Préstamo entre amigos y familiares: cómo cobrarles

Fernando, director ejecutivo en Soluciona Mi Deuda

Fernando, director ejecutivo en Soluciona Mi Deuda

Cómo cobrar en un préstamo entre amigos y familiares 

Puede habernos ocurrido alguna vez que alguien cercano -un amigo o un familiar- nos haya pedido que le ayudemos económicamente dejándole algo de dinero prestado. Lo habitual en estos casos, teniendo en cuenta quién es esa persona para nosotros e independientemente de cuál es su solvencia, es que accedemos. Ahora bien, un préstamo entre particulares, sea quien sea la persona, debe formalizarse de alguna manera para evitar problemas a la hora de recuperar el dinero.

Debemos tener en cuenta que un préstamo entre amigos y familiares no es una donación ni tampoco una financiación que se devuelve “cuando puedas”. Por ello, es fundamental que si tenemos claro que queremos ayudar a una persona de nuestro entorno económicamente, debemos identificar los aspectos que caracterizan la operación. Pero, ¿cómo lo hacemos? 

Para ayudarte a cobrar un préstamo entre amigos o un préstamo entre familiares, hemos creado este post en el que te vamos a dar todas las claves para ello. Para ello, tocaremos los siguientes puntos:

  • El contrato de préstamo de dinero entre amigos y familiares. 
  • Los intereses del contrato de préstamo entre familiares y amigos.
  • La cancelación del préstamo de dinero entre familiares y amigos. 

En resumen, te daremos un modelo de préstamo entre particulares que te servirá para prestar dinero a ese amigo o familiar que pasa por un bache financiero puntual. 

¡Comenzamos!

Portada-Lead-Magnet-REUNIFICA-TODAS-TUS-DEUDAS

¿Cuál es la mejor reunificación para mis deudas?

Con esta guía podrás decidir la reunificación de deudas que mejor se adapte a tu situación, y agrupar todas tus cuotas en una sola de menor cantidad.

GUÍA GRATUITA

El contrato de préstamo de dinero entre amigos y el contrato de préstamo entre familiares

Como te anticipamos en las primeras líneas de este artículo, cuando estés totalmente decidido a prestar dinero a una persona cercana debes dejar claro en una especie de carta de préstamo algunos aspectos:

  • ¿Quiénes intervienen en la operación? – Es decir, quién es el prestamista o la persona que presta el dinero, y quién es el prestatario o la persona que recibe el efectivo bajo el compromiso de devolverlo. Además, si existiera algún tipo de aval debería reflejarse. No obstante, es cierto que en los préstamos entre particulares no suelen aportarse garantías reales. 
  • ¿Cuánto dinero se presta? – Es esencial dejar claro cuál es el importe exacto que se va a entregar en forma de préstamo, para así evitar que cuando llegue el momento de que te lo devuelvan bailen las cifras y no llegues a un acuerdo con tu conocido sobre la cantidad total que prestastes. 
  • ¿Cuándo se tiene que devolver el préstamo? – Es cierto que una financiación entre amigos puede tener cierta flexibilidad, no obstante, debemos acordar un tiempo específico para evitar que se alargue mucho en el tiempo. 
  • ¿Se trata de un préstamo entre amigos sin intereses? – Aunque profundizaremos más en esta cuestión en el próximo apartado, simplemente debes saber que los préstamos a un amigo o un familiar no tienen porqué ser gratis. Y es que, el dinero tiene cierto valor, sobre todo, cuando se usa, por lo que, si no cobras intereses puedes estar perdiendo lo que ganarías si invirtieras esa misma cantidad de dinero en otra cosa. 

Todos estos aspectos deberían estar formalizados en un contrato, entre otras cosas, para evitar que Hacienda pueda considerar que estamos ante una donación y tuviera que pagarse el Impuesto de Sucesiones y Donaciones con su consecuente factura fiscal que muchas veces incluso se incrementa al no darnos cuenta que tenemos que liquidarla. 

Además, con este contrato firmado por ambas partes, podrías reclamar el cobro del dinero que has prestado si tu amigo o familiar no cumple con la promesa de reembolsarte el dinero. 

Debes tener en cuenta que un contrato de préstamo entre amigos y familiares no se trata de una desconfianza, sino una garantía para que ambas partes se vean beneficiados sin que ninguna pierda. Piensa que si estás en la postura del amigo o familiar que recibe el dinero, también te interesa que la otra persona te exija el dinero antes de tiempo o que te pida que le devuelvas más de lo que habíais acordado. 

