.ct-ultimate-gdpr-cookie-modal-content ul li{ list-style: none !important; }

¿Qué hace una negociadora especializada en microcréditos?

Fernando, director ejecutivo en Soluciona Mi Deuda

Fernando, director ejecutivo en Soluciona Mi Deuda

Si has pedido microcréditos y tienes una deuda que devolver, te recomendamos una negociadora. En este post explicamos sus funciones.

Son miles las personas que anualmente recurren a solicitar microcréditos, o pequeños préstamos destinados a particulares o autónomos a quienes se les dificulta acceder a los préstamos bancarios convencionales por carecer de las garantías y de los avales requeridos.

El surgimiento de los microcréditos se remonta al año 1974 en Bangladesh, país  azotado por una severa hambruna y un  marcado empobrecimiento de su población. Un banquero local, Muhammad Yunus, tuvo la iniciativa de comenzar a prestar pequeñas cantidades de dinero de su bolsillo a las personas que estaban muy endeudadas en su comunidad, con la condición de que devolviesen el préstamo en cuanto sus circunstancias económicas se lo permitiesen. En una situación económica tan apremiante, el experimento fue ampliamente exitoso y dio pie a la fundación del Banco Grameen, también popularmente conocido como “banco de los pobres”, entidad financiera que tenía como norte prestar pequeños capitales a individuales con la aspiración de emprender en pequeños negocios que les permitiesen mantener a sus familias.

Rápidamente, esta idea se expandió por el mundo y salvó la economía de cientos de miles de personas. Tanto así que en el año 2006 Yunus fue galardonado con el Premio Nobel de la Paz, debido a esta idea de financiamiento que sirvió para abrir puertas de desarrollo y crecimiento a los sectores de la población más vulnerables. 

Los microcréditos en España debutaron en el mercado en el año 2000 y se popularizaron velozmente.  La Asociación Española de Micropréstamos (AEMIP) hace notar que esta fuente de financiación ha permitido a miles de personas oportunidad de contar con el capital necesario para emprender en pequeños negocios y evitar caer así en la pobreza. Pero no solo se benefician de este tipo de préstamos los emprendedores. Hoy en día es más común que recurran a microcréditos rápidos aquellos españoles que se ven involucrados en una situación complicada, o  quienes quieren aplacar los imprevistos del día a día con este tipo de instrumentos.

La necesidad de financiamiento aumentó en España con la pandemia. Llegar al final de mes y honrar todos los compromisos habituales en un entorno de trabajo y producción limitados se hizo bastante retador para millones de ciudadanos.  Muchas compañías españolas ofrecían antes y ofrecen ahora microcréditos que se tramitan fácilmente y de manera muy expedita, para los que aparentemente se exigen pocos requisitos, como ser mayor de 21 años, con nacionalidad española y contar con una cuenta corriente en el país.

Así, y  en cuestión de pocos pasos y clics, algunas personas se hacen con un dinero que les llega a sus manos de forma “muy fácil” a simple vista, ya que requieren poca documentación y se conceden sin hacer estudios de la capacidad de pago del solicitante, y sin pedirles avales o garantías.

Pero no todo lo que brilla es oro. Normalmente, estos créditos tienen un período de devolución muy corto y una tasa de interés muy alta. Y en sus campañas publicitarias las compañías que conceden estos pequeños y rápidos financiamientos solo destacan sus aparentes bondades, pero no informan a sus clientes que aplican intereses de demora bastante elevados y cobros de notificaciones por impago que terminan multiplicando exponencialmente la deuda contraída inicialmente si no cumples con sus imposibles y apremiantes condiciones de pago.

Por eso, si has pedido microcréditos, tienes una deuda que devolver y se te está haciendo imposible liquidarla, lo más recomendable es que acudas a una agencia negociadora de microcréditos. Seguidamente, te explicamos en qué consiste su trabajo, cuáles son sus funciones y por qué son tu mejor alternativa para pagar tu microcrédito. 

¿Qué es una negociadora de microcréditos?

