logotipo positivo transparente

Menú

¿Qué significa activo financiero y ejemplos?

Rita Báez
Rita Báez

Cuando solicitamos un préstamo estamos generando un pasivo en nuestras cuentas, en cambio, el banco o entidad financiera que nos da la financiación adquiere un activo financiero. Si no conoces qué son los activos y pasivos financieros, te recomendamos que tomes unos minutos para leer este post. Te damos la definición de este concepto, te indicamos los tipos que existen y te ponemos algunos ejemplos

¡Quédate leyendo!

Guía embargo
¿Cómo puedes frenar el embargo de tus deudas?

En esta guía aprenderás cómo frenar el embargo de tus deudas y proteger tu salario y propiedades.

GUÍA GRATUITA

¿Qué es un activo financiero?

Un activo financiero se puede definir técnicamente como un título o anotación contable que da a su comprador el derecho de cobro futuro procedente del vendedor. Son emitidos por entidades económicas tales como empresas, comunidades autónomas, gobiernos… y normalmente no tienen un valor físico, a diferencia de un activo real (por ejemplo, una casa) que sí lo posee. Asimismo, los activos financieros, no generan riqueza en un país, es decir, que no se contabilizan en el PIB, sin embargo estimulan el movimiento de recursos económicos reales, ayudando así a que la economía crezca. Con estos activos, su comprador obtiene una rentabilidad por el dinero invertido y su vendedor recibe financiación. 

Las cualidades que definen a un activo financiero son principalmente tres:

  1. Liquidez. – Un activo financiero puede pasar a ser dinero sin que se generen pérdidas. De hecho, podemos decir que el dinero es el activo más líquido que hay, siguiéndole los depósitos, bonos, fondos públicos y obligaciones. 
  2. Riesgo. – Toda inversión conlleva riesgo y el de un activo depende de las garantías y solvencia del vendedor. Ahora bien, en este caso, para que un activo tenga mayor rentabilidad, debe darse un alto riesgo de que el vendedor no asuma su compromiso. 
  3. Rentabilidad. –  Al ceder su dinero, el comprador tiene un interés y cuánto mayor sea, más rentabilidad generará el activo. 

¿Necesitas ayuda con tus deudas?

Badged - Asesoría sin compromiso

¿Cuáles son los tipos de activos financieros que existen?

Por otro lado, debes saber que existen diferentes tipos de activos financieros clasificados en dos grandes grupos:

  • Los de renta fija. – Son aquellos activos que dan las administraciones públicas y empresas. Eso sí, los emitidos por las administraciones conllevan menor riesgo pues cuentan con mayor respaldo económico. Los activos de renta fija implican la devolución del capital en un periodo de tiempo fijado y con una rentabilidad determinada. 
  • Los de renta variable. – Son aquellos activos en los que la rentabilidad ni el reembolso del capital prestado se garantiza, de modo que la inversión realizada puede perderse. Los activos de renta variable tienen una rentabilidad que se genera en función de factores varios como los balances o la situación del mercado. 

Paralelamente, los activos financieros los podemos agrupar en aquellos que se recuperan a corto plazo y los que se recuperan a medio y largo plazo.

  • Activos a corto plazo. – La amortización del capital se completa, por norma general, en menos de un año y con ellos se obtiene poca rentabilidad. 
  • Activos a medio y largo plazo. – La duración de estos activos es, normalmente, mayor a un año e implica más riesgos al tener una vigencia amplia. 
FAQ LSO
¿Quieres resolver todas tus dudas con la LSO?

Respondemos todas tus preguntas sobre el procedimiento que te cambiará la vida.

GUÍA GRATUITA

Ejemplos de activo financiero

Ahora que te hemos dado una definición y señalado cuáles son sus características y los tipos que hay, te vamos a poner algunos ejemplos de activos financieros para que acabes de comprender que son en la práctica. 

  • Dinero. – Tanto el efectivo como el que tenemos en una cuenta bancaria. El dinero en movimiento (billetes y monedas) es más líquido y permite el intercambio directo de bienes. Mientras que el dinero que tenemos en el banco puede ser ahorro y depósitos. 
  • Deuda pública a corto plazo. – Son conocidos como letras del Tesoro. 
  • Deuda pública a largo plazo. – Los bonos y obligaciones del Tesoro. 
  • Pagarés de empresa. – Son aquellos activos que emite una compañía privada a proveedores.
  • Deuda emitida por empresas privadas. – Empresas pertenecientes al sector de los fondos de inversión. Aquí podemos ubicar los famosos fondos buitres que compran deudas pendientes a entidades bancarias y financieras con el fin de conseguir rentabilidad consiguiendo cobrar al deudor.

Adicionalmente, cabe destacar que los préstamos y líneas de crédito son un ejemplo de activo que tienen los bancos y entidades financieras pues con la acción de prestar una cantidad de dinero a cambio de ser devuelto con intereses, esperan obtener una rentabilidad. Si crees que tienes unos intereses abusivos en tus préstamos, Soluciona puede ayudarte. 

Ahora bien, aunque las entidades tratan de asumir el menor riesgo posible con este tipo de activos, no siempre la rentabilidad en ellos está asegurada ya que algunos de sus clientes se ven obligados a dejar de asumir la deuda.

Obviamente, para una entidad que ha dejado su dinero a una persona o empresa no es una buena noticia que no les paguen y por ello tratarán de cobrar la deuda como sea para conseguir, sino ganancias, la menor pérdida posible. 

Para cobrar una deuda la entidad suele tomar distintas medidas, desde recurrir a empresas de recobro hasta iniciar un procedimiento monitorio con el que se espera el embargo de los bienes del deudor. Como supondrás, estas acciones no serán nada agradables para el titular de la deuda por ello es fundamental que trate de solucionarlas cuanto antes. Pero, ¿cómo si no cuenta con la solvencia necesaria? 

Muchos pensarán que adquirir un nuevo préstamo puede ser la solución para acabar con el impago y dar a la entidad la rentabilidad esperada de su activo. Pero lo cierto es que para nosotros, como deudores, no nos solventará el problema de manera definitiva pues aunque en al principio podamos resolver el impago llegará un momento en el que el líquido se acabe y seguiremos debiendo dinero debido a los nuevos intereses que hemos asumido. 

Por ello, si tienes deudas y estás pensando en una refinanciación te pedimos que olvides la idea y consideres otras opciones mucho más efectivas como la de reunificar y negociar tus deudas o incluso la Ley de la Segunda Oportunidad. Con ambos mecanismos podrás conseguir acabar con tus deudas pagando menos al mes y en total o, incluso consiguiendo liberarte del pago si se te concede la exoneración. 

En Soluciona Mi Deuda trabajamos diariamente con ambos procedimientos para liquidar las deudas de muchos clientes sobreendeudados y así recuperen el equilibrio de sus finanzas y, además, eviten los graves efectos del impago. 

Si en tu caso, un banco o entidad financiera te reclama uno de sus activos, te podemos ayudar. Contáctanos de manera gratuita y sin compromiso y valoraremos tu caso. 

Rellena con tus datos el formulario o llámanos al 910916445.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 2

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Si deseas compartir tu experiencia para enriquecer este artículo o has identificado algún error o inexactitud, no dudes en ponerte en contacto con nosotros en contenidos@solucionamideuda.es.

Comparte esta entrada

Facebook
Twitter
LinkedIn
Email

Más entradas que te pueden interesar

Solicita tu asesoría gratis