logotipo positivo transparente

Menú

Conoce los diferentes tipos de deudas que existen

Rita Báez
Rita Báez

Un préstamo personal, un microcrédito, una tarjeta revolving o incluso pedir dinero a un familiar nos puede llevar a contraer diferentes tipos de deudas. Si debes dinero y no sabes qué clases de deudas tienes, te resultará interesante la lectura de este artículo. Aquí encontrarás una clasificación de deudas y cómo resolver algunas de ellas con métodos que no te endeuden más. ¡Empezamos!

Guía cómo pagar tus deudas sin ganar más
¿Cómo liquido mis deudas sin ganar más?​

Con esta guía conseguirás liquidar tus deudas sin necesidad de tener más ingresos.

GUÍA GRATUITA

Qué tipos de deudas existen

Al hablar de qué tipos de deudas existen, es habitual que la primera que se nos venga a la cabeza sea aquella que contraemos al solicitar un préstamo a un banco o a una financiera: la deuda crediticia. Asimismo, solemos acordarnos de las deudas públicas a raíz de las distintas crisis financieras por las que ha atravesado nuestro país. Ahora bien, no son los únicas. En realidad existen muchos tipos de deudas y podemos hacer distintas clasificaciones. ¡Veamoslas! 

Deudas en función del emisor

Dependiendo del origen de las deudas podemos hablar de dos tipos: públicas y privadas. 

  • Una deuda pública es aquella que tiene el Estado -tanto el Gobierno central como las distintas Comunidades Autónomas y Ayuntamientos- con inversores nacionales o internacionales. A través de este tipo de deuda, un país obtiene financiación económica. Por norma general, una deuda pública se representa en las conocidas Letras del Tesoro, Bonos y Obligaciones del Estado. 

  • Una deuda privada, por su parte, es aquella que tiene cualquier persona física o jurídica que no es un ente público. Habitualmente, este tipo de deudas las contraemos a través de la solicitud de un préstamo o crédito que utilizamos para hacer frente a gastos imprevistos o gastos que sencillamente no podemos sufragar con nuestros ahorros

La ganancia para los bancos y financieras que emiten estas deudas se obtiene con un tipo de interés -a veces tan elevado como usurario– que tendrá que asumir la persona que solicita la financiación.

Generalmente, las entidades realizan un estudio de viabilidad en el que se analiza el riesgo de devolución del dinero en los plazos pactados. Adicionalmente, se tiene en cuenta no tener deudas previas y que la persona figure en un registro de morosidad como ASNEF

Tener deudas con entidades puede ser un verdadero quebradero de cabeza puesto que nos enfrentamos a serias consecuencias como el embargo de nuestros bienes si incurrimos en impago. En este sentido, es aconsejable, siempre que tengamos dificultades para pagar nuestras cuotas, acudir a asesoramiento experto en el ámbito legal y financiero. Profesionales como los de Soluciona Mi Deuda pueden valorar nuestro caso y proporcionarnos de forma personalizada una ruta hacia el fin de nuestras deudas con entidades privadas. ¡Consúltanos sin compromiso!

Descubre que tipos de deudas tiene y cómo resolverlas!

Badged - Asesoría sin compromiso

Deudas en función de la calidad crediticia

La calidad crediticia se refiere al resultado del estudio que realiza el banco o financiera que emite la deuda y que analiza el riesgo de incumplimiento de los pagos acordados en tiempo y forma. Cuando un usuario obtiene una calidad crediticia baja, será muy probable que no pueda afrontar la deuda, mientras que uno con una calidad crediticia alta tiene capacidad más que suficiente para cumplir con sus obligaciones de pago. 

En esta clasificación de deudas encontramos: 

