A lo largo de la última década no son pocas las personas que han tenido que emigrar para buscar un futuro mejor. En este grupo se encuentran los llamados “millennials”, que afectados por la crisis salieron de España con la idea de encontrar un empleo y rehacer sus vidas. En muchos casos, estos jóvenes llevaban a su espalda una serie de deudas acumuladas a lo largo del tiempo. 

En este contexto aparece la gran pregunta: ¿se puede viasjar al extranjero teniendo deudas? En el siguiente post procedemos a explicar lo que se puede hacer en esta compleja situación. No obstante, hay que dejar claro que abandonar el país no cancela los pasivos, al menos en un medio plazo.

Establecer un punto de partida

Cada tipo de deuda tiene unas características concretas, y deberás clasificarlas en base a las mismas. Esto es importante, ya que conocer a lo que te enfrentas anticipa las posibles consecuencias:

  • Deuda garantizada. Es aquella que está respaldada por alguna propiedad del prestatario. En situación de impago, esta será embargada para asumir la cantidad que se debe. La deuda garantizada más frecuente es la hipoteca.
  • Deuda no garantizada. No está sujeta a ningún activo, por lo que no posee avalista alguno. Esto quiere decir que, de no arreglar el entuerto, el acreedor no podrá embargar nada. Algunos ejemplos evidentes son las tarjetas de crédito o las deudas médicas.
  • Deuda no negociable. Algunas deudas no admiten negociación o son difíciles de negociar. La más habitual es la pensión alimenticia, que es un deber invariable hasta que se cumple un plazo de tiempo.

Realizar un viaje corto con deudas

Si la meta es realizar un viaje breve como turista, nada impide al interesado hacer su voluntad. No existen impedimentos respecto a salir unos días o semanas a cualquier latitud del mundo, a no ser que se tenga una orden de busca y captura.

Si la tarjeta de crédito está bloqueada por la entidad financiera, no se podrá utilizar para abonar el billete de avión o el alojamiento. Por eso, es preferible hacer los pagos con efectivo o a través de débito.

Residir en otro país con deudas

Cuando el viaje no tiene objetivos turísticos, sino más bien de trabajo y residencia, el implicado está obligado a acudir al prestamista y explicarle cuáles son sus intenciones. La idea es llegar a un acuerdo que posibilite fijar nuevas condiciones en lo que respecta al crédito adquirido. El trasfondo no es otro que establecer un marco facilitador, tanto para el afectado como para el prestatario.

Si un moroso quiere vivir durante un periodo de su vida en un país concreto, la entidad bancaria donde abra una cuenta no tendrá conocimiento (a priori) de las deudas contraídas. Aún así, si el juzgado que lleva el caso emite una orden específica, esa misma cuenta podrá ser clausurada. A esto se le llama comisión rogatoria.

Y es que los procesos judiciales no se paralizan en España. Con la presencia o no del insolvente, se llevará a cabo la ejecución del patrimonio para ir restituyendo las cantidades adquiridas. Como puede verse, estos bienes no se protegen y se busca una salida tangible que ayude a dar pasos en la dirección correcta.

Como hemos comentado, las demandas judiciales no se quedan en el interior de las fronteras. Existen herramientas que posibilitan la recepción de notificaciones en las naciones de destino, lo que es suficiente para complicar las cosas al que opta por irse.

Situación de búsqueda y captura por viajar al extranjero teniendo deudas

Llegados a este punto es vital diferenciar el contexto que hemos tratado respecto al de búsqueda y captura. ¿Cuándo suele darse este caso? Normalmente en coyunturas de estafa y apropiación indebida, en las que de forma inmediata se emite esta petición.

En definitiva, irse de España no borra las deudas contraídas en un momento determinado. 

¿Cómo funciona la colaboración entre países?

Cuando un juzgado toma la iniciativa para tramitar un procedimiento a través de la comisión rogatoria, este pedirá formalmente que se facilite la cooperación internacional. Respecto al país donde haya ido el implicado, ha de transmitirse al mismo la orden de cumplir lo preestablecido en España.

Este método se emplea de manera habitual, y aunque es un camino algo complejo y lento, existen mecanismos que sirven para materializar las sentencias emitidas por los juzgados en esta materia.

Cuando llega la notificación desde el país de origen, se cancelan las cuentas que se hayan abierto y se dicta una resolución que condena a pagar lo que se debe, a lo que hay que sumar los intereses derivados. Si el deudor ha adquirido patrimonio en su nuevo emplazamiento, este puede embargarse perfectamente.

En Soluciona Mi Deuda reunificamos y reparamos tu deuda. Contacta con nosotros sin compromiso
Contacta

Si se ha dejado una casa a medio pagar o un coche con sus respectivos plazos, ya hemos explicado lo que esto conlleva: los bienes salen a subasta pública a fin de generar un importe que sufrague el total a devolver. Si no se alcanzan los mínimos exigibles, se seguirá demandando el porcentaje restante. Los pasivos nunca mueren, permanecen inalterables hasta el cumplimiento de las obligaciones pertinentes.

Por último, recordar que las apropiaciones indebidas y las estafas, que suponen un procedimiento de carácter penal, desembocan en una orden de búsqueda y captura. Esto cambia completamente la tesitura, que en base a su gravedad requiere de unas aplicaciones u otras.

Esperamos que esta información sea de verdadera utilidad. Te recomendamos el programa de Soluciona MI Deuda, que garantiza la transparencia y el respaldo que estos procesos requieren. Nos adaptamos al contexto de cada uno, porque no todas las experiencias son iguales.

Además, estarás siempre asesorado por los mejores profesionales del ámbito legal y financiero. Estamos a tu disposición para cualquier incidencia que pueda producirse en el momento presente o en el futuro. Trabajamos para particulares y autónomos que no puedan hacer frente a sus deudas.