Empecemos por el principio: ¿qué es una tarjeta Wizink? Se trata de una de las tarjetas revolving más populares que existen, y también una de las que peor reputación mantienen. Su funcionamiento se basa en poner en manos del usuario distintos microcréditos o préstamos rápidos, que acaban por generar intereses verdaderamente elevados.

El problema reside en el desconocimiento general respecto a este tipo de producto. Las tarjetas revolving no son tarjetas de crédito ni operan bajo los mismos condicionantes, lo que lleva a una acumulación de deuda que normalmente no puede afrontarse. En resumidas cuentas, es un elemento abusivo que no debe usarse a la ligera.

Si profundizamos en la coyuntura que nos toca, Wizink fija un TAE (Tasa Anual Equivalente) que oscila entre el 26% y el 27%, muy por encima de los porcentajes que registra el banco de España para la emisión de créditos personales.

Wizink es la compañía que más ha comercializado estas tarjetas revolving, obteniendo una cartera que supera los 2 millones de usuarios. Si eres uno de los afectados, en este post vamos a explicarte cómo hacer la cancelación de tu tarjeta Wizink, a fin de que puedas librarte de ella. 

Quédate con nosotros y presta atención a los siguientes apartados:

Supera las indicaciones iniciales

La cancelación no es en sí misma una aventura compleja; de hecho, siguiendo los pasos adecuados debería concluirse en un breve lapso de tiempo. Pero, como verás ahora, Wizink intenta jugar al despiste.

En primer lugar, no acudas a la sucursal donde te expidieron la tarjeta en cuestión, ya que te derivarán al website oficial para empezar el procedimiento. Y aquí viene la primera gran contradicción: en el sitio web no hay información clara y concreta respecto a la cancelación.

¿Y qué se hace en estos casos? Emplear el teléfono de atención al cliente para exponer la queja y proseguir con el intento. Pero en este punto se produce otro cuello de botella: la mayor parte de los operadores estarán ocupados o, en su defecto, desplegarán toda una suerte de contraofertas para que no sigas adelante en tu empeño.

Su objetivo es claro: generar desesperación en el usuario y mantener la operatividad de la tarjeta. Ante esta evidente manipulación te recomendamos que no desistas.

Procede a la baja empleando un escrito

Como las otras alternativas han fallado, no te queda otra que solicitar y conseguir la nulidad mediante una reclamación por escrito. Este documento incluirá tus datos personales, incluyendo DNI, fecha del contrato e identificador.

En el cuerpo de texto deben especificarse una serie de peticiones. A decir: nulidad de la tarjeta revolving y devolución del montante abonado en concepto de intereses abusivos, así como las comisiones y gastos derivados. También ha de solicitarse una copia del contrato firmado por la propia entidad.  Por último, es obligatorio adjuntar un histórico de pagos que sirva como referencia a la hora de hacer los cálculos pertinentes.

Con esto finiquitado, la presentación se efectúa mediante dos vías: 

 

  1. La vía presencial. Aquí hay que acudir físicamente a la entidad para que sellen la reclamación. Obtendrás unas copias compulsadas que han de guardarse como prueba documental.
  2. Envío remoto. A través de correos o burofax, siempre certificado y con acuse de recibo.

 

Finalizado este tramo se abre un periodo de dos meses que conduce a una resolución o rechazo. Las tres conclusiones más comunes son

 

  1. Wizink puede rechazar la cancelación. En este contexto te darán una serie de argumentos farragosos que no jugarán a tu favor. Entonces tendrás vía libre para iniciar una demanda judicial y pedirle a un juez que ordene la nulidad total de la tarjeta revolving.
  2. Wizink acepta la nulidad del contrato. Esto no es lo más frecuente, aunque hay historias de éxito que validan esta posibilidad. Se cuantifica el dinero a devolver en base a los intereses generados, efectuándose un pago inmediato.
  3. Wizink no sabe y no contesta. Al igual que en el primer apartado, la única acción viable será la demanda judicial y la intervención de un juez.

 

Da igual el supuesto en el que te encuentres: acude acompañado de un abogado experto en la materia, para que te guíe y asesore en cada etapa. Siguiendo este orden de acciones no deberías tardar mucho en recibir una resolución positiva o negativa. Otra cosa es el hecho de ir a juicio, que normalmente suele ser más lento y costoso. No olvides que existen precedentes positivos y que es posible librarse de esta tarjeta, que a efectos prácticos solo sirve para acumular más y más deuda.

 Podemos concluir que las tarjetas revolving (con especial énfasis en lo que confiere a Wizink), están lejos de ser un producto recomendable. Se basan en el desconocimiento del usuario, y suelen emplearse para afrontar épocas complicadas en lo económico. Esto deriva en cantidades imposibles de afrontar, con un impacto tremendo en la vida de los titulares y en sus perspectivas de futuro. Este hecho abusivo delata los intereses de la compañía, y es el principal recurso al que agarrarse para obtener una cancelación y devolución total.

Las situaciones son diversas y la frustración incalculable para cientos y cientos de afectados. Proponemos no perder la calma, insistir siempre y atacar a través de los canales explicados en el presente post. Existen los casos de éxito, son una realidad y hay que pelear por aquellos intereses legítimos que, en definitiva, forman parte del derecho que tienen los consumidores y usuarios a no ser engañados.

Esperamos que esta información sea de verdadera utilidad. Te recomendamos el programa de Soluciona MI Deuda, que garantiza la transparencia y el respaldo que estos procesos requieren. Nos adaptamos al contexto de cada uno, porque no todas las experiencias son iguales. Además, estarás siempre asesorado por los mejores profesionales del ámbito legal y financiero. Estamos a tu disposición para cualquier incidencia que pueda producirse en el momento presente o en el futuro. Trabajamos para particulares y autónomos que no puedan hacer frente a sus deudas.

× ¿Cómo puedo ayudarte?