Procedimiento de apremio: qué es, características y cómo responder a la notificación

Francisco Garrido Pérez
Francisco Garrido Pérez

¡Bienvenidos al fascinante mundo del procedimiento de apremio! Este tema es de gran importancia para cualquier persona que tenga alguna deuda pendiente, ya que el procedimiento de apremio es una de las herramientas más utilizadas por las entidades financieras y administrativas para recuperar el dinero adeudado. Pero, ¿qué es el procedimiento de apremio? ¿Cuáles son sus características? Y lo más importante, ¿cómo se puede responder a una notificación de providencia de apremio? En este artículo, vamos a responder a todas estas preguntas y más, para que puedas estar preparado y tomar las mejores decisiones en caso de encontrarte en una situación de este tipo. Así que, prepárate para adentrarte en el mundo del procedimiento de apremio y descubrir todo lo que necesitas saber para enfrentarlo con éxito.

Guía embargo
¿Cómo puedes frenar el embargo de tus deudas?

En esta guía aprenderás cómo frenar el embargo de tus deudas y proteger tu salario y propiedades.

GUÍA GRATUITA

¿Qué es el procedimiento de apremio?

El procedimiento de apremio es un proceso legal que se utiliza para el cobro de deudas pendientes. En este proceso, la entidad financiera o administrativa que reclama la deuda inicia una serie de actuaciones con el objetivo de embargar los bienes del deudor para asegurar el cobro. Es decir, se trata de un mecanismo coercitivo que se utiliza para obligar al deudor a pagar lo que debe.

En general, el procedimiento de apremio se inicia cuando el deudor no ha cumplido con sus obligaciones de pago y se le ha notificado por parte del acreedor que se iniciará el proceso. A partir de ese momento, se abre un plazo determinado para que el deudor pueda pagar la deuda y evitar que se inicie el proceso de apremio. Si el deudor no paga en este plazo, se inicia el procedimiento de apremio, que puede conllevar el embargo de bienes y cuentas bancarias del deudor hasta cubrir la deuda pendiente.

Es importante destacar que el procedimiento de apremio se rige por una normativa específica que regula los plazos y las actuaciones que deben seguir las partes implicadas. Además, el deudor tiene derechos y puede hacer uso de mecanismos legales para defenderse y proteger sus intereses durante todo el proceso. Por ello, en situaciones de impago es aconsejable contar con el apoyo de asesores financieros y abogados que nos ayuden a saldar nuestras deudas a través de procedimientos como la renegociación o la Ley de Segunda Oportunidad antes de que las entidades decidan iniciar una providencia de apremio. ¡Consúltanos!

Cancela tus deudas cuanto antes y evita que te embarguen

Badged - Asesoría sin compromiso

Características del procedimiento de apremio

Entre las principales características del procedimiento de apremio, podemos destacar las siguientes:

  1. Es un proceso legal. – El procedimiento de apremio está regulado por la ley y se desarrolla dentro del marco legal establecido.
  2. Es un proceso coercitivo. – Se utiliza para obligar al deudor a pagar la deuda pendiente, y en caso de no hacerlo, se procede al embargo de bienes.
  3. Se inicia tras un plazo de impago. – El procedimiento de apremio se inicia después de un plazo determinado en el que el deudor no ha pagado la deuda pendiente.
  4. Puede conllevar el embargo de bienes. – La entidad acreedora puede embargar los bienes del deudor hasta cubrir la deuda pendiente.
  5. Se rige por una normativa específica. – El procedimiento de apremio está regulado por una normativa específica que establece los plazos y las actuaciones que deben seguir las partes implicadas.
  6. El deudor tiene derechos. – El deudor tiene derechos y puede hacer uso de mecanismos legales para defenderse y proteger sus intereses durante todo el proceso.
  7. Puede tener consecuencias económicas y legales. – El procedimiento de apremio puede tener consecuencias económicas y legales importantes para el deudor, por lo que es importante que éste tome medidas para resolver la situación antes de que se inicie el proceso de apremio.

Ten en cuenta que existen alternativas para acabar con las deudas incluso cuando no tienes más dinero. Ni siquiera hace falta que recurras a un préstamo para obtener liquidez o que esperes a que se cumpla la prescripción de deudas con la Seguridad Social, Hacienda o una entidad financiera. Te hablamos de optar por una reunificación de deudas en una sola cuota y la negociación con las entidades para lograr una reducción del total que se debe. O, si se trata de un caso de sobreendeudamiento más extremo, tomar el procedimiento de la Segunda Oportunidad que puede permitir la exoneración parcial o total de las deudas. ¡Contacta con uno de nuestros asesores gratuitamente para que te indiqué cuál es la solución más conveniente para ti y evites el embargo!

