Cuándo prescriben las deudas reclamadas judicialmente

Francisco Garrido Pérez
Francisco Garrido Pérez

La reclamación de deudas a través de la vía judicial no es algo agradable. Sin embargo, contar con cierta información puede ayudarte a salir airoso del proceso. Si necesitas saber sobre la prescripción de una deuda que te han reclamado judicialmente, te interesará leer este post. 

¡Te contamos cuándo prescriben las deudas reclamadas judicialmente! ¡Empezamos!

FAQ LSO
¿Quieres resolver todas tus dudas con la LSO?

Respondemos todas tus preguntas sobre el procedimiento que te cambiará la vida.

GUÍA GRATUITA

¿Puede prescribir una deuda que se reclama judicialmente?

Para empezar, te confirmamos que una deuda reclamada judicialmente puede llegar a prescribir, al igual que pueden prescribir las deudas con financieras. En España, el Código Civil regula la prescripción de deudas y establece el tiempo máximo dentro del cual una deuda puede ser reclamada. Una vez que ha transcurrido este plazo, no es posible la reclamación y, por lo tanto, se considera que la deuda ha prescrito. 

La prescripción está prevista para todo tipo de deudas, incluso las que han sido reclamadas por una entidad mediante un procedimiento monitorio en los Juzgados

No obstante, debes tener en cuenta que la prescripción de deudas reclamadas judicialmente raramente ocurre. Esto es porque normalmente llegados a esta vía, es muy probable que el juez ordene el embargo para liquidar la deuda antes de que se cumpla el plazo.

Por lo tanto, si buscas cómo eliminar una deuda y cuándo prescriben como solución, debes saber que es una opción muy arriesgada, sobre todo si la entidad ya ha recurrido a los Juzgados para cobrar la deuda.

Como consejo, si tienes deudas, apóyate en expertos en el terreno legal y financiero que puedan valorar las particularidades de tu caso y proponerte una solución segura y adaptada. ¡Te invitamos a que nos consultes! ¡Soluciona Mi Deuda te asesora gratis y sin compromiso!

¿Necesitas ayuda con tus deudas?

Badged - Asesoría sin compromiso

¿Cuándo prescribe cada tipo de deuda?

Al hablar de deudas podemos distinguir diferentes tipos para los que se establecen tiempos de prescripción distintos. ¡Te indicamos cuáles son los principales!

Primero, debemos aclarar que el plazo de prescripción de una deuda en España es, en principio, de 5 años, según el Código Civil. Sin embargo, esta norma sólo se aplica a las deudas y obligaciones de pago que disponen de un periodo regulado por Ley. En cambio, hay algunos tipos de deudas para las que se ha concretado unos tiempos específicos. Algunos de ellos son: 

    • Plazo de 20 años para hipotecas.
    • Plazo de 5 años para préstamos y tarjetas de crédito
    • Plazo de 4 años para deudas con Hacienda y la Seguridad Social.
  • Plazo de 15 años para cargas generadas entre los años 2000 y 2005.
  • Plazo de 5 años para deudas derivadas de alquileres, pensiones o pago de suministros.

¿En qué momento se interrumpe la prescripción de las deudas?

Ahora bien, debes tener en cuenta que las obligaciones no prescriben automáticamente transcurrido los plazos anteriores. Tanto si te reclaman la deuda mediante una notificación formal como sí lo hacen por la vía judicial, el tiempo para la prescripción se verá interrumpido y empezará a contar desde la última reclamación que realice la entidad por cualquiera de las vías.

Algunos de los momentos en los que puede interrumpirse la prescripción de las deudas son:

  • La presentación de una demanda judicial.
  • La notificación de la reclamación. – Si la entidad a la que debes dinero te reclama formalmente la deuda, el plazo para la prescripción se ve interrumpido y volverá a contar desde 0. 
  • El reconocimiento de la deuda. – Si voluntariamente reconoces que tienes una deuda con una entidad, serás tú mismo quien interrumpa el plazo para que prescriba la misma.

Es importante tener en cuenta que estos son solo algunos de los momentos en los que puede interrumpirse la prescripción de las deudas. Es recomendable consultar siempre con un abogado o especialista en derecho financiero para obtener información precisa sobre la interrupción de la prescripción de las deudas.

Guía cómo pagar tus deudas sin ganar más
¿Cómo liquido mis deudas sin ganar más?​

Con esta guía conseguirás liquidar tus deudas sin necesidad de tener más ingresos.

GUÍA GRATUITA

¿Qué puedo hacer si no puedo saldar una deuda?

