¿Es posible pedir un préstamo cuando se cobra una pensión contributiva o no contributiva?

Fernando, director ejecutivo en Soluciona Mi Deuda

Fernando, director ejecutivo en Soluciona Mi Deuda

Préstamos y pensiones contributivas o no contributivas: ¿se conceden? 

Dentro del mercado financiero español, casi cualquier persona puede solicitar una hipoteca o un préstamo personal para hacer frente a sus necesidades económicas. Ser pensionista no es generalmente un inconveniente para muchas de las entidades, no obstante, valorarán una serie de condiciones como la edad o los riesgos de salud al realizar el análisis de viabilidad que determina la concesión del préstamo personal. 

Como pensionista puedes tener algún proyecto en mente que no puedes realizar simplemente con tus ahorros, por lo que, si cobras una pensión contributiva no contributiva y estás pensando en pedir un préstamo personal, este post es para ti. 

Te vamos a explicar la diferencia entre pensión contributiva pensión no contributiva y los aspectos que deberás tener en cuenta a la hora de pedir préstamo personal cuando recibes alguna de las dos. 

¡Empezamos!  

Portada-Lead-Magnet-CANCELAR-DEUDA-SIN-GANAR-MÁS

¿Cómo liquido mis deudas sin ganar más?

Con esta guía conseguirás liquidar tus deudas sin necesidad de tener más ingresos ¡Es válida para personas que vayan al día y también para las que estén en impago!

GUÍA GRATUITA

Diferencia entre pensiones contributivas y no contributivas 

Es fundamental que identifiques qué tipo de pensión recibes para saber si a la hora de pedir préstamo personal necesitas cumplir algún requisito especifico o tienes que tener en cuenta algún aspecto.  Y es que utilizar un simulador de préstamo personal para conocer el interés y la cuota que tendrías que pagar, no te servirá de nada sin antes no sabes si puedes acceder a la financiación.  

Como ya sabes, las prestaciones que reciben los ciudadanos de la Seguridad Social son de dos tipos: pensión contributiva y pensión no contributiva, pero, ¿en qué se diferencia? 

Principalmente la diferencia radica en cuándo se concede cada una y bajo qué condición. Vamos a profundizar en ellas: 

  • Pensión contributiva. – Es aquella que se concede tras demostrar un periodo mínimo de cotización, siempre que los demás requisitos exigidos se cumplan. Es decir, tiene como base la edad y el tiempo que se ha cotizado como trabajador. El importe correspondiente a la pensión se calcula, por tanto, en función del periodo cotizado. Algunas de las pensiones contributivas que existen a día de hoy son: desempleo, jubilación, incapacidad, lesiones permanentes, maternidad o paternidad y por fallecimiento. 
  • Pensión no contributiva. – Este tipo de prestación se recibe independientemente de la cotización que se haya realizado. La Seguridad Social la reconoce en función de la situación personal y los ingresos del solicitante. En otras palabras, podemos decir que la pensión no contributiva se concede por necesidad cuando no dispone de suficientes recursos para subsistir. Se puede acceder a ella en caso de invalidez y jubilación. 

Además, mientras que una pensión contributiva es gestionada desde el Gobierno central a través del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones; una pensión no contributiva es gestionada por las Comunidades Autónomas de forma descentralizada.  

Sea cual sea la prestación que recibes, tanto pensión contributiva como no contributiva, ambas buscan cumplir un mismo fin: garantizar el bienestar ciudadano. 

Préstamos cuando se cobra una pensión contributiva 

Es habitual pensar que por ser pensionista o estar jubilado no puedes tener acceso a un préstamo personal online o cualquier otro tipo de financiación. Pero, no es así para nada. Los préstamos personales no están reservados solamente para trabajadores, de hecho, son cada vez más los bancos y entidades financieras que conceden financiación adaptada para pensionistas.  

Para iniciar la solicitud de préstamo personal, tienes que tener en cuenta que los bancos establecen unos límites de edad. Aunque la mayoría coinciden en que la edad mínima para acceder a la financiación es 18 años, la edad máxima suele variar según las entidades –algunas conceden dinero a personas de hasta 70 años como Twinero o hasta 80 años como Cashper-. 

La edad es, sin duda, uno de los factores clave en la concesión de un préstamo personal cuando eres pensionista pues cuanta más edad tengas más riesgo existe de no poder reembolsar la totalidad del dinero y los intereses del préstamo personal. No obstante, las probabilidades de que aprueben la financiación son altas pues dispones de una fuente de ingresos continua a través de tu prestación contributiva.  

Si eres pensionista y recibes una prestación contributiva que no te es suficiente para afrontar cualquier gasto inesperado, utilizar un comparador de préstamo personal puede facilitarte la tarea de encontrar el mejor préstamo personal en función de tu situación.  