Guia dejar de acumular deudas
¿Cómo puedo dejar de acumular deudas y recuperar el control?

Te mostramo cómo dejar de acumular deudas sin que tengas que optar a una refinanciación.

GUÍA GRATUITA

Plazos para pagar una vez notificada la providencia de apremio

Una vez notificada la providencia de apremio, el deudor cuenta con un plazo para pagar la deuda pendiente y evitar que se proceda al embargo de sus bienes. Este plazo dependerá de la naturaleza de la deuda y de la entidad acreedora que haya iniciado el procedimiento de apremio.

En general, el plazo para pagar la deuda suele ser de diez días hábiles a partir de la notificación de la providencia de apremio. Este plazo se establece en la Ley General Tributaria y, no solo se aplica al apremio de Hacienda, sino que es común para la mayoría de los procedimientos de apremio.

Sin embargo, es posible que en algunos casos este plazo sea diferente, por ejemplo, si la deuda proviene de una multa de tráfico o de alguna otra entidad que tenga una normativa específica al respecto. Por tanto, es importante que el deudor consulte la normativa aplicable a su caso para conocer el plazo exacto y actuar en consecuencia.

Es importante tener en cuenta que, si el deudor no paga la deuda en el plazo establecido, se iniciará el proceso de embargo de bienes, por lo que es recomendable actuar con celeridad para evitar este tipo de situaciones. En caso de no poder pagar la deuda en el plazo establecido, el deudor puede acudir a la entidad acreedora para negociar un plan de pagos o buscar asesoramiento legal para buscar soluciones que le permitan cumplir con sus obligaciones de pago.

Entendemos que el embargo de bienes es una consecuencia muy desagradable de las deudas, por ello, insistimos en apoyarse en expertos cuanto antes para evitarlo. Recuerda que en Soluciona Mi Deuda contamos con un equipo especializado que gestiona las deudas de cientos de personas cada día. A través de la Ley de la Segunda Oportunidad o el programa de reunificación de deudas, conseguimos cancelar las deudas para que no sean una preocupación nunca más.

Si tienes deudas  o has recibido una notificación de apremio, no esperes más. Completa nuestro formulario con tus datos o llámanos tú mismo al 910916445.

Preguntas frecuentes

Una deuda de apremio es una deuda pendiente que ha sido reclamada mediante un procedimiento de apremio por parte de la entidad acreedora. En general, se trata de una deuda que ha pasado un plazo determinado sin ser satisfecha por el deudor, lo que ha llevado a la entidad acreedora a iniciar el procedimiento de apremio para recuperar la cantidad adeudada.

 

En el caso de las deudas con Hacienda o la Seguridad Social, las deudas de apremio suelen ser aquellas que han pasado el plazo de pago voluntario establecido y que, por tanto, han sido reclamadas mediante el procedimiento de apremio correspondiente. En otros casos, las deudas de apremio pueden ser deudas con bancos, financieras u otras entidades que han iniciado el procedimiento de apremio para recuperar la cantidad adeudada.

 

Es importante tener en cuenta que, una vez que una deuda se convierte en deuda de apremio, se inicia un proceso legal que puede conllevar el embargo de bienes del deudor para asegurar el cobro de la deuda pendiente. Por tanto, es recomendable actuar con celeridad en caso de recibir una notificación de procedimiento de apremio para evitar llegar a esta situación y buscar soluciones para satisfacer la deuda pendiente.

Las costas del procedimiento de apremio son los gastos y honorarios que se generan durante el desarrollo del procedimiento de apremio por parte de la entidad acreedora. Estos costos pueden incluir, por ejemplo, los honorarios de los abogados o procuradores que intervienen en el procedimiento, los gastos derivados de la notificación de la providencia de apremio o los costos del proceso de embargo de bienes.

Las costas del procedimiento de apremio se añaden al importe de la deuda pendiente y, por tanto, incrementan la cantidad que el deudor debe satisfacer para cancelar la deuda. Es importante tener en cuenta que, en general, el deudor es el responsable de pagar las costas del procedimiento de apremio en caso de que se haya iniciado debido a una deuda contraída por él.

No obstante, en algunos casos, puede ser posible impugnar las costas del procedimiento de apremio si se considera que no se ajustan a la legalidad o si se ha producido algún error durante el proceso. Para ello, es necesario contar con asesoramiento legal y presentar las alegaciones correspondientes ante la entidad acreedora y los tribunales en su caso.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Si deseas compartir tu experiencia para enriquecer este artículo o has identificado algún error o inexactitud, no dudes en ponerte en contacto con nosotros en contenidos@solucionamideuda.es.

Comparte esta entrada

Facebook
Twitter
LinkedIn
Email

Más entradas que te pueden interesar

Solicita tu asesoría gratis