Como has podido entender a lo largo de este artículo, la prescripción no es una solución para saldar tus deudas. Si tus ingresos son insuficientes para resolver el impago, no dejes pasar el tiempo ya que solo te hará correr riesgos innecesarios. Ponte en manos expertas que puedan guiarte para que recuperes la estabilidad financiera que has perdido. ¿Cómo?

Por ejemplo, con una reunificación de tus préstamos en una sola cuota y la negociación de tus deudas con entidades. Esto te permitirá saldar tu deuda de forma cómoda y por menos de lo que pagas en total a todas las entidades por separado cada mes. En Soluciona Mi Deuda contamos con un equipo especializado en llegar acuerdos con entidades que te permitirán reducir el total de tus deudas. 

Por otro lado, si tu situación es de insolvencia total o inminente, asesores financieros y legales pueden estudiar iniciar el procedimiento de la Ley de la Segunda Oportunidad con el que podrías beneficiarte de la exoneración de tus obligaciones

En soluciona mi deuda ayudamos cada día a personas en situación de sobreendeudamiento a liquidar sus deudas de la mejor manera ofreciéndoles cobertura legal ante cualquier reclamación judicial. ¿Hablamos?

Contáctanos al teléfono 910916445 o registra tus datos en nuestro formulario.

Preguntas frecuentes sobre cuándo prescribe una deuda reclamada judicialmente

Después de la emisión de una sentencia judicial, la deuda en sí misma no prescribe. Sin embargo, el derecho del acreedor a solicitar la ejecución de la sentencia prescribe en un plazo de 5 años a partir de los 20 días hábiles después de la sentencia.

El tiempo no es el único requisito para que prescriba una deuda. No prescriben las deudas que no cumplan con lo siguiente:

  • Que sean una acción prescriptible. No lo son la división de la herencia entre coherederos, la división de la cosa común entre comuneros, de deslinde entre propiedades contiguas o elevar a escritura pública un documento privado.
  • Que han sido reclamadas por el acreedor mediante alguna acción de cobro.
  • Que se inicie el proceso de prescripción. El proceso de la prescripción no se activa automáticamente, sino que es el deudor quien debe alegar ante la justicia. Este es un aspecto único del derecho español, ya que la prescripción sólo se produce una vez que se ha cumplido el plazo legal y se ha realizado una reclamación judicial. Esto lo diferencia de la caducidad, que puede ser reconocida sin necesidad de ninguna acción por parte de las partes involucradas.

En España, el plazo de prescripción para un embargo es de 15 años, contados desde la fecha en la que se realizó la última actuación ejecutiva. Sin embargo, es importante tener en cuenta que la prescripción sólo se produce una vez que el acreedor ha dejado de realizar actos ejecutivos en relación a la deuda durante un período continuo de 5 años. Además, en caso de que se haya dictado una sentencia firme en relación a la deuda, la prescripción no se aplicará.

Para saber si una deuda ha prescrito, es necesario consultar el plazo de prescripción correspondiente a ese tipo de deuda y verificar el momento en que se realizó la última actuación ejecutiva o judicial en relación a ella. También es posible acudir a un abogado o consultar los registros públicos para obtener información precisa sobre el estado de la deuda. En cualquier caso, es importante tener en cuenta que la prescripción de una deuda no significa que ésta desaparezca automáticamente, sino que simplemente se pierde el derecho a reclamarla judicialmente.

Si te demandan por no pagar una deuda, se iniciará un proceso judicial en el que el acreedor intentará recuperar su dinero a través de una sentencia ejecutiva. Durante este proceso, se te notificará y tendrás la oportunidad de presentar una defensa y alegar cualquier circunstancia que consideres relevante. Si la sentencia es favorable al acreedor, se ordenará la ejecución de la misma, lo que puede incluir el embargo de bienes o la retención de salarios. En caso de no cumplir con la sentencia, el acreedor podrá solicitar medidas más drásticas. Por lo tanto, es importante estar informado y actuar de forma responsable ante cualquier demanda por no pago de una deuda.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 4.2 / 5. Recuento de votos: 39

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Si deseas compartir tu experiencia para enriquecer este artículo o has identificado algún error o inexactitud, no dudes en ponerte en contacto con nosotros en contenidos@solucionamideuda.es.

Comparte esta entrada

Facebook
Twitter
LinkedIn
Email

Más entradas que te pueden interesar

Solicita tu asesoría gratis






Entiendo y acepto el tratamiento de mis datos según lo descrito en la política de privacidad.*

Entiendo y acepto recibir información sobre los servicios de Soluciona Mi Deuda, marca registrada por The Fintech Laboratory, S.L.*