Préstamo hipotecario entre familiares. ¿Conviene hacerlo?

Carlos, marketing manager en Soluciona Mi Deuda

Carlos, marketing manager en Soluciona Mi Deuda

¿Conviene firmar un préstamo hipotecario con otros familiares? 

Las distintas crisis económicas por las que hemos atravesado en España han hecho que, a día de hoy, muchas personas no puedan acceder a la compra de una vivienda de manera individual y es cada vez más común que se planteen una compra conjunta con un familiar ya sea la pareja, hermanos o incluso los padres. Es en este punto donde comienzan a surgir dudas sobre cuántos titulares puede tener una hipoteca y si conviene o no compartir una deuda. 

Por norma general, una hipoteca para comprar una vivienda tiene uno o dos titulares y suele corresponderse con quienes son los propietarios de la casa. Pues, puede darse el caso de haber dos titulares del préstamo hipoteca y ser solo uno el dueño de la propiedad. Esto suele ocurrir, sobre todo, entre familiares cuando, por ejemplo, tus padres o tus hermanos acceden a ser titulares del préstamo para que puedas acceder a él ya que, puede que, individualmente, el banco no apruebe la hipoteca.  

Debes entender que, con dos o más titulares de la hipoteca la capacidad de endeudamiento es mayor, lo que supone que se pueda devolver el capital de forma más segura. En otras palabras, cuántos más titulares tenga una hipoteca, el banco tendrá mayores garantías y, por tanto, habrá más posibilidades de que te la concedan. Este suele ser el motivo por el que no suele establecerse un límite de titulares en un préstamo hipoteca 

No obstante, al pedir una hipoteca conjunta con un familiar hay una serie de aspectos que considerar pues, aunque compartir una hipoteca o un préstamo personal pueda resultar ventajoso en algunos casos, se debe dejar claro que la financiación será responsabilidad de los familiares que la firmen. 

Si bien con un préstamo hipoteca puede existir una obligación económica compartida, como te anticipábamos algunas líneas más arriba, se debe diferenciar la titularidad de la hipoteca de la titularidad de la vivienda hipotecada. Y es que, aunque dos o más paguen la hipoteca, puede ser solo uno el propietario de la casa y en este sentido ten en cuenta que pueden surgir conflictos de intereses. 

Ten en cuenta que, poniéndonos en el peor de los casos, ante el impago de uno de los titulares del préstamo hipoteca, ambos siguen debiendo a partes iguales el importe restante. Por ello, piensa que, independientemente de la relación familiar que una a los titulares del préstamo hipotecario, se crea un fuerte vínculo económico que de no respetarse puede acarrear embargos o incluso la perdida de la casa hipotecada 

Si estás pensando en firmar un préstamo hipotecario con otros familiares, es fundamental que analices la conveniencia de esta alternativa. En este post, te explicamos cada caso particular. 

¡Comenzamos! 

Portada-Lead-Magnet-CANCELAR-DEUDA-SIN-GANAR-MÁS

¿Cómo liquido mis deudas sin ganar más?

Con esta guía conseguirás liquidar tus deudas sin necesidad de tener más ingresos ¡Es válida para personas que vayan al día y también para las que estén en impago!

GUÍA GRATUITA

Préstamo hipotecario con tu pareja: aspectos a considerar  

Cuando mantienes una relación sentimental con otra persona estás dispuesto a compartirlo todo, por ello, la mayoría de parejas se hipotecan juntos para comprar una casa. No obstante, antes de pedir un préstamo personal, una hipoteca o cualquier otra financiación es fundamental que consideres algunos aspectos para determinar si compartir una obligación financiera puede ser viable para ti.   

  1. La estabilidad de la relación. – Aunque sea algo obvio, no tendrá sentido que firmes un préstamo hipoteca con una pareja con la que no tienes visión de futuro. Piensa que, si en algún momento decides poner fin a tu relación, no te podrás separar tan fácilmente de tu pareja en el terreno económico pues habrás firmado un contrato que implica unos deberes durante los años que dure la deuda. Además, como ya te mencionamos al principio, si alguno de los dos deja de pagar, las consecuencias serán para ambos de igual manera.  
  2. La capacidad de pago de la hipoteca. – ¿Podemos permitirnos pedir una hipoteca? Esta pregunta es esencial antes de solicitar cualquier financiación. Valora vuestros ingresos y gastos en conjunto, además de la estabilidad de vuestros trabajos. De esta manera, evitareis endeudaros y perder la casa en algún momento. 

Cuando una pareja o una persona a título individual no puede pagar su hipoteca, es habitual que lo primero que se les pase por la cabeza para hacer frente a las cuotas de la misma sea solicitar un préstamo personal. No obstante, aunque encuentres el mejor préstamo personal o el préstamo personal más barato, tendrás que hacer frente a un interés que se acumulará al de tu hipoteca y hará que al final la cantidad que debes sea mayor. Utilizar un simulador de préstamo personal te será inútil para calcular tus cuotas si no te das cuenta que a largo plazo tu deuda habrá aumentado. 

