Ley de la Segunda Oportunidad

Tras realizar el estudio de tu caso, tu asesor podrá identificar si la Ley de la Segunda Oportunidad es lo que más se ajusta a tu situación. Gracias a ella y a través de nuestros abogados podrás resolver tus deudas contraídas con las entidades bancarias, de crédito y con terceros.

Con la Ley de la Segunda Oportunidad se pueden resolver todo tipo de deudas; ya sean hipotecas, préstamos personales, deudas de suministros, etc.

¿Cómo podemos ayudarte?

91 091 64 45
Fuente de Posible cliente
He leído y Acepto la Política de privacidad y los Términos de servicio.

¿Qué es la Ley de la Segunda Oportunidad?

La Ley de la Segunda Oportunidad es un mecanismo legal que permite a particulares y autónomos hacer frente a sus deudas y salir de una situación de sobreendeudamiento complicada. Este procedimiento está regulado por la Ley 25/2015 de mecanismo de segunda oportunidad y reducción de carga financiera. Su aplicación varia dependiendo de la situación de cada persona y pueden observarse tres posibilidades:

Realización de un plan de pagos que se ajuste a la persona y cuyo requisito indispensable es la aceptación del 60% de los acreedores.

Exoneración del pago de todas las deudas.

Cancelación de una porción significativa de las deudas.

¿Quién puede acogerse a la Ley de la Segunda Oportunidad?

La Ley de la Segunda Oportunidad está hecha para todo particular o autónomo que no pueda hacer frente a las deudas que tiene. Este mecanismo legal tiene una serie de requisitos para poder acogerte a él. Hay que demostrar que no se tiene patrimonio suficiente para hacer frente a las deudas, la totalidad de las deudas no puede superar los 5 millones de euros y debe de existir buena fe.

Requisitos para acogerse a la Ley de la Segunda Oportunidad:

  • Demostrar que el patrimonio que se tiene no es suficiente para hacer frente a todas las deudas.
  • La totalidad de la deuda no puede superar los 5 millones de euros.
  • Existencia de buena fe. Cualquier acción del deudor dirigida a la sustracción u ocultación de parte de su patrimonio puede ser considerada alzamiento de bienes.

¿Cuándo se considera que existe buena fe?

  • El deudor, debidamente asesorado por su abogado, debe tratar de llegar a un acuerdo extrajudicial antes del inicio del proceso.
  • El deudor no debe haberse acogido a este mecanismo legal en los últimos 10 años.
  • En caso de ser autónomo, el deudor no debe haber sido condenado culpable por delitos económicos o sociales.
  • No pueden existir condenas por delitos contra: patrimonio, falsedad documental, Hacienda Pública, Seguridad Social o derechos de los trabajadores.
  • Que el deudor, si está desempleado, no haya rechazado una oferta de empleo acorde a sus capacidades en los últimos 4 años.

¿Cómo se realiza?

Si decides acogerte a ésta ley, uno de nuestros abogados expertos te acompañará, asesorará y defenderá en el siguiente proceso, que consta de dos fases:

1. Fase extrajudicial

Se presentará una solicitud ante un notario, el cual designará a un mediador, figura que ayudará a conseguir un acuerdo extrajudicial de pagos, con sus quitas y esperas, de duración no superior a diez años para el cual es necesario que al menos el 60% de los acreedores estén de acuerdo.

Lo normal es que no se llegue a ningún acuerdo durante esta primera fase.

2. Fase de concurso

Si transcurridos dos meses aproximadamente no se ha conseguido alcanzar este acuerdo extrajudicial se acudirá al juzgado mercantil que corresponda para la interposición de un concurso de acreedores voluntario.

Este proceso es siempre tutelado por un juez que, tras los trámites oportunos, entre los que se pueden incluir venta de activos, decidirá finalmente si se te exonera o no del pago de la totalidad o parte de la deuda contraída, pudiendo dictar un plan de pagos realista y viable, de duración máxima de cinco años.

 

El resultado del proceso depende en gran medida del análisis que se hace de tu patrimonio y solvencia. Nuestros abogados tratarán siempre de alcanzar el mejor resultado posible, consiguiendo, en muchos casos, exonerar a nuestros clientes de la totalidad de la deuda. En cualquier caso, gracias a su experiencia, siempre podrán asesorarte de los posibles resultados antes de iniciar el proceso.

Beneficios

El mayor beneficio que se puede conseguir acogiéndose a esta ley es la CANCELACIÓN DE TODAS LAS DEUDAS POR LEY.

Además, se suspenden los procedimientos que se estén tramitando a instancia de los acreedores, sin que corran intereses. Lo que significa también que si el deudor está embargado, estos embargos quedan suspendidos.

Esta ley también incluye a particulares y autónomos que hayan fracasado en su aventura empresarial o cuya situación personal haya cambiado llevándoles a una situación de morosidad.

El deudor que sea autónomo no se ve obligado a cerrar su negocio y puede seguir con su actividad.

La obtención de este beneficio una vez finalizado este mecanismo legal se hace constar exclusivamente en la sección especial del Registro Público Concursal por un plazo de cinco años. Es decir, una vez finalizado este periodo, no queda ningún registro o historial por haberse acogido a la Ley de la Segunda Oportunidad.

Cautelas

El deudor ha de ser completamente honesto y relatar la totalidad de su patrimonio, sus ingresos y deudas, es decir, actuar en todo momento de buena fe.

Cualquier acreedor puede solicitar la revocación de la exoneración si descubre que el deudor no ha obrado de buena fe, es decir, que no cabría el perdón de la deuda, dejando de estar el deudor sometido a ésta ley y volviendo a contraer las deudas que tenía anteriormente.