Reforma de la Ley Concursal

Francisco Garrido Pérez
Francisco Garrido Pérez

La reforma de la Ley Concursal entró en vigor el 26 de septiembre de 2022, con el fin de agilizar los procedimientos concursales y regular la insolvencia y preinsolvencia.

En la sociedad actual, marcada por el cambio constante, era necesaria esta modificación de la ley para responder a las necesidades de empresas, autónomos y particulares. La reforma de la Ley Concursal en España ha sido un tema que ha despertado interés de abogados, economistas, empresas y también ciudadanos que atraviesan situaciones complicadas de deudas. Por ello, a continuación analizamos las principales novedades de esta reforma. ¡Muy atento! 

¡Comenzamos!

FAQ LSO
¿Quieres resolver todas tus dudas con la LSO?

Respondemos todas tus preguntas sobre el procedimiento que te cambiará la vida.

GUÍA GRATUITA

¿Qué es la Ley Concursal?

Para hablar de la reforma, antes debemos dejar claro qué es la Ley Concursal.

La Ley Concursal en España es un conjunto de normas que regula y gestiona todo lo relacionado con los procedimientos concursales tanto de personas físicas como de personas jurídicas. Esto son el concurso de acreedores, en el caso de las empresas, y la Ley de Segunda Oportunidad (LSO), en el caso de autónomos y particulares.

La Ley está diseñada para empresas, autónomos y particulares que enfrentan graves problemas económicos con terceros y necesitan encontrar una solución legal. 

Una vez que se activa el proceso concursal se suspenden los pagos y se paralizan embargos. Además, estos procesos pueden incluir desde la cancelación de deudas pendientes hasta la liquidación de activos para saldar los importes pendientes.

Enfrentar una situación de insolvencia puede ser muy estresante. No poder cumplir con las obligaciones adquiridas pone a la empresa o persona involucrada en una posición complicada, ya que los acreedores quieren que se les pague lo que se les debe. 

Por eso, la Ley Concursal busca que todos los implicados encuentren una solución equitativa, siguiendo pasos bien estructurados. La normativa fue actualizada recientemente para ser más flexible y comprensible, con el objetivo de resolver los problemas con mayor rapidez y eficacia.

Cuenta con la protección de un abogado para acabar con tus deudas para siempre

Badged - Asesoría sin compromiso

¿Cuándo se realizó la última reforma y cuándo entró en vigor la nueva Ley Concursal?

La última reforma de la Ley Concursal en España se realizó en el año 2022.

Este nuevo texto publicado en el Boletín Oficial del Estado adapta la Directiva UE 2019/1023 del Parlamento Europeo y del Consejo a la normativa española. Esta directiva aborda aspectos como los marcos de reestructuración preventiva, la exoneración de deudas y la inhabilitación, además de proponer medidas para aumentar la eficiencia en los procesos de reestructuración, insolvencia y exoneración de deudas.

Portada guía: errores comunes al acogerse a la ley de segunda oportunidad
¿Cómo evitar errores antes de acogerse a la LSO?

En esta guía conocerás los errores comunes a evitar antes de acogerte a la LSO y cancelar tus deudas.

GUÍA GRATUITA

¿Qué ha cambiado en la reforma de la ley concursal?

Como se menciona en el preámbulo de la nueva Ley Concursal 16/2022, el objetivo de esta reforma es solventar las deficiencias del sistema de insolvencia vigente en España, que afectaban tanto a los instrumentos preconcursales como a la duración excesiva de los procesos concursales y la escasa aplicación de la figura de la segunda oportunidad. 

Para esto, la Ley Concursal de 2022 realiza una «reforma significativa» que:

  • Introduce los planes de reestructuración, un mecanismo preconcursal diseñado para anticiparse a la insolvencia o superarla, permitiendo tomar medidas para abordar las dificultades financieras de un profesional o empresa antes de lo que permitían los antiguos instrumentos preconcursales. Con esta iniciativa, se busca reducir el estigma del concurso y aumentar la eficacia, fomentando la reestructuración más temprana del pasivo y contribuyendo a la descongestión de los juzgados.
  • Elimina los instrumentos preconcursales previos, a los cuales el deudor solo podía acogerse en casos de insolvencia inminente.
  • Reestructura el procedimiento concursal para hacerlo más eficiente, con cambios procesales que faciliten la aprobación de convenios cuando la empresa sea viable y permitan una liquidación rápida cuando no lo sea.

Preguntas frecuentes sobre la reforma de la Ley Concursal

¿Cuántas reformas ha tenido la ley concursal?

