Qué es un mediador concursal

Francisco Garrido Pérez
Francisco Garrido Pérez

Si pasas por una complicada situación económica en la que te ahogan las deudas, la Ley de la Segunda Oportunidad podría convenirte para acabar con tus obligaciones y volver a respirar tranquilo.

Lo primero que debes hacer es informarte sobre el procedimiento: desde los requisitos necesarios hasta las figuras que intervienen.

Hasta la publicación de la Ley 16/2022, que reforma el Texto Refundido de la Ley Concursal, una de las figuras del proceso era la del mediador concursal. Actualmente esta figura está derogada, no obstante, mantendremos este artículo en el que te hablamos acerca de qué es un mediador concursal, cómo se nombraba, qué necesitaba un profesional para ser mediador y qué papel desempeñaba en el mecanismo de la Ley de Segunda Oportunidad.  

¡Comenzamos!

FAQ LSO
¿Quieres resolver todas tus dudas con la LSO?

Respondemos todas tus preguntas sobre el procedimiento que te cambiará la vida.

GUÍA GRATUITA

El mediador concursal era una de las figuras protagonistas en el procedimiento de la Ley de la Segunda Oportunidad. La función de este profesional era la de agilizar las negociaciones entre el acreedor y el deudor cuando éste último se encontraba en situación de insolvencia durante la fase extrajudicial del concurso -que actualmente tampoco existe-. Intervenía para activar el mecanismo de la segunda oportunidad y era el encargado de acercar posiciones. En definitiva, era un componente de gran utilidad para llegar a un acuerdo extrajudicial de pagos en el que se recogían esperas, quitas y la cesión de bienes en pago o para el pago (todo ello derogados con la Ley 16/2022).

Además, en caso de no lograrse con éxito ningún acuerdo entre el deudor y los acreedores, era el mediador quien se ocupaba de pedir la declaración del concurso ante el juez.

Quién podía ser un mediador concursal

El nombramiento del mediador concursal en la Ley de Segunda Oportunidad dependía del notario o Registro Mercantil donde se solicitaba el inicio del procedimiento. Para designarlo se tomaba el listado de mediadores concursales correspondiente publicado en el BOE y se seguía el orden establecido.

Cuando el Notario o Registro Mercantil correspondiente proponía a un profesional para el cargo de mediador, éste debía aceptarlo para poder llevar a cabo las actuaciones que facilitaban acuerdos entre el deudor y los acreedores. 

Ahora bien, para acceder a ese listado que conformaba el Registro de Mediadores e Instituciones de Mediación del Ministerio de Justicia, se exigía al profesional reunir los requisitos del mediador concursal recogidos en la Ley 5/2012 de mediación de asuntos civiles y mercantiles. En concreto:

  • Ser persona natural con pleno ejercicio de sus derechos civiles, siempre que la legislación a la que se encuentre sometida por el desempeño de su profesión no se lo impida. En cuanto a las personas jurídicas dedicadas a la mediación, éstas tendrán que designar a un persona natural que cumpla con los requisitos recogidos en esta misma Ley. 
  • Poseer un título oficial universitario o de formación profesional superior y haber recibido formación específica sobre mediación. 
  • Suscribir un seguro o garantía de responsabilidad civil.

Vuelve a empezar sin deudas con la Ley de la Segunda Oportunidad

Badged - Asesoría sin compromiso

Funciones del mediador concursal en la Ley de la Segunda Oportunidad

Ya habrás entendido que el papel del mediador en el mecanismo de la Segunda Oportunidad era fundamental para que se estableciera un acuerdo entre las partes. Tras ser nombrado, la primera tarea que tenía que desempeñar el mediador concursal era comprobar toda la documentación aportada por el deudor y solicitar completarla o corregirla en un plazo máximo de diez días.

Otras funciones (también derogadas) que le correspondía llevar a cabo eran:

Comprobar la deuda

El mediador tenía un plazo de 15 días tras su nombramiento por el notario o 10 días tras haber aceptado el cargo de mediador para verificar que la deuda existía y su cuantía. 

Reunir al deudor y a los acreedores

Antes de 30 días, el mediador concursal debía convocar al solicitante de la Segunda Oportunidad y a los bancos y entidades en la localidad del deudor.

Remitir el acuerdo extrajudicial de pagos (AEP)

Quince días antes de que tuviera lugar la reunión, el mediador tenía que remitir a los acreedores un acuerdo extrajudicial de pagos. 

Recibir alternativas al AEP

Hasta en un plazo máximo de diez días, el mediador podía recibir propuestas alternativas. Pasado ese tiempo, tenía que enviar nuevamente a los acreedores el plan de pagos y su viabilidad para ser cumplido por el deudor. 

