logotipo positivo transparente

Menú

Intereses moratorios y remuneratorios: ¿en que se diferencian?

Rita Báez
Rita Báez

Diferencias entre intereses moratorios y remuneratorios

Con más frecuencia de la que creemos, en el ámbito de las operaciones financieras entre bancos y particulares, autónomos o empresas, se llevan a cabo prácticas irregulares que acaban implicando una compensación económica. 

Como ya sabrás, los préstamos personales, créditos, hipotecas y cualquier tipo de financiación en general son operaciones económicas que traen consigo un intercambio de dinero. Esto es que la entidad bancaria o financiera presta un importe de dinero a cambio de un precio que se refleja en concepto de intereses.

Ahora bien, no es lo mismo pagar los intereses de un préstamo que nos han concedido que aquellos que se aplican como penalización por no haber hecho frente a las cuotas de nuestra deuda en el plazo correspondiente. Los primeros reciben el nombre de intereses remuneratorios mientras que los segundos son intereses moratorios. En este post te hablamos de ellos tocando los siguientes puntos:

  • ¿Qué son los intereses remuneratorios?
  • ¿Qué son los intereses moratorios?
  • ¿Cómo anular los intereses remuneratorios y moratorios cuando son usurarios?

Si estás pensando pedir financiación para un proyecto o gasto puntual, te interesará conocer esta información para saber a qué atenerte. 

¡Quédate leyendo que empezamos ya!

MicrosoftTeams-image (3)
¿Cuál es la mejor reunificación para mis deudas?

Con esta guía podrás decidir la reunificación de deudas que mejor se adapte a tu situación, y agrupar todas tus cuotas en una sola de menor cantidad.

GUÍA GRATUITA

¿Qué son los intereses remuneratorios?

Los intereses remuneratorios -también llamados compensatorios– son aquellos que se pagan por el hecho de recibir el dinero de una financiación que hemos solicitado. Es decir, se trata del precio del dinero que nos presta un banco o entidad financiera. 

Estos intereses tienen como fin retribuir la cesión del capital prestado y, a su vez, servir de compensación por la devaluación que sufre el dinero con el paso del tiempo.

El Código Civil español es la norma que regula estos intereses incluyendo sobre a ellos dos disposiciones fundamentales:

  1. Según su artículo 1255 se establece el principio de autonomía de la voluntad para fijar los intereses remuneratorios. Es decir, que las partes intervinientes en la operación financiera -prestamista y prestatario- pueden acordar los intereses que crean oportunos. Por tanto, no existe una cantidad concreta que los determine por ley pero, lo que sí puede pasar es que esa cantidad sea desmesurada y muy superior a lo que se suele establecer de media a nivel nacional para los productos de financiación. En este caso, los intereses remuneratorios podrían ser abusivos y usurarios, aún si se abonan fielmente cada mes. Por suerte, en España la Ley de Usura regula este tipo de intereses excesivos pudiendo reclamarse si se tiene la información adecuada y se lleva a cabo un procedimiento conveniente para el usuario. En este punto, el asesoramiento experto es clave para recuperar lo que te pertenece. Consúltanos.
  2. Por su parte, en su artículo 1755 se indica que los intereses remuneratorios no se presumen. Esto es, que según la legislación vigente se entiende que toda financiación es gratuita a no ser que se pacte un precio que se refleja en los intereses remuneratorios. 

¿Has pagado numerosos intereses por tus préstamos? ¡Te ayudamos!

Badged - Asesoría sin compromiso

¿Qué son los intereses moratorios?

Por su parte, los intereses moratorios o de demora poseen una naturaleza sancionadora pues funcionan como castigo ante el incumplimiento del pago de una deuda. Son, por tanto, aquellos que paga el deudor al banco o entidad financiera cuando no hace frente al pago de su deuda. En otras palabras, cuando incurre en impago y se convierte en moroso.

Ahora bien, el hecho de demorarse en el pago de una cuota no impide que el deudor cumpla con su obligación más tarde. Eso sí, hasta el momento tendrá que abonar los correspondientes intereses de mora. 

Esta penalización se aplica con el fin de compensar el daño que el titular de la financiación ocasiona a la entidad a causa de retrasarse en el pago, es por ello, que se consideran una especie de indemnización. 

Un deudor se enfrenta al pago de los intereses moratorios cuando se den la siguientes tres condiciones:

  1. Que sea una deuda vencida. Es decir, que se haya cumplido la fecha para el pago y no se haya realizado. No valdrían, por tanto, las deudas de futuro. 
  2. Que sea una deuda dineraria. Esto significa que el crédito exigido se expresa en dinero. Por tanto, quedan exentas las obligaciones de hacer o de dar cosas como por ejemplo, otorgar una escritura a favor en un plazo. 
  3. Que se haya producido un pacto entre las partes sobre estos intereses en caso de impago.