La Ley Concursal española ha experimentado varias reformas desde su promulgación en 2003. En total, ha habido al menos cuatro reformas significativas de la Ley Concursal:

  • Reforma de 2011: Esta reforma introdujo cambios importantes en el proceso concursal, incluyendo la simplificación de los procedimientos y la promoción de la refinanciación de deudas para evitar la liquidación de empresas viables.
  • Reforma de 2015: Esta reforma abordó aspectos relacionados con la agilización de los procesos concursales, la protección de los trabajadores y la promoción de la viabilidad empresarial.
  • Reforma de 2020: En respuesta a la crisis económica causada por la pandemia de COVID-19, se implementaron medidas temporales para ayudar a las empresas a hacer frente a las dificultades financieras durante la emergencia sanitaria.
  • Reforma de 2022: La última reforma significativa entró en vigor en 2022 con el objetivo de modernizar y mejorar los procesos concursales, introduciendo nuevos instrumentos como los planes de reestructuración y la alerta temprana, entre otros cambios.

Estas reformas reflejan la evolución del marco legal para la insolvencia empresarial en España y los esfuerzos por adaptarse a las necesidades y desafíos económicos en diferentes momentos históricos.

La Ley Concursal en España tiene como objetivo ofrecer un marco legal para la reestructuración y liquidación de empresas y personas físicas que enfrentan dificultades financieras o insolvencia. Aunque la Ley Concursal está diseñada principalmente para empresas y sociedades, algunas de sus disposiciones pueden aplicarse a personas físicas, especialmente a través de la Ley de la Segunda Oportunidad. Cuando se habla de cancelar deudas bajo la Ley Concursal, esto generalmente se refiere a los procedimientos que llevan a la exoneración o cancelación de ciertas deudas. Sin embargo, hay ciertos aspectos a tener en cuenta:

  • Deudas ordinarias: Son las deudas relacionadas con proveedores, clientes, arrendadores, y otros acreedores no garantizados. Estas deudas pueden ser objeto de reestructuración o cancelación a través de acuerdos concursales o convenios.
  • Deudas financieras: Esto incluye préstamos y créditos con entidades financieras o bancarias. Estas deudas pueden ser reestructuradas para hacerlas más manejables o, en algunos casos, canceladas si se logra un acuerdo concursal que así lo disponga.
  • Deudas laborales: Incluyen los salarios y otros beneficios de los trabajadores. La Ley Concursal da prioridad a estas deudas, por lo que generalmente deben ser pagadas antes que otras.
  • Deudas fiscales y con la Seguridad Social: A menudo tienen prioridad sobre otras deudas, y su exoneración está sujeta a restricciones. Sin embargo, en ciertos casos, se pueden reestructurar para facilitar el pago.
  • Deudas con avalistas o garantes: Estas deudas pueden ser tratadas de manera diferente según el proceso concursal y los acuerdos alcanzados.
  • Deudas con otros acreedores: Las deudas con otras entidades, como servicios públicos, se pueden incluir en los acuerdos concursales.

La Ley Concursal establece un procedimiento para reestructurar o liquidar deudas, pero no todas las deudas son cancelables. Algunas deudas, especialmente las relacionadas con obligaciones fiscales o con la Seguridad Social, pueden tener restricciones importantes. Para entender cómo la Ley Concursal puede afectar a diferentes tipos de deudas, es esencial contar con asesoramiento legal especializado. Los expertos en derecho concursal y la Ley de la Segunda Oportunidad pueden proporcionar orientación sobre las mejores estrategias para abordar y posiblemente cancelar deudas en el marco de la Ley Concursal.

Acogerse a la Ley Concursal puede ser un paso clave para quienes buscan salir de una situación financiera difícil. Uno de los efectos más importantes es que el proceso puede permitir la exoneración de deudas, lo que da la oportunidad de empezar de cero sin tener la carga de las obligaciones impagadas. Esto puede ser crucial para aquellos que están agobiados por deudas y desean retomar el control de su vida económica.

Además, la Ley Concursal brinda un marco legal que protege a los deudores de acciones agresivas por parte de los acreedores, como embargos o juicios. 

Sin embargo, es importante obtener asesoramiento profesional para entender todas las implicaciones y asegurarse de que el proceso concursal sea el más adecuado para la situación específica de cada uno.

Con la orientación adecuada, la Ley Concursal puede ser una herramienta útil para superar problemas financieros y poner fin al ciclo de deudas, permitiendo a las personas recuperar la tranquilidad y mirar hacia el futuro con mayor confianza.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Si deseas compartir tu experiencia para enriquecer este artículo o has identificado algún error o inexactitud, no dudes en ponerte en contacto con nosotros en contenidos@solucionamideuda.es.

Comparte esta entrada

Facebook
Twitter
LinkedIn
Email

Más entradas que te pueden interesar

Solicita tu asesoría gratis






Entiendo y acepto el tratamiento de mis datos según lo descrito en la política de privacidad.*

Entiendo y acepto recibir información sobre los servicios de Soluciona Mi Deuda, marca registrada por The Fintech Laboratory, S.L.*