No obstante, te recordamos que hasta el préstamo personal más barato tiene un interés y tendrás que devolverlo en un tiempo determinado. Por lo que antes de lanzarte a adquirir una deuda, piensa en tu necesidad y la urgencia de la misma ya que si puede esperar siempre será mejor que ahorres y evites caer en una situación de sobreendeudamiento. 

Sobre todo, si estás pensando en solicitar un préstamo personal para pagar una deuda previa, te recomendamos que no lo hagas, que lo olvides. Raramente refinanciarte va a ser la solución para acabar con tus deudas pues, aunque amplíes el plazo de devolución, estarás añadiendo más intereses a los que ya pagabas y por tanto haciendo que tu deuda aumente considerablemente.  

Además, si actualmente te encuentras en impago no busques un préstamo personal con ASNEF ya que, aunque pudiera ayudarte a corto plazo pagando las primeras cuotas que debes, a largo plazo el sobreendeudamiento en el que estarás inmerso te impedirá pagar nuevamente. Opta por alternativas reales que puedan resolver el impago sin necesidad de que te endeudes más.  

Te hablamos, por ejemplo, de una renegociación de deuda con profesionales que te permitirá reagrupar todas tus deudas en una y pagar una sola cuota, inferior a la suma de las cantidades que pagas por separado. A la vez los expertos negociarán con las entidades por ti para conseguir un descuento sobre el total que debes. Podrás pagar más cómodamente y en función del importe de pensión contributiva que cobres. Contáctanos para más información sobre este y otros mecanismos que te ayudarán con el impago. 

¿Necesitas saber si estás en ASNEF?

Conseguimos tu fichero de morosidad completamente gratis para que puedas conseguir la financiación que necesitas.

Préstamos cuando se cobra una pensión no contributiva 

Aunque puede resultar más complicado, conseguir un préstamo personal si recibes una pensión no contributiva es posible. No obstante, como te explicamos líneas más arriba, la pensión no contributiva la cobran aquellos quienes tienen necesidad para subsistir y, aunque ello no es motivo para que te denieguen una financiación, debes saber que tendrás que buscar en aquellos bancos o entidades que están dispuestos a prestarte dinero siendo pensionista con este tipo de prestación. 

Además, vamos a indicarte dos consideraciones fundamentales para que entiendas cuanto puede limitarte tu situación a la hora de pedir un préstamo personal: 

  1. La edad. – Al igual que ocurre con los pensionistas que cobran prestación contributiva, los años que tengas son valorados por la entidad o banco a la hora de determinar si aprueban o rechazan tu solicitud de préstamo. Y es que, cobrar una pensión va ligado a tener cierta edad –normalmente más de 65 años- y eso reduce en un pequeño porcentaje la probabilidad de que el dinero sea devuelto a la entidad en su totalidad. 
  2. La cantidad de dinero a pedir. – Ten que una pensión no contributiva es asistencial y el ingreso que recibes no es muy alto. Esto influye a la hora de pedir cierto importe de dinero pues si es demasiado no tendrás ingresos para destinar a hacer frente al pago de las cuotas mensuales. En este punto utilizar una calculadora de préstamo personal, podrá indicarte el tipo de interés de la financiación según la cantidad que necesites y el tiempo que requieras para la amortización. De esta manera, podrás calcular la cuota y conocer si vas a poder disponer de parte de tu pensión no contributiva para devolver la financiación.  

Si tu situación de solvencia está en peligro y no dispones de liquidez para pagar el préstamo personal que has solicitado, recuerda que una refinanciación no te ayudará a recuperar tu estabilidad económica. Es importante que recurras a asesoría profesional que pueda valorar tu nivel de deuda y darte la mejor solución para volver a respirar tranquilo y sin preocupaciones. 

En Soluciona Mi Deuda ayudamos cada día a pensionistas con cualquier tipo de pensión a liquidar sus deudas de la mejor forma y evitar graves consecuencias de no pagar sus deudas como los embargos. Si has solicitado un préstamo personal y no puedes pagarlo debido al sobreendeudamiento en el que te encuentras, podemos ayudarte a conseguir una reducción de tu deuda con las entidades. Pagarás menos al mes y en total.  

Asimismo, si te encuentras en quiebra, nuestro equipo de profesionales podrá valorar iniciar el procedimiento de la Ley de Segunda Oportunidad con el que podrías beneficiarte de la cancelación de tus deudas.

Puedes consultarnos gratis y sin compromiso a través de nuestro formulario o llamándonos al 910916445. Uno de nuestros asesores escuchará tu caso y te proporcionará la mejor solución para tus deudas. Deja de preocuparte, nosotros nos ocupamos por ti.  

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Comparte esta entrada

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Más entradas que te pueden interesar