrado de forma ilegal: En algunos casos, y luego de la reclamación judicial, a algunas personas les logran devolver dinero. Por ejemplo, si pediste 1.000 euros, ya has pagado el crédito y has devuelto 2.500 euros y aún así las empresas te están reclamando otros 800 euros, esto es un claro indicio de que hay abusividad y usura en ese contrato. En estos casos, se hace una reclamación para que los euros que pagaste sobre el crédito que te prestaron se te devuelvan por concepto de honorarios mal cobrados, abusivos o muy elevados. 

Una vez más, queremos reiterarte que lo ideal es evitar caer en impago para ocuparte de tu problema de deuda. Pero si ya es tarde para hacerlo, no hay de qué preocuparse: En Soluciona mi Deuda llevamos una amplia cartera de clientes que están en impago, así que tenemos canales de negociación abiertos con financieras, bancos o fondos que compran deudas. Por esta misma razón,  las renegociaciones, reclamaciones y reducciones de deuda cada día se vuelven más sencillas y son rutinarias para nosotros. 

 

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Comparte esta entrada

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Más entradas que te pueden interesar