Generar deuda es inevitable cuando queremos comprar una casa o iniciar un proyecto; no obstante, es necesario controlar la evolución del débito, a fin de evitar situaciones desagradables en el futuro.

En base a esto, ¿es posible pagar las deudas rápidamente? En el siguiente post te explicamos los trucos que deberás aplicar para librarte cuanto antes de tus obligaciones financieras.

¡Comenzamos!

¿Qué indicadores muestran un sobreendeudamiento?

  • Al final de cada mes el balance es negativo.
  • Resulta complicado saber el importe real de cada deuda.
  • Se utiliza en exceso la tarjeta de crédito.
  • No se dispone de ahorros efectivos.
  • Se piden líneas de crédito para afrontar otras anteriores.

¿Qué límite poner al endeudamiento? 

Tomando como referencia los ingresos netos del afectado, la suma a devolver no debería superar el 40% de lo que se percibe mensualmente. Los gastos de manutención y subsistencia han de estar cubiertos en cualquiera de las circunstancias.

¿Qué pasos dar para librarse rápidamente de las deudas?

Examina la documentación disponible y recopila toda la información que puedas. En definitiva, deberás apoyarte en tres puntos clave:

  • Titular de la deuda.
  • Fecha en la que se emitió el crédito.
  • Montante total a abonar, incluyendo lo relativo a multas, intereses y otros cargos.

Fiscaliza los gastos

Es fundamental adoptar una actitud responsable, que posibilite cumplir con los compromisos fijados. Recomendamos registrar los activos y pasivos en una hoja contable, a fin de determinar en qué partidas se invierte el dinero cada 30 días. Esto facilitará la identificación de despilfarros y derroches que conviene minimizar.

Busca un trabajo complementario

Si te cuesta amortizar tus pasivos mensuales, más vale que consigas un empleo extra. Con la llegada de la pandemia y la profunda digitalización en la que nos encontramos, no es difícil desarrollar actividades en remoto que supongan un ingreso extra.

Vende aquello que no utilices

Todo el mundo almacena objetos e instrumentos que no se emplean en la vida cotidiana. Lo inteligente es vender aquello que no se utilice, con la finalidad de encontrar coleccionistas interesados y obtener unos cuantos euros. Las cantidades entrantes servirán para favorecer el pago de las deudas.

Emplea tus ingresos extra

Para librarse de los adeudos en un tiempo récord, es conveniente invertir las pagas extra y pluses extraordinarios. Puede resultar tentador gastarse estas primas en cualquier otra cosa, pero ya hemos comentado la importancia de ser estratégico y focalizar en lo que verdaderamente importa. Todo Euro ganado es un paso adelante hacia la liquidez total.

Organiza tus deudas

Cada tipo de deuda tiene unas características concretas, y deberás clasificarlas en base a las mismas. Esto es fundamental, ya que conocer a lo que te enfrentas te ayudará a encontrar soluciones efectivas:

  • Deuda garantizada. Es aquella que está respaldada por alguna propiedad del prestatario. En caso de impago, esta será embargada para asumir la cantidad que se debe. La deuda garantizada por excelencia es la hipoteca.
  • Deuda no garantizada. No está sujeta a ningún activo, por lo que no posee ningún avalista. Esto quiere decir que, en caso de impago, el acreedor no podrá embargar nada. Algunos ejemplos evidentes son las tarjetas de crédito o las deudas médicas.
  • Deuda no negociable. Algunas deudas no admiten negociación o es muy difícil lograrla. La más habitual es la pensión alimenticia, que es un deber invariable hasta que se cumplen unos plazos de tiempo concretos.

Establece un presupuesto coherente

Otro de los puntos fundamentales pasa por establecer un presupuesto sencillo, realista y fácil de seguir. ¿Por qué es tan significativo este hecho? Porque impulsa un tratamiento responsable y coherente de la economía doméstica, a través de límites y metas preestablecidas.

Negocia y vigila las tasas de interés

Uno de los problemas más habituales son las elevadisimas tasas de interés. En muchos casos, el desconocimiento de las mismas puede conducir al desastre económico (con cantidades que duplican o triplican los montantes originales). Merece la pena negociar con los prestamistas y buscar alternativas viables, ya que ambas partes desean volver a un estado de solvencia. Por ello, hay que estar atento a posibles ofertas y ser capaz de persuadir a los acreedores. 

La transferencia de saldo es una opción

Si el banco o prestamista que administra las líneas de crédito se niega a disminuir las tasas de interés aplicables, una opción inteligente es efectuar las llamadas transferencias de saldo. Estos mecanismos suponen una forma de consolidación de deuda. Se basan en la transmisión de la misma desde una o varias tarjetas hacia otras más favorables.

En Soluciona Mi Deuda reunificamos y reparamos tu deuda. Contacta con nosotros sin compromiso
Contacta

Últimas recomendaciones

  • Lleva siempre un registro ordenado, con los comprobantes actualizados por si necesitas hacer demostraciones en el futuro. Aunque el banco lleve su propio registro, es necesario que dispongas del tuyo propio por precaución. Si en algún momento surgen problemas, estas demostraciones serán una garantía de transparencia.
  • Cuando no puedas seguir pagando plantea un marco de actuación que contemple las alternativas posibles. Limita algunos gastos y establece los que van a tener preeminencia en el tiempo.
  • Elabora un proyecto coherente y visita al banco para proponer negociaciones, demostrando una clara intencionalidad proactiva. La honestidad es algo fundamental para dar una buena imagen y no caer en malentendidos que estropeen una resolución favorable.

Esperamos que esta información sea de verdadera utilidad. Te recomendamos el programa de Soluciona MI Deuda, que garantiza la transparencia y el respaldo que estos procesos requieren. Nos adaptamos al contexto de cada uno, porque no todas las experiencias son iguales. Además, estarás siempre asesorado por los mejores profesionales del ámbito legal y financiero. 

Estamos a tu disposición para cualquier incidencia que pueda producirse en el momento presente o en el futuro. Trabajamos para particulares y autónomos que no puedan hacer frente a sus deudas.

 

× ¿Cómo puedo ayudarte?