logotipo positivo transparente

Menú

Regla 50-30-20: ahorrar de manera efectiva

Rita Báez
Rita Báez

El aumento de los precios del alquiler, alimentos y servicios, sin el suficiente aumento en los salarios, está provocando serias dificultades en el ahorro para muchas personas en nuestro país. Si te encuentras en esta situación, te interesará conocer estrategias como la regla 50 30 20, que puede ayudarte a guardar parte de tus ingresos mensuales y crear un pequeño fondo de ahorro.

Poner en práctica esta regla te dará la capacidad de gestionar de manera efectiva tus ingresos y gastos, estableciendo prioridades que te ayuden a cumplir con tus responsabilidades financieras sin caer en deudas. A continuación, te explicamos en qué consiste, cómo funciona y la forma en que puedes incorporar la regla 50 30 20 para ahorrar en tu rutina financiera. ¡Vamos allá!

Guia dejar de acumular deudas
¿Cómo puedo dejar de acumular deudas y recuperar el control?

Te mostramo cómo dejar de acumular deudas sin que tengas que optar a una refinanciación.

GUÍA GRATUITA

¿Qué es y en qué consiste la regla 50-30-20?

La regla 50 30 20 es un método para gestionar tus ingresos de manera eficaz y sencilla. Ideado por la autora y senadora estadounidense Elisabeth Warren, consiste en distribuir tus ingresos mensuales en los siguientes tres grupos:

  • 50% para necesidades. – Destina la mitad de tus ingresos a cubrir tus necesidades básicas, como vivienda, alimentación, servicios públicos y transporte. Es fundamental asegurar estos gastos antes de abordar otros aspectos de tus finanzas. Eso sí, si destinas más del 50% de tus ingresos, sería necesario buscar una manera de reducir tus gastos básicos o incrementar tus ingresos. En cambio, si no llegan al 50%, podrías aumentar el porcentaje para gastos de ocio o de ahorro.
  • 30% para deseos. – El 30% de tus ingresos se destina a deseos o gastos que pueden considerarse prescindibles. Pero, ¿cuáles son estos gastos? Aquí entran actividades recreativas, entretenimiento, comidas fuera de casa, viajes… Ahora bien, hay ciertos gastos complicados de diferenciar entre básicos o prescindibles. Nos referimos, por ejemplo, a la compra de un abrigo en invierno. En estos casos, es clave preguntarse si podríamos vivir de la misma forma sin la compra del abrigo. Si respondemos que sí, éste sería un gasto totalmente prescindible. En cambio, si no tenemos abrigo para el invierno, se consideraría una necesidad básica y se incluiría dentro del 50% de gastos para necesidades.
  • 20% para ahorros. – Reserva el 20% de tus ingresos para un propósito crucial: ahorrar. Guardar este porcentaje de dinero al mes puede ayudarte a construir un fondo de emergencia, contribuir a tu jubilación o abordar. Para evitar el uso de este 20% de ingresos, puede ser una buena idea depositarlo en una cuenta de ahorro que, además, según el banco, podría generarte intereses. 

Con esta técnica, es posible administrar el dinero y conseguir ahorrar ajustándonos a los distintos porcentajes. En definitiva, se trata de una buena estrategia con la que conseguir objetivos financieros de ahorro para, por ejemplo, hacer un plan de pensiones, comprar una vivienda, etc. 

Ahora bien, en el caso de tener deudas, debes tener claro que son un gasto prioritario y deberás ponerlo por delante de los gastos prescindibles. Ten en cuenta que si no pagas tus deudas comienzas a correr ciertos riesgos como que las entidades te llamen continuamente para que pagues o, peor aún, que decidan reclamar el dinero por la vía judicial y el procedimiento acabe en embargo.

Sabemos que tener deudas hará que dejes de disfrutar de muchos aspectos, por ello, es recomendable que si pides préstamos, las cuotas no supongan más del 30 o 35% de tus ingresos. No obstante, somos conscientes de que en ocasiones, los imprevistos nos llevan a solicitar financiación con condiciones que comprometen nuestras finanzas. En ese sentido, acudir a asesoramiento experto puede ayudarte a cancelar las deudas y volver a recuperar tu vida social y de ocio que has perdido. ¡Consúltanos gratis y sin compromiso!

Negocia con las entidades y ahorra con tus deudas
Badged - Asesoría sin compromiso

¿Cómo usar la regla 50-30-20?

Ya conoces qué es la regla 50 30 20 y en qué consiste. Pues bien, el siguiente paso es llevarlo a la práctica. ¡Realiza los siguientes pasos!

  1. Calcula el total de ingresos netos mensuales. Es decir, suma tu salario a otros ingresos que obtengas, por ejemplo, a través del alquiler de un inmueble.
  2. Estudia tus gastos habituales. En otras palabras, haz un análisis del uso de tu dinero cada mes y agrupalos en función de si son gastos básicos o prescindibles.
  3. Adapta tus gastos a los porcentajes 50 30, dejando un 20 para el ahorro. En este punto, es necesario establecer prioridades y reducir gastos básicos y deseos si es necesario.
Guía cómo pagar tus deudas sin ganar más
¿Cómo liquido mis deudas sin ganar más?​

Con esta guía conseguirás liquidar tus deudas sin necesidad de tener más ingresos.

GUÍA GRATUITA

Regla 50-30-20: calculadora

Para calcular la regla 50 30 20 y conocer exactamente la cantidad que destinar a cada grupo de gastos y ahorro, te invitamos a descargar nuestra plantilla en la que indicando tus ingresos conocerás los importes a destinar a tus gastos básicos, personales o de ocio y al ahorro.

Recuerda que en el caso de tener deudas, necesitarás ajustar ésta regla. En Soluciona Mi Deuda podemos ayudarte a establecer un plan de ahorro con el que pagar menos al mes y en total por tus deudas. Además, si tu situación económica es de insolvencia, valoraremos iniciar la Ley de la Segunda Oportunidad con la que podrás acabar con tus deudas.

Regístrate en nuestro formulario o llamanos al 910916445. ¡Olvídate de tus deudas, nosotros nos ocupamos de ellas por ti!

Preguntas frecuentes sobre la regla 50-30-20

¿Puedo ajustar la regla 50-30-20 según mis necesidades?

Sí, la regla 50-30-20 es adaptable. Puedes ajustar los porcentajes según tus circunstancias individuales. La clave es mantener un equilibrio que te permita cubrir tus necesidades básicas, disfrutar de ciertos lujos y, al mismo tiempo, abordar tus objetivos financieros.

Aunque la regla 50-30-20 es una guía sólida, cada persona tiene situaciones y prioridades únicas. Aquellos que enfrentan deudas o están en impago pueden necesitar ajustes específicos. Soluciona Mi Deuda puede ofrecer asesoramiento personalizado y servicios como la renegociación de deudas o la Ley de Segunda Oportunidad para adaptarse a tus necesidades individuales.

Al seguir la regla 50-30-20 y contar con la ayuda adecuada, puedes enfrentar tus deudas y construir un camino hacia la estabilidad financiera.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 1

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Si deseas compartir tu experiencia para enriquecer este artículo o has identificado algún error o inexactitud, no dudes en ponerte en contacto con nosotros en contenidos@solucionamideuda.es.

Comparte esta entrada

Facebook
Twitter
LinkedIn
Email

Más entradas que te pueden interesar

Solicita tu asesoría gratis