Si por alguna circunstancia dejas de hacer frente a las cuotas que tienes que pagar tras solicitar un microcrédito, tu deuda puede crecer mucho. Por ejemplo, hay personas que solicitan microcréditos de 1.000 euros y pueden terminar pagando hasta 4.000 euros, debido a que los intereses que aplican algunas entidades son muy elevados, así como también porque las comisiones que cobran cuando no haces efectiva alguna de las cuotas pueden ser desproporcionadas.

Suele ser una práctica común de las entidades especializadas en microcréditos bombardear a los deudores con mensajes  y notificaciones de cobro en sus móviles, o a través del correo electrónico, en los que te avisarán que tu deuda va subiendo, que te llevarán ante un juez o que serás visitado por uno de sus agentes. Las amenazas de embargo serán muy comunes, y pueden hasta llamar a tus amigos y familiares, lo que te pone en una molesta situación.  Con el paso de los meses, cuando se den cuenta de que no puedes hacer frente a la deuda, las empresas podrán venderla a otra entidad, y esta otra entidad interpondrá una demanda judicial en tu contra. Entonces, un juzgado te podría exigir pagar una cantidad muy por encima del importe que contrataste originalmente con la prestadora de microcréditos. Tus bienes también corren el riesgo de ser embargados en última instancia. 

Para evitar llegar a esos extremos que amenazan tu estabilidad mental y emocional lo ideal es permitir que una negociadora de microcréditos asuma tu representación. La negociadora de microcréditos es una compañía con personal calificado en las áreas legal y financiera que, previo análisis detallado de tu caso, estudiará las características de ese micropréstamo que te trae de cabeza, con el fin de identificar cuáles son las cláusulas de la contratación, así como también si estás siendo víctima de condiciones perjudiciales e ilegales. Así, buscará la forma jurídica de hacerle frente a los reclamos de las entidades, asumiendo tu representación ante ellas para lograr el fin último: la liquidación de este microcrédito que se transformó en una deuda de largo aliento. 

Por lo general, las agencias negociadoras cobrarán un porcentaje fijo sobre el total de la deuda que tengas (por concepto de honorarios) y luego la mayoría de ellas cobra lo que se denomina como “porcentaje de éxito”, en el caso de que logren reducir tu deuda o que la financista devuelva dinero al deudor por intereses abusivos o mal cobrados. 

Funciones de una negociadora de microcréditos

Poner tu caso en las manos de negociadoras de crédito de primer nivel como Soluciona mi Deuda es lo mejor que puedes hacer para salir de la rueda perniciosa del sobreendeudamiento a causa de uno o varios microcréditos.

Una agencia de prestigio y confianza como nosotros analizará todas las variables de tu caso para permitir que liquides tu microcrédito, para lo cual será necesario seguir los siguientes pasos:

  • Estudio detallado: Es importante que te pongas en contacto con nosotros y nos facilites todos los recibos y documentos necesarios para analizar en detalle tu micropréstamo y definir un plan de acción completamente personalizado y ajustado a tu realidad.
  • Plan de liquidación personalizado: Una vez evaluado tu caso, si es viable y cumples con los requisitos, elaboraremos un plan de liquidación personalizado que puede consistir en reunificar tus deudas en una sola. Te informaremos sobre la cuota mensual y la duración del programa de pago. Te explicaremos detalladamente en qué consiste y cómo podrás beneficiarte. 
  • Representación y renegociación de la deuda ante la entidad de microcrédito: Una vez que delegues en nosotros la responsabilidad, ya no tendrás que entenderte con ellos, ni hacer frente por ti mismo a los acosos, reclamos y amenazas que afectaron tu estabilidad mental y emocional y la de tu entorno. En ese sentido, funcionaremos como un muro entre tú y esas entidades y seremos tu interlocutor con ellas. En muchos casos, logramos obtener descuentos de hasta un 50% de esa deuda, luego de un proceso de renegociación asumido por nuestro gestor. 
  • Proceso blindado desde el punto de vista legal: Nuestros juristas están especializados en derecho bancario concursal y plenamente capacitados para renegociar con tus acreedores por ti. Estudiaremos todas las posibilidades legales que se pueden aplicar en tu caso para ayudarte a liquidar tan pronto como sea posible tu deuda y trataremos de ir siempre más allá, tratando de identificar otras alternativas a tu favor.
  • Liquidación de la deuda: Luego de llegar a un acuerdo con las entidades y de obtener tu autorización, liquidaremos esa deuda y te liberaremos de todas esas pesadas cargas financieras. 