  • Deuda soberana. – Se trata de la deuda que adquieren los estados -como la deuda pública de la que hablamos antes-. La denominamos soberana porque el Estado cuenta con una capacidad crediticia bastante alta.
  • Deuda bancaria. –  Son las deudas que adquieren particulares y autónomos con los bancos y que se generan por la solicitud de préstamos personales, microcréditos, tarjetas…
  • Deuda corporativa. – Son deudas en las que la calidad crediticia puede variar pues sus titulares pueden ser tanto personas físicas como jurídicas. Podemos establecer subtipos:
    • Deuda senior secure. – Emitidas por financieras y tienen alta calidad crediticia.
    • Deuda senior. – Además de por tener una alta calidad crediticia, se caracteriza por que cuando quiebra la entidad emisora, tendrá orden prioritario de cobro. 
    • Deuda subordinada. – Son títulos emitidos por grandes sociedades y entidades de crédito que obtienen beneficios a través de cobrar intereses.
    • Deuda híbrida. – Se trata de una deuda que emiten únicamente empresas y no bancos ni financieras. Con ella las empresas obtienen financiación sin que se deteriore el capital. La calidad crediticia en este caso es media ya que hay parte de deuda y parte de inversión.
    • Acciones. – Este tipo son las participaciones que realiza a modo de inversión una persona física o jurídica. Su calidad es baja puesto que los inversores se sitúan en el último puesto en el orden de cobro. 
MicrosoftTeams-image (4)
¿Cómo puedo renegociar mis deudas?

En esta guía te descubriremos como negociar las deudas para que pagues menos por ellas.

GUÍA GRATUITA

Deudas en función de la finalidad

Las deudas tienen, por lo general, mala fama. Hablar de endeudamiento suele vincularse a una situación negativa, sin embargo, si nos endeudamos con conocimiento, podremos estar invirtiendo para hacer crecer nuestra economía. En este sentido, podemos distinguir entre deudas buenas y malas dependiendo de su fin. 

  • Deuda ficcional. – Este tipo de deudas son las que adquirimos estando por encima de nuestras posibilidades, es decir, que no podemos asumir. Por ejemplo, cuando solicitamos financiación para comprar un coche de alta gama y no podemos asumir el gasto con nuestros ingresos.
  • Deuda hormiga. – Son deudas pequeñas que adquirimos poco a poco y que conjuntamente hacen un importe total elevado.  Nos referimos principalmente a los microcréditos, que además cuentan en su mayoría con condiciones completamente abusivas y usurarias, que por cierto puedes reclamar con la ayuda de expertos. ¡Pregúntanos cómo!
  • Deuda de subsistencia. – Como su nombre indica, son las deudas que contraemos para poder subsistir. Las adquirimos para pagar suministros, hacer la compra o pagar la mensualidad del alquiler. Al igual que el tipo anterior, suele contraer intereses elevados. 
  • Deuda de apalancamiento. – Éste es el único tipo que se contrae a modo de inversión. Es aquella que se solicita con el fin de invertirla, por ejemplo en un negocio.

Ahora que conoces los distintos tipos de deudas que existen, no queremos acabar este post sin recordarte que antes de contraer cualquier tipo de deuda es fundamental que estés seguro de que podrás asumirla. De otro modo,  te verás abocado a un profundo endeudamiento del que no podrás salir por ti mismo. 

Si ya te encuentras en esa situación, recuerda que puedes tomar la ayuda de especialistas que se encarguen de reunificar todas tus deudas en una sola cuota y negociar con las entidades, o iniciar el procedimiento de la Ley de la Segunda Oportunidad(LSO) que te permitirá liberarte de todas o parte de tus deudas. 

En Soluciona Mi Deuda contamos con amplio recorrido reunificando y negociando deudas, así como trabajando con el mecanismo de la Segunda Oportunidad. Debes saber que con la Ley de la Segunda Oportunidad puedes resolver deudas públicas y privadas. Hemos ayudado a más de 4.000 personas a recobrar la estabilidad financiera que perdieron a causa de las deudas con la LSO y el programa soluciona. A ti también te ayudaremos si lo necesitas. Solo tienes que completar nuestro formulario con tus datos o llamarnos al 910916445

¡Vuelve a vivir sin deudas con Soluciona!

Preguntas frecuentes

Las deudas son las causantes de un gran desequilibrio en nuestra economía. Además, sus consecuencias desagradables como el acoso de las entidades para que paguemos o el embargo de nuestros bienes pueden generar gran estrés y preocupación en nuestra vida personal.

Tener distintos tipos de deudas bancarias y de manera recurrente nos convierte en deudores compulsivos. Se trata de aquella persona cuya vida se basa en deber dinero continuamente. Además, están caracterizadas por sufrir angustia y preocupación por tener que cumplir con sus obligaciones financieras con las entidades.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 1

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Si deseas compartir tu experiencia para enriquecer este artículo o has identificado algún error o inexactitud, no dudes en ponerte en contacto con nosotros en contenidos@solucionamideuda.es.

Comparte esta entrada

Facebook
Twitter
LinkedIn
Email

Más entradas que te pueden interesar

Solicita tu asesoría gratis