En pocos casos una refinanciación para pagar la hipoteca que has contraído con tu pareja es recomendable ya que, aunque puedas resolver el impago a corto plazo, a la larga tu nivel de sobreendeudamiento habrá aumentado y el impago será inevitable. Podrás perder la casa y, además, tener deudas con la entidad financiera que te concedió ese préstamo personal 

Si has encadenado un préstamo personal online con otro y por más que pagues sigues teniendo deudas, ya te habrás dado cuenta que refinanciarte no te está dando una solución real. Considera otras opciones que puedan ayudarte de verdad como la renegociación de deuda con expertos legales y financieros. Con este mecanismo podrás reagrupar todas tus deudas para pagar una única cuota mientras se negocia con las entidades para conseguir un descuento en el total que debes. De esta manera podrás pagar tu hipoteca más fácilmente y así evitarás correr el riesgo de perder tu casa. Contáctanos para más información.  

Préstamo hipotecario con tus hermanos: aspectos a considerar  

Puede darse el caso que con tu o tus hermanos penséis en comprar una casa, ya sea para vivir conjuntamente o como inversión para alquilar a un tercero, entre otras cosas. Sin embargo, al igual que ocurre con una pareja u otro familiar, antes de lanzarte a adquirir una deuda conjunta ten en cuenta la situación financiera de los firmantes de la hipoteca para valorar si vais a poder afrontar a partes iguales las cuotas. 

Pero, si la situación es que vas a firmar una hipoteca para que uno de tus hermanos tenga acceso a la misma, ten en cuenta que vas a comprometerte con el 50% de la misma y, probablemente, la vivienda ni esté a tu nombre.  

Si se da el caso de que tu hermano no puede pagar porque se ha quedado sin trabajo o ha tenido algún imprevisto, podrás sufrir las consecuencias de su impago y verte obligado a iniciar la solicitud de un préstamo personal 

No obstante, en este punto te recordamos que pedir una financiación, que primero no vas ni a disfrutar, para pagar tu hipoteca no será la solución más adecuada. Podrás pagar la casa y así evitar que te la quiten, pero podrías estar contrayendo una deuda desmesurada al acumular intereses de préstamo personal que incluso pueden ser usurarios.  

Por suerte, en estos casos, puedes recurrir a la Ley Azcarate vigente en nuestro país que estima la nulidad de contratos con estos tipos de interés. Con la ayuda adecuada podrías intentar negociar con las entidades la devolución de los intereses que no te corresponden y de no llegar a acuerdo reclamar por vía judicial. En Soluciona Mi Deuda te ofrecemos protección legal para todo el proceso. Escríbenos al chat o llámanos para conocer tu caso y proporcionarte la mejor solución. 

¿Necesitas saber si estás en ASNEF?

Conseguimos tu fichero de morosidad completamente gratis para que puedas conseguir la financiación que necesitas.

Préstamo hipotecario con tus hijos: aspectos a considerar 

Proporcionar ayuda a tus hijos para comprar una casa puede ser tremendamente arriesgado para ti si lo que pretendes es utilizar alguno de tus bienes como aval. Por ello, para evitar poner en riesgo tu casa de toda la vida o tus ingresos, es normal llegar a la idea de compartir la hipoteca sin tener que arriesgar el patrimonio del todo.  

Al igual que con una pareja o con tus hermanos, debes tener en cuenta que todos los titulares se comprometen por igual a hacer frente a las cuotas del préstamo hipoteca. Sin embargo, si tus hijos te han pedido firmar contigo el contrato hipotecario para acceder a él, es común llegar a un acuerdo para que seas tú quien pague el total de la hipoteca. En este aspecto el banco no se fijará en quien se hace cargo del pago del préstamo, pero podrías comprometer a tus padres si dejas de pagarlo en algún momento. 

Si ya te has visto en esta situación y has pedido un préstamo personal puede que ahora mismo estés en una situación de sobreendeudamiento. Evita pedir más financiación pues entiende que es más fácil resolver una deuda cuando es pequeña que cuando es mayor. En Soluciona Mi Deuda podemos ayudarte con el proceso de la renegociación o con otros mecanismos como la Ley de Segunda Oportunidad si estás en quiebra.  

Podemos ayudarte si te pones en contacto con nosotros a través de nuestro formulario o llamándonos por teléfono al 910916445.

Deja de preocuparte por perder la casa, podemos ayudarte a pagar las deudas y evitar que te la embarguen.  

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 1

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Comparte esta entrada

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Más entradas que te pueden interesar