Todo lo que tienes que saber para contratar un microcrédito

Ventajas de contratar una negociadora

La vuelta a la tranquilidad y la solución del problema de fondo (la deuda). Estas son las dos principales ventajas de delegar en una negociadora de microcréditos el manejo de tu problema con este tipo de compañías.

Muchas personas son escépticas en cuanto a los beneficios que les traerá contratar una negociadora y creen que todo será más fácil si manejan el caso por sí mismos. Sin duda, ese paso puede resultar peligroso y podría terminar complicando todavía más el panorama. 

 A continuación, enumeramos con suficientes detalles algunas de las ventajas de delegar en una negociadora de microcréditos la solución de tu caso.  

  • Disminuirá la presión y estrés que te causa el hecho de tener que recibir y procesar las llamadas, advertencias y amenazas de las empresas de microcréditos. La paz mental no tiene precio, y eso es lo que una negociadora de microcréditos puede ayudarte a conseguir al convertirse en tu interlocutor y actuar como un muro de contención ante tus acreedores. 
  • Solución asegurada: si permites que juristas expertos en todo lo concerniente a la legislación sobre deudas asuman tu caso y apliquen las medidas que te recomiendan saldrás del problema de la deuda de forma airosa. No más retrasos ni soluciones parciales.  Esta garantía no la tendrás si asumes por ti mismo el proceso, ya que las entidades de microcréditos sacarán ventaja de tu natural desconocimiento del área legal y financiera y te envolverán seguramente con supuestas nuevas condiciones que terminarán siendo favorables solo para ellos. 
  • Compensación adicional: es posible (y todo dependerá de cada caso) que, tras el análisis legal y financiero, la negociadora de microcrédito descubra que fuiste víctima del cobro de intereses abusivos y que, previa reclamación legal, esa compañía que te atormentó durante semanas y meses para que les pagaras se vea más bien en la obligación de devolverte dinero. Pero, como te dijimos antes, esto solo aplica en algunos casos, Y la única forma de saber si el tuyo está entre esos que pueden salir “premiados” es  contactando a una agencia negociadora de microcréditos como Soluciona mi Deuda y permitiendo que analicemos en detalle las especificaciones de tus micropréstamos y si fuiste objeto de cobros indebidos. 

¿Se pueden negociar microcréditos con Asnef?

El ASNEF (fichero de la Asociación Nacional de Establecimientos Financieros de Crédito) recoge los datos de todos aquellos ciudadanos que tienen deudas impagadas.  En este listado podrás ser incluido si debes a cualquier tipo de entidad: financiera, aseguradoras, compañías de teléfono, gas, electricidad, entre muchas otras. Todas estas empresas comparten sus datos y también los solicitan para verificar qué particulares y empresas tienen pagos pendientes y los toman en consideración al momento de ampliar o restringir los servicios que prestan a determinados clientes.  Al ser incluidos tus datos en este fichero de morosidad, la deuda que está registrada te va a impedir contratar ciertos productos bancarios o servicios con compañías telefónicas, entre otros. Las consecuencias no solo se limitan a la inviabilidad de obtener un crédito, puesto que hay bancos que hasta te bloquean la posibilidad de abrir una cuenta si estás en el Asnef. 

Seguramente te has preguntado si es posible solicitar microcréditos una vez hayas sido incluido en el fichero de Asnef. En buena parte de los casos, la solicitud de cualquier préstamo es más complicada cuando estás incluido en una lista de morosos, así que de entrada no va a ser muy sencillo.  No obstante, hay varias entidades que conceden microcréditos rápidos y de forma aparentemente “sencilla” aunque estés incluido en Asnef, ya que no estudian en profundidad el estatus del deudor ni su capacidad de pago y no lo hacen por “bondad”, sino porque les conviene girar ese dinero y “enganchar” a la mayor cantidad de clientes posibles.  Los productos a los que terminarás teniendo acceso serán más limitados en cuanto a la cuantía que te pueden prestar, aun así, lucirán como la “solución ideal” para que tengas dinero de forma rápida y fácil en tu cuenta. 

