Créditos subordinados: características, tipos y requisitos

Francisco Garrido Pérez
Francisco Garrido Pérez

Si decides acogerte a la Ley de la Segunda Oportunidad, debes saber que tus deudas se clasificarán en los siguientes tipos: créditos privilegiados, créditos ordinarios y créditos subordinados. Se trata de una clasificación importante de conocer puesto que determina el orden de cobro de las deudas en el concurso. 

Para ayudarte a saber más acerca de estos créditos en el marco de la Ley de la Segunda Oportunidad, hemos creado en el blog de Soluciona Mi Deuda una serie de artículos en el que te explicamos sus características, tipos y requisitos. En éste post abordamos los créditos subordinados. ¡Quédate leyendo para enterarte de todo sobre ellos!

FAQ LSO
¿Quieres resolver todas tus dudas con la LSO?

Respondemos todas tus preguntas sobre el procedimiento que te cambiará la vida.

GUÍA GRATUITA

¿Qué es el crédito subordinado?

Un crédito subordinado es aquel que se cobra en último lugar durante el proceso de la Segunda Oportunidad. Esto implica que si el juez del concurso ordena la liquidación de bienes para satisfacer la deuda, primero se pagarán los créditos privilegiados y ordinarios para, luego, saldar la deuda correspondiente a éstos créditos.

Es importante destacar que la subordinación de estos créditos puede deberse a diversas razones, como acuerdos contractuales, garantías insuficientes o inversiones de mayor riesgo. En muchos casos, los créditos subordinados son aquellos otorgados por accionistas, socios o familiares del deudor, quienes, al estar más vinculados emocionalmente con la entidad en problemas, aceptan una posición de menor prioridad en la recuperación de sus fondos.

Características de los créditos subordinados

Los créditos subordinados se caracterizan por tener algunas de las siguientes particularidades:

  • Prioridad de cobro inferior. – En caso de liquidación de activos (bienes y patrimonio del deudor) en un proceso concursal como el de la Ley de la Segunda Oportunidad, los créditos subordinados se sitúan en una posición de menor prioridad en comparación con otros tipos de créditos (los créditos privilegiados y los créditos ordinarios). Esto significa que se pagan después de satisfacer las deudas de las categorías superiores.
  • Riesgo elevado de no ser satisfechos. – Al ocupar un lugar subordinado en el orden de cobro, los créditos subordinados enfrentan un mayor riesgo de no ser totalmente recuperados en situaciones de insolvencia. En caso de falta de fondos suficientes para cubrir todas las deudas, es probable que los acreedores subordinados reciban un porcentaje menor o incluso no obtengan ningún pago.
  • Naturaleza contractual o legal. – La subordinación de los créditos puede ser establecida mediante acuerdos contractuales entre el acreedor y el deudor, como cláusulas de subordinación incluidas en contratos de préstamo. También existen situaciones en las que la ley establece la subordinación automática de ciertos tipos de créditos.
  • Vinculación con el deudor. – En muchos casos, los créditos subordinados provienen de fuentes cercanas al solicitante de la Segunda Oportunidad, como accionistas, socios o familiares.

Consigue la exoneración de tus deudas con la protección de abogados

Badged - Asesoría sin compromiso

Tipos de créditos subordinados

Ahora que conoces las principales características de los créditos subordinados, te ayudará a identificarlos conocer algunos tipos y ejemplos. ¡Te los enumeramos aquí!

  1. Multas y otras sanciones pecuniarias.
  2. Deudas generadas de un préstamo entre familiares o personas cercanas al titular del mismo. 
  3. Deudas derivadas de intereses y recargos. En estos casos se suele distinguir entre la deuda original (capital e intereses remuneratorios) emitida por el banco de la que generan los intereses de demora por el impago a ese mismo banco.
  4. Deudas fuera de plazo o comunicadas de manera incorrecta
  5. Deudas clasificadas por el administrador concursal como subordinadas. 
  6. Deudas que por contrato sean subordinadas con respecto al resto de créditos. 
Guía deudas
¿Cómo puedo cancelar mi deuda sin devolver mi préstamo?

Dscubrir si puedes cancelar tu deuda sin tener que devolver los intereses y cómo hacerlo en sencillos pasos.

GUÍA GRATUITA

Requisitos de los créditos subordinados

En España, la Ley de la Segunda Oportunidad establece requisitos específicos para considerar los créditos como subordinados en el contexto de este marco legal. Antes de poner fin a éste post, te hacemos una lista de los principales:

  • Declaración de concurso de acreedores. – Para que un crédito sea considerado subordinado bajo la Ley de la Segunda Oportunidad, es necesario que el deudor haya sido declarado en concurso de acreedores. Esto implica haber iniciado el proceso de la Segunda Oportunidad, ya sea mediante la solicitud voluntaria del deudor o por la petición de los acreedores.
  • Fecha de corte. – Los créditos que pueden ser considerados como subordinados deben haber surgido con anterioridad a la fecha de declaración de la Ley de la Segunda Oportunidad. Es decir, solo las deudas acumuladas hasta la fecha del concurso serán consideradas créditos subordinados.
  • Subordinación legal. – La Ley de la Segunda Oportunidad establece la subordinación automática de ciertos créditos. Algunos ejemplos de créditos que se consideran subordinados de manera automática son aquellos derivados de la condonación de deudas por parte de terceros, créditos de socios o accionistas, créditos derivados de operaciones vinculadas y créditos derivados de garantías personales prestadas por el deudor.
  • Aprobación judicial: En algunos casos, para que un crédito sea considerado subordinado, es necesaria la aprobación judicial. Esto puede ocurrir cuando existen acuerdos contractuales específicos entre el deudor y el acreedor para establecer la subordinación o cuando se requiere la intervención del juez para determinar la subordinación de ciertos créditos.