Reflejar el AEP en el acta notarial si es aceptado

Si el plan era aceptado y cumplido, el mediador se encargaba de que quedara reflejado en el acta notarial y, si aparecían nuevos bienes del deudor, tramitar el concurso consecutivo (ya derogado) acompañando la solicitud con un plan de liquidación.

Declarar el concurso si no se consigue AEP

En cambio, si el deudor seguía siendo insolvente tras proponerse el plan de pagos, la siguiente tarea del mediador era la de declarar el concurso. Dado este caso, el mediador realizaba las funciones de administrador concursal.

Guía cómo pagar tus deudas sin ganar más
¿Cómo liquido mis deudas sin ganar más?​

Con esta guía conseguirás liquidar tus deudas sin necesidad de tener más ingresos.

GUÍA GRATUITA

La Ley de Segunda Oportunidad para acabar con tus deudas

La Ley de la Segunda Oportunidad da la posibilidad de cancelar deudas tanto a autónomos como particulares que no cuentan con la solvencia suficiente para hacer frente a sus obligaciones con acreedores. 

Si tienes deudas y  cumples con los requisitos para acogerse a la Segunda Oportunidad, deberías valorar solicitar este procedimiento para volver a respirar tranquilo y sin preocupaciones. Eso sí, apoyate en abogados especializados en Ley de Segunda Oportunidad para que puedas sacar el mejor resultado para tu caso. 

En Soluciona Mi Deuda podemos ofrecerte asesoramiento financiero y legal para tus deudas. Estudiamos la viabilidad de utilizar este mecanismo para liberarte de tus obligaciones y, de no cumplir con los requisitos del procedimiento podremos ofrecerte realizar una reunificación y negociación de tus deudas. 

Llámanos al 910916445  o regístrate en nuestro formulario, te asesoraremos de manera gratuita y sin compromiso para que dejes atrás tus deudas con nuestra ayuda.

Preguntas frecuentes sobre el mediador concursal

Tanto el mediador concursal como el administrador concursal desempeñan roles distintos en los procesos concursales o de insolvencia de una persona física. El mediador concursal (figura derogada con la Ley 16/2022 que reforma el Texto Refundido de la Ley Concursal) era designado antes de la declaración formal de concurso, tenía como función principal facilitar la comunicación y el entendimiento entre la persona deudora y sus acreedores (bancos y entidades financieras), buscando acuerdos de pagos o convenios de acreedores para evitar el concurso. Por otro lado, el administrador concursal (figura vigente), designado una vez iniciado el concurso, tiene la responsabilidad de gestionar y administrar los bienes y activos del deudor, velando por los intereses de los acreedores y presentando propuestas de convenio o liquidación. Mientras el mediador concursal actuaba de forma temporal y previa al concurso, el administrador concursal desempeña su función durante todo el proceso concursal, analizando la situación económica y financiera, administrando los activos y proponiendo medidas para asegurar la cancelación de la deuda.

El coste de la Ley de Segunda Oportunidad se conforma con la suma de los honorarios de los distintos profesionales que intervienen en el procedimiento. Como sabes, antes de la reforma de la Ley Concursal, uno de estos profesionales era el del mediador concursal, por ello, en este punto, te vamos a indicar cuál era el precio de su participación.

La remuneración del mediador se calculaba teniendo en cuenta el activo y pasivo del deudor. Si se preveía que el concurso sería complejo, el mediador podía percibir por derecho hasta un 10% extra. No obstante, también se podía aplicar a sus honorarios una reducción de hasta el 70%. 

Asimismo, si el acuerdo extrajudicial de pagos llegaba a conseguirse, el mediador podía recibir una retribución adicional del 0,25% del activo. 

El coste del mediador concursal podía ser calculado antes de solicitar la Ley de Segunda Oportunidad, algo que permitía al deudor ser consciente de una retribución segura a la que tenía que hacer frente. 

Sin embargo, esta retribución solía ser polémica del lado de los mediadores quienes la consideraban insuficiente.  

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 1

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Si deseas compartir tu experiencia para enriquecer este artículo o has identificado algún error o inexactitud, no dudes en ponerte en contacto con nosotros en contenidos@solucionamideuda.es.

Comparte esta entrada

Facebook
Twitter
LinkedIn
Email

Más entradas que te pueden interesar

Solicita tu asesoría gratis






Entiendo y acepto el tratamiento de mis datos según lo descrito en la política de privacidad.*

Entiendo y acepto recibir información sobre los servicios de Soluciona Mi Deuda, marca registrada por The Fintech Laboratory, S.L.*