A simple vista todo luce muy tentador pero ¡cuidado con esto! Solicitar un micropréstamo cuando ya fuiste incluido en Asnef te pone en otras situaciones de riesgo, ya que tendrás que devolver ese pequeño préstamo en un período de tiempo muy ajustado (por lo general, no superior a los dos meses), y si no lo haces, comenzará un verdadero camino a la cruz. 

Todo esto precipita el reinicio del ciclo de la deuda: si no desembolsas el dinero en el plazo acordado, terminarás siendo presa de los elevados intereses por demora (muchos llegan a ser superiores a 1000%, para que te hagas una idea).  De igual forma, te empezarán a cobrar comisiones por la notificación del impago y tu deuda empezará a aumentar día tras día. Además,  si tu impago se prolonga por más de tres meses, podrías ser objeto de una reclamación judicial y ser llevado ante los tribunales como medida de presión. Tu deuda también puede ser vendida a otras empresas que utilizan métodos despiadados y desapegados de la ley para exigir que les pagues y, en casos extremos, podrías ser incluso víctima del embargo de tus bienes, nómina o cuentas. 

Ante todo este panorama, debes saber que, a pesar de las dificultades que estás atravesando, no todo está perdido. En Soluciona mi Deuda podemos negociar con tus acreedores aunque estés incluido en el fichero de Asnef. Al caer en impago con microcréditos,  las financieras que prestaron el dinero comenzarán a aumentar los intereses de recobro o por impago. Cuando esto sucede, las agencias negociadoras se apalancan para ejercer una fuerza mayor de negociación, mostrar la ilegalidad de las cifras en las que aumentó la deuda una vez que se dejó de pagar y, con ello, poder actuar para reducir la deuda mucho más. Si tienes un microcrédito es muy importante que busques ayuda con nuestro equipo de expertos porque te conseguirá un resultado  mucho mejor que si intentas hacerlo por tu propia cuenta. 

Hemos trabajado con miles de clientes en España y hemos aprendido la necesidad de ofrecer atención personalizada. Desde el momento en el que nos contactas, tendrás la dedicación de un gestor único abocado exclusivamente a tu caso, porque depositar la gestión de tus deudas es algo que requiere confianza. Por eso, te responderemos siempre a la mayor brevedad posible.  Al funcionar como un muro entre tú y las entidades financieras, negociaremos ante cualquier tipo de acreedor para favorecerte. No importa si estás incluido o no el fichero de morosos, podemos negociar tu  micropréstamo aún si ya formas parte de la lista de Asnef. Si es conveniente y tu caso lo permite, iniciaremos las acciones judiciales pertinentes para mejorar la posición frente a tus acreedores y te brindamos protección legal durante todo el proceso, además de asesoría legal y financiera de principio a fin.

Con respecto al fichero de Asnef, es fundamental que recuerdes algo: transcurridos seis años desde tu inclusión, tus datos van a desaparecer, pero la deuda seguirá existiendo y las entidades te van a seguir reclamando esas cantidades que, valga la pena recordarlo, serán mucho más altas de las que solicitaste en su momento. En lo que concierne a cuándo prescribe una deuda, esto puede pasar en un plazo que oscila entre los 5 a 20 años, pero eso depende mucho de su tipo y de las circunstancias vigentes y, para que haya  prescripción, debe existir una ausencia de reclamación por parte del acreedor, o un no reconocimiento del compromiso en lo que se refiere al deudor. 

En conclusión, salir del fichero de Asnef no será nunca el fin de tus problemas si no viene acompañado de lo que verdaderamente significará un antes y un después en tu vida: pagar definitivamente la deuda.  Por eso, tu principal preocupación debe ser liquidar las deudas y hacerlo con el importe con el que de verdad deben ser liquidadas. Nada de medias tintas, ni soluciones efímeras.

Permítenos ocuparte de la negociación de tu micropréstamo y darte una segunda oportunidad de ser libre financieramente. ¡Contáctanos y no te preocupes por tu deuda, que nosotros nos ocupamos de ella!

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Comparte esta entrada

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Más entradas que te pueden interesar