¿Cómo negociar refunificación de deudas con Sabadell?

Carlos, marketing manager en Soluciona Mi Deuda

Carlos, marketing manager en Soluciona Mi Deuda

Guía para negociar reunificación de deudas con Sabadell

Es muy normal que cuando tenemos una serie de deudas por resolver nuestra situación personal y financiera se vea gravemente afectada. Por ello, la mejor forma de recuperar el sueño por las noches es tratando de acabar con ellas de la forma más beneficiosa y eficaz posible.

Por supuesto, para ello existen muchos mecanismos y posibilidades, pero en el post de hoy venimos a hablarte de la reunificación y, más en concreto, de cómo reunificar una deuda con el banco Sabadell. Y es que como ya sabrás, esta entidad financiera española ofrece la posibilidad de contratar diversos productos como la domiciliación de cuentas bancarias, tarjetas de crédito y ciertos préstamos personales con los que podría ser posible proceder a una reunificación de deudas. 

Ahora bien, antes de recurrir a este proceso es necesario que tengas en cuenta varias consideraciones previas que te van a ser útiles a la hora de determinar si perfilas de forma correcta para él. Porque no todo el mundo puede negociar la deuda con su banco, al igual que no todo el mundo puede permitirse asumir los gastos impuestos por las entidades bancarias para el proceso. 

Por eso, además de explicarte qué es una reunificación, en qué casos deberías solicitar una y cómo negociar con el Banco Sabadell nos gustaría proponerte ciertas alternativas útiles antes de reunificar deudas con una entidad bancaria. ¡Vamos a ello!

¿Necesitas saber si estás en ASNEF?

Conseguimos tu fichero de morosidad completamente gratis para que puedas conseguir la financiación que necesitas.

¿Qué es la reunificación de deudas?

Los préstamos de reunificación de deudas suelen interesar a los clientes por el alivio financiero que proporcionan: al solicitar este tipo de créditos, utilizarás el dinero que el banco te preste para cancelar cada una de las deudas que tenías pendientes anteriormente, consiguiendo al mismo tiempo una rebaja de las cuotas. Eso sí, has de tener claro que esto no significa que te hayas librado de tus deudas, ya que con el nuevo préstamo todavía tendrás que hacer frente a mensualidades e intereses, y el tiempo de amortización de ambos aumentará de forma considerable. 

En un principio, por medio de la reunificación es posible solucionar cualquier tipo de deuda: un microcrédito, el préstamo para financiar la compra de un vehículo o incluso una deuda con Hacienda. Y, de hecho, la mejor forma de proceder a refinanciar tus deudas será si tienes una hipoteca. ¿Por qué? Porque esta última cumpliría para los bancos una doble función: integra todas las deudas de su cliente en una sóla mientras procura una garantía de que este último no va a incurrir en impago. De esta forma, si el solicitante no puede pagar el nuevo préstamo de reunificación perderá la vivienda de la que hasta entonces era propietario. 

Sin embargo, también puede darse el caso de que el cliente no tenga la intención de contratar una nueva hipoteca o no pueda permitirse el pago de una. En este caso, las entidades bancarias solicitarán que entre en juego la figura del aval: una persona que responda por el solicitante en caso de que éste dejara de pagar las cuotas. 

¿Qué ocurre, por otro lado, si el cliente quiere acceder a una reunificación de deudas con ASNEF o cuando ya ha incurrido en impago? Se trata de una situación bastante complicada en la que será muy probable que el solicitante no pueda acceder al préstamo de la entidad, sino que tenga que buscar una solución por otra vía. El historial crediticio de una persona es fundamental para que los bancos cuenten con la confianza suficiente como para prestar su dinero a cualquier cliente.

¿En qué casos iniciar el proceso de reunificación?