Es importante tener en cuenta que los requisitos para los créditos subordinados en la Ley de la Segunda Oportunidad pueden ser complejos y específicos. Por ello, como consejo, antes de acogerte al procedimiento, busca asesoramiento legal especializado como el que ofrecemos en Soluciona Mi Deuda. Analizamos tus deudas y valoramos la idoneidad del procedimiento en tu caso. ¡Te damos la solución que más te conviene para que recuperes la tranquilidad en tu vida y la estabilidad económica en tus cuentas! 

¡Consúltanos gratis y sin compromiso registrándote en nuestro formulario o en el teléfono 910916445!

Preguntas frecuentes sobre los créditos subordinados

Los acreedores subordinados son aquellos cuyos créditos se sitúan en una posición inferior en el orden de cobro en comparación con otros tipos de acreedores. En un proceso concursal, los acreedores subordinados son aquellos cuyas deudas son consideradas como créditos subordinados según la legislación aplicable. Algunos ejemplos comunes de acreedores subordinados son:

  • Accionistas y socios: Los créditos otorgados por accionistas o socios de una empresa que se encuentra en proceso concursal suelen considerarse como acreedores subordinados. Esto puede incluir préstamos realizados por los accionistas o socios para apoyar financieramente el proyecto de una empresa o autónomo.
  • Familiares y amigos del deudor: Los créditos otorgados por familiares y amigos del deudor insolvente también pueden ser considerados como acreedores subordinados. Estos créditos suelen estar relacionados con lazos personales y pueden haber sido otorgados con una menor formalidad.
  • Créditos por préstamos con garantía personal del deudor: Los créditos derivados de préstamos en los que el deudor ofrece su garantía personal (aval, fianza) para respaldar la deuda también pueden clasificarse como acreedores subordinados. Estos créditos se consideran subordinados a otros tipos de créditos que tienen prioridad en el cobro.

Es importante tener en cuenta que los acreedores subordinados y los tipos de créditos que se consideran subordinados pueden variar según la legislación aplicable y el contexto específico del proceso concursal. Es recomendable buscar asesoramiento legal especializado para comprender completamente qué acreedores y créditos se clasificarían como subordinados en una situación particular.

Un crédito contingente en un concurso de acreedores se refiere a una deuda que aún no ha surgido de manera definitiva en el momento del inicio del proceso concursal. En otras palabras, es un crédito cuya existencia y cuantía dependen de un evento futuro o incierto.

En el contexto de un concurso de acreedores, los créditos contingentes generalmente se refieren a situaciones en las que existe una posibilidad de que una deuda surja en el futuro, pero su realización está sujeta a una condición o evento específico. Algunos ejemplos comunes de créditos contingentes son:

  • Demandas y reclamaciones judiciales: Si el deudor enfrenta demandas o reclamaciones legales en el momento del inicio del concurso, los créditos asociados a esas demandas se consideran contingentes hasta que se resuelva el litigio y se determine la existencia y cuantía de la deuda.
  • Garantías o avales no ejecutados: Si el deudor ha proporcionado garantías o avales para respaldar deudas de terceros y estos no se han ejecutado en el momento del concurso, los créditos derivados de esas garantías se consideran contingentes hasta que se produzca la ejecución y se determine la cantidad adeudada.
  • Obligaciones contractuales pendientes: Si el deudor tiene obligaciones contractuales en curso que no han sido satisfechas en el momento del concurso, los créditos relacionados con esas obligaciones se consideran contingentes hasta que se cumplan los términos contractuales y se genere la deuda.

Es importante destacar que los créditos contingentes no se incluyen en la masa activa del concurso ni se consideran a efectos de la clasificación de los créditos en el proceso concursal. Sin embargo, si se cumple la condición o evento que da lugar al crédito contingente, este puede convertirse en un crédito exigible y reclamable en el futuro dentro del proceso concursal.

Es recomendable consultar a un asesor legal especializado en derecho concursal para comprender plenamente el tratamiento y la relevancia de los créditos contingentes en un concurso de acreedores específico.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Si deseas compartir tu experiencia para enriquecer este artículo o has identificado algún error o inexactitud, no dudes en ponerte en contacto con nosotros en contenidos@solucionamideuda.es.

Comparte esta entrada

Facebook
Twitter
LinkedIn
Email

Más entradas que te pueden interesar

Solicita tu asesoría gratis