Por otro lado, antes de tomar la decisión final de dar un préstamo a un familiar o amigo es fundamental que tengas en cuenta la finalidad del dinero. Ten en cuenta que si se va a emplear para pagar una financiación anterior a una entidad, ésta persona tiene otras alternativas que le pueden ayudar a pagar sin comprometer a nadie y, además, podría pagar menos dinero. ¿Cómo? A través de una renegociación de deuda, por ejemplo, puede demostrar su capacidad financiera y utilizando el artículo 607 de la Ley de Enjuiciamiento Civil a su favor, conseguir que el total que debe se vea reducido a lo que pueda pagar.

¿Hay intereses en el préstamo entre amigos y familiares? 

Los préstamos entre particulares suelen ser una ventajosa alternativa cuando se necesita financiación ya que se eliminan los intermediarios a los que hay que pagar unos intereses. No obstante, aunque lo habitual es que entre amigos y familiares no se cobren intereses, si podrían aplicarse. 

Lo que queremos decir es que, no hay ninguna norma que prohíba un préstamo sin intereses entre amigos y familiares, de hecho, es bastante común, pero tampoco no es una regla obligada.

Por otro lado, de cara a Hacienda, dar un préstamo sin intereses no nos perjudicará económicamente  siempre que hayamos rellenado adecuadamente el modelo 600 de la Agencia Tributaria.  

En definitiva, aunque por norma general un préstamo entre conocidos puede ser mucho más flexible y sin exigentes condiciones, la persona que actúa como prestamista no debe permitir que manejen su dinero sin garantías de recuperarlo. 

Es por ello, que en aquellos casos en los que un familiar o amigo te pida dinero para pagar una deuda previa, te aconsejamos que le hagas saber de la existencia de métodos realmente eficaces que no te comprometen. Si esa persona de tu entorno se encuentra en una situación de quiebra total, podría interesarle la Ley de Segunda Oportunidad con la que podría conseguir, incluso, la exoneración de sus deudas mediante el Beneficio de Exoneración del Pasivo Insatisfecho (BEPI). Te invitamos a que nos consultes de manera gratuita y sin compromiso sobre el mecanismo que puede ayudar a acabar con las deudas sin comprometer a ningún familiar o amigo. 

¿Necesitas saber si estás en ASNEF?

Conseguimos tu fichero de morosidad completamente gratis para que puedas conseguir la financiación que necesitas.

La cancelacion del prestamo entre amigos y familiares

En principio existen pocas o nulas consecuencias cuando no se devuelve el préstamo a ese familiar o amigo dentro de los plazos acordados. No obstante, el prestamista tiene la posibilidad de reclamarlo. Lo habitual es que lo realice de manera amistosa y sin recurrir a ningún procedimiento legal. Recuerda que si se ha firmado un contrato, ambas partes están obligadas a cumplirlo. 

En cuanto a la cancelación anticipada del préstamo, también existe bastante flexibilidad y, de hecho, puede resultar beneficioso para el prestamista cuando no ha pedido intereses, ya que recupera su dinero antes del tiempo fijado y sin perder ni un solo euro. No obstante, en el lugar del prestatario, para evitar reclamaciones por una deuda que ha sido saldada, es aconsejable que, al igual que se formalizaron las condiciones del contrato del préstamo, también se haga constar legalmente cuando se cancele.

Ten en cuenta que, al igual que es esencial notificar que se existe una deuda, también es fundamental redactar un documento que haga constar que la deuda se ha saldado para evitar que incluso nuestro nombre llegue a figurar en un fichero de morosos y tengamos dificultades con entidades si queremos en un futuro pedir un nuevo préstamo por la vía tradicional. 

Ahora que sabes cómo evitar dejar de cobrar un préstamo que diste a un amigo o familiar, te recordamos que en los casos en los que el dinero sea empleado para pagar una deuda con una entidad, existen opciones como las que te hemos mencionado a lo largo del texto que no tendrán que comprometerte como prestamista. 

En Soluciona Mi Deuda contamos con un equipo experto en renegociación y Ley de Segunda Oportunidad, y cada día ayudan a muchas personas con problemas de deudas a resolverlas de la mejor manera sin necesidad de pedir dinero a ningún familiar o amigo y pudiendo volver a respirar tranquilos.

A ti también podemos ayudarte si nos consultas rellenando nuestro formulario, escribiéndonos vía chat o llamándonos por teléfono al 910 91 64 45. De manera gratuita y sin compromiso, uno de nuestros asesores analizará tu caso y te indicará cómo podemos solucionar tus deudas. 

¡Deja de preocuparte y pon tus deudas en manos expertas!

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Comparte esta entrada

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Más entradas que te pueden interesar