Siempre que nos planteemos comenzar cualquier proceso financiero es fundamental plantearse si perfilamos de forma adecuada para él. En el caso de la reunificación, es muy importante comprender que no en todos los casos es adecuada para acabar con las deudas, especialmente si tenemos en cuenta los riesgos tan elevados en los que puedes incurrir: perder la casa, acabar en impago con tu entidad bancaria… Por eso, plantéate la reunificación con una entidad bancaria tradicional sólo cuando estés seguro de que vas a poder hacer frente al pago de todas las cuotas. 

Además, como ya te hemos contado con anterioridad la reunificación de deudas puede llegar a ser muy cara. Y es que antes de comenzar el proceso vas a tener que hacer frente a diversos gastos como las comisiones de apertura del nuevo préstamo para reunificar deudas, los gastos de cancelación por antes de tiempo los créditos que tenías contratados con diferentes bancos…

Junto con ellos, también puede que necesites hacer uso de los servicios de una empresa mediadora, encargada de gestionar cada uno de los créditos que tienes pendientes por pagar con las diferentes entidades bancarias con la que has adquirido deudas. Los honorarios de esta empresa, junto con los abogados y los notarios que necesitarás, pueden convertir a tu préstamo de reunificación en un producto demasiado caro.

Portada-Lead-Magnet-CANCELAR-DEUDA-SIN-GANAR-MÁS

¿Cómo liquido mis deudas sin ganar más?

Con esta guía conseguirás liquidar tus deudas sin necesidad de tener más ingresos ¡Es válida para personas que vayan al día y también para las que estén en impago!

GUÍA GRATUITA

Cómo negociar la reunificación de deudas con Sabadell

De acuerdo con su página web, el Banco Sabadell no cuenta con un préstamo específico para llevar a cabo una reunificación de las deudas. Sin embargo, dependiendo de la situación particular y financiera del cliente, en ocasiones puede ser posible utilizar uno de sus créditos con esa finalidad. 

Eso sí, como te hemos ido mencionando a lo largo del post, el Banco Sabadell siempre llevará un análisis previo de tu situación financiera, y serán ellos los que determinarán las condiciones y los intereses a pagar, que normalmente rondarán entre el 6 y el 8%. Sin embargo, si con una negociación no logras disminuir dichas cifras, has de tener en cuenta que son demasiado elevadas para una reunificación. Lo ideal sería que tu préstamo rondara el 4%, de forma que tus cuotas fueran los suficientemente bajas como para conseguir un ahorro en la cantidad de dinero que pagarás al mes. 

¿Cuáles son las alternativas frente a contratar un préstamo de reunificación con Sabadell o cualquier otra entidad bancaria?

Optar a una reunificación sin la necesidad de abonar intereses, cuotas o comisiones de apertura. O lo que es lo mismo: no pagar un nuevo préstamo.

En Soluciona Mi Deuda también trabajamos con la reunificación, pero lo hacemos con un programa muy diferente al que utilizan las entidades. Porque nosotros no utilizamos el pago de las cuotas para financiar un nuevo préstamo, sino para que ahorren. Es decir, nosotros actuamos como tus gestores o tus asesores financieros, y te ayudaremos a salir del sobreendeudamiento de la mejor forma posible: no gastando más dinero. 

Y mientras tú consigues la cantidad necesaria para acabar con tus deudas, nosotros nos dedicaremos a negociar con las entidades el importe de dinero, consiguiendo la mayor rebaja posible. De esta forma, con nosotros tu endeudamiento no aumentará, sino que se verá reducido de manera considerable. 

Ahora bien, si consideras que este sobreendeudamiento es demasiado elevado, también puedes aplicar la Ley de la Segunda Oportunidad, un mecanismo legal que te permitirá exonerar todas tus deudas de manera total o parcial a cambio de tu patrimonio. 

Si quieres obtener más información acerca de nuestro programa de reunificación o la Ley de la Segunda Oportunidad, puedes ponerte en contacto con nosotros de manera gratuita o rellenar nuestro formulario para que sea uno de nuestros asesores el que te llame.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Comparte esta entrada

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Más entradas que te pueden interesar