Por otro lado, los intereses moratorios que se pueden aplicar varían en función de cada caso. Los principales intereses de demora que pueden exigirse son: 

  • El interés legal del dinero. – Como ya te hemos mencionado en este artículo, el banco y su cliente pactan en acuerdo el tipo de interés que se impondrá cuando se incurre en impago. Pero, lo cierto es que, en la realidad, muchas veces, no se especifica nada. En casos así se recurre a aplicar el interés legal del dinero, un porcentaje establecido anualmente para calcular la indemnización correspondiente por daños y perjuicios cuando el prestatario no paga o se retrasa en el pago. La Ley de los Presupuestos Generales del Estado para 2022 lo establece en un 3%.
  • El interés de mora procesal. – Cuando se dicta sentencia que condena a una persona (deudor) al pago de una cantidad de dinero, se devengará a favor del acreedor (demandante) un interés anual que equivale al interés legal del dinero más 2 puntos. Por lo tanto, en 2022 es del 5%.
  • El interés de demora. –  Este tipo se utiliza tanto para contratos financieros como para deudas públicas con Hacienda y la Seguridad Social. Se aplica sobre los importes pendientes y de forma proporcional a los días de retraso.
  • El interés de demora de los préstamos hipotecarios. – Para este tipo de financiación, el porcentaje de penalización no debe ser superior a tres veces el interés legal del dinero. De modo que para 2022 el máximo es de un 9%.
  • El interés de demora de los créditos al consumo. – En estos productos, la entidad no podrá aplicar un interés mayor a 2,5 veces el interés legal del dinero. En 2022, no debe ser superior al 7,5%.
  • El interés de demora de préstamos personales. – La jurisprudencia actual mantiene que el porcentaje de mora en los préstamos personales no debe ser superior al interés remuneratorio acordado más 2 puntos. Por ejemplo, si por el préstamo se paga un interés remuneratorio del 5%, el de mora sería de un máximo de 7%.

MicrosoftTeams-image (4)
¿Cómo puedo renegociar mis deudas?

En esta guía te descubriremos como negociar las deudas para que pagues menos por ellas.

GUÍA GRATUITA

¿Cómo anular los intereses remuneratorios y moratorios cuando son usurarios?

Como te habrás dado cuenta, los intereses remuneratorios y los intereses moratorios son muy distintos pues mientras que los primeros constituyen la remuneración por recibir dinero prestado, los últimos son una indemnización por no pagar o hacerlo más tarde. Además, una diferencia importante se encuentra en el plazo de prescripción de su reclamación que es, para los intereses remuneratorios de 5 años y para los moratorios de 15 años. 

Pero, ¿Por qué interesa saber esto? 

En la actualidad, muchos bancos y entidades financieras llevan a cabo prácticas poco transparentes que al buscar su propio beneficio llegan a causar un perjuicio en los usuarios a quienes reciben su financiación, al igual que las personas juridicas, temen endeudarse y tener que acudir a un banco malo. Estas prácticas a las que nos referimos son la aplicación de altísimos intereses y la introducción de cláusulas abusivas en los contratos de préstamos que, la mayoría de las veces, llevan al consumidor a una complicada situación de sobreendeudamiento.

Tanto los intereses remuneratorios como los moratorios pueden reclamarse cuando son usurarios y/o abusivos.  En este punto, cabe destacar una distinción relevante desde la perspectiva jurídica y es que, los intereses remuneratorios elevados son considerados usurarios y los moratorios abusivos

La Ley de Usura -también llamada Ley Azcárate- estima la nulidad de los intereses remuneratorios si son muy superiores y desproporcionados con respecto a los normales. Ante estos intereses, lo importante es saber que, bajo el amparo de esta ley el prestatario solo tendrá que devolver el capital prestado, sin intereses. 

En cuanto a los intereses moratorios, por norma general, estos son considerados abusivos y, por tanto, anulables, cuando superan en más de 2 puntos al remuneratorio.

Si has contratado un préstamo personal, una tarjeta de crédito o cualquier tipo de financiación y has acabado sobreendeudado es muy posible que la causa sean unas condiciones ilegales. En estos casos, te recomendamos que pongas tu situación en manos profesionales en el terreno legal y financiero. 

En Soluciona Mi Deuda contamos con un equipo de expertos especializados en reunificar y negociar deudas, y Ley de Segunda Oportunidad. Con estos mecanismos en función del caso particular del cliente, conseguimos que recuperen la estabilidad económica que han perdido debido a los intereses usurarios y cláusulas abusivas que la entidad que le otorgó financiación le impone en su contrato. 

¿Cómo lo hacemos? 

  1. Estudiamos tus deudas. 
  2. Negociamos con las entidades. 
  3. Llegamos a un acuerdo para que pagues solo lo que te corresponde.
  4. Pactamos la devolución de los intereses cobrados de manera indebida por parte de la entidad. 

Te invitamos a que nos consultes registrándote en nuestro formulario o llamándonos al 910916445. De manera gratuita y sin compromiso escucharemos tu caso y te proporcionaremos la mejor solución a tu situación. 

¡Deja de preocuparte por tus deudas, en Soluciona Mi Deuda nos encargamos de ellas por ti!

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 1

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Si deseas compartir tu experiencia para enriquecer este artículo o has identificado algún error o inexactitud, no dudes en ponerte en contacto con nosotros en contenidos@solucionamideuda.es.

Comparte esta entrada

Facebook
Twitter
LinkedIn
Email

Más entradas que te pueden interesar

Solicita tu asesoría gratis