.ct-ultimate-gdpr-cookie-modal-content ul li{ list-style: none !important; }

Todo lo que necesitas saber sobre Ley de Segunda Oportunidad

Fernando, director ejecutivo en Soluciona Mi Deuda

Fernando, director ejecutivo en Soluciona Mi Deuda

La Ley de Segunda Oportunidad es un mecanismo que sirve para ayudar a aquellos que, por motivos económicos, no pueden hacer frente a sus deudas contraídas. Es una ley que se concibe con una intencionalidad ética, otorgando a los afectados la posibilidad de volver a empezar (con un historial saneado). El objetivo en esencia de esta Ley es la condonación de la deuda para una persona insolvente.

Si te encuentras en una situación difícil, en la siguiente guía te contamos TODO lo que necesitas saber para acogerte a este recurso. ¡Comenzamos!

Principales preguntas a responder

Qué es la Ley de Segunda Oportunidad

En nuestro país contamos con un mecanismo para aquellos casos en los que no se pueden asumir las obligaciones: la Ley Concursal o Ley de Segunda Oportunidad.

A pesar de que las personas jurídicas ya contaban con la posibilidad de iniciar un proceso en la anterior ley concursal, desde 2015 las personas físicas disponen de este mecanismo adaptado a su contexto personal, con el que pueden aspirar a una exoneración total de sus deudas.

¿A quién va dirigida la Ley de Segunda Oportunidad?

La Ley de Segunda Oportunidad está dirigida a personas físicas, tanto particulares como autónomos.

¿Dónde se solicita la Ley de Segunda Oportunidad?

En el caso de los particulares, el acuerdo extrajudicial de pagos deberá solicitarse ante notario. Si eres autónomo deberás acudir al Registro Mercantil.

¿Puedo continuar ejerciendo mi actividad laboral o profesional?

No hay ningún impedimento para seguir en activo mientras se desarrolla el procedimiento.

¿De qué hay que desprenderse para aspirar a este recurso?

Para poder beneficiarte de este mecanismo hay que ceder la totalidad del patrimonio a favor de los acreedores. Solamente se pueden mantener bienes de primera necesidad y, en el caso de los autónomos, los que sean imprescindibles para el desarrollo de la actividad profesional. También se podrá conservar el cobro de una nómina o pensión, al igual que el plan de pensiones.

¿Cuánto puede durar la tramitación?

Desde que el mediador estipulado acepta el cargo, el tope para un acuerdo extrajudicial es de dos meses. En caso de que no haya una resolución favorable se abrirá la fase de concurso de acreedores, donde se reconocerá el beneficio de exoneración del pasivo insatisfecho (BEPI).

¿Qué deudas quedan liberadas?

Las deudas ordinarias y subordinadas quedan exoneradas. Sin embargo, las deudas con hacienda o la seguridad social como regla general, no se condonan, aunque la jurisprudencia está caminando cada vez más al reconocimiento del perdón de deuda pública.

¿La Ley de Segunda Oportunidad es revocable?

Es revocable durante un periodo de 5 años. Así, los acreedores podrán supervisar que no se producen abusos o fraudes por parte del deudor. Un ejemplo de esto sería la ocultación deliberada de bienes patrimoniales, con la finalidad de seguir recibiendo las garantías de esta exoneración.

Si tienes más dudas, hemos preparado una super guía que te ayudará a entender este proceso con mayor detalle.

Fases de la segunda oportunidad

Fase extrajudicial

El primer paso es haber procurado un acuerdo extrajudicial de pagos con los acreedores. La ley impone que, con anterioridad a solicitar exoneración de las deudas y, dentro del proceso de la Ley de Segunda Oportunidad, se produzca una negociación activa con los acreedores, a fin de encontrar una solución aceptable para ambas partes, a través de planes de pagos o quitas.

Esto es importante, porque además de proteger el derecho a volver a empezar, esta ley pretende ser una garantía para los acreedores. En definitiva, si se produce un pacto en este primer estadio, se evitará iniciar la fase judicial.

En los casos más graves este punto se revela como un mero trámite que conduce a la siguiente etapa.

En Soluciona Mi Deuda reunificamos y reparamos tu deuda. Contacta con nosotros sin compromiso
Contacta

Fase judicial

Cuando no hay acuerdo con los acreedores, se abre la fase judicial. Llegados a este punto, el juez tratará de dictaminar una sentencia que resuelva la situación, cancelando de manera total o parcial las deudas contraídas.

  • El deudor debe de mostrar de forma transparente que no puede afrontar sus obligaciones, careciendo de patrimonio o poder adquisitivo.
  • En base a esto, ha de demostrar que actúa de buena fe.

El implicado tendrá que liquidar su patrimonio y destinarlo a pagar el mayor porcentaje de la deuda. Una vez se aplique la segunda oportunidad, se empieza de cero en cuanto a deudas y también en lo referido a posesiones.

No obstante, bajo determinadas circunstancias, se podrá conservar elementos como la vivienda, el coche y las herramientas destinadas al desempeño profesional.

Como puedes ver, es un proceso complejo que necesita contar con abogados expertos en la ley de segunda oportunidad, que puedan defender los intereses del afectado con mayor solvencia.

¿Qué es la buena fe?

  1. Que se haya procurado llegar a un acuerdo extrajudicial con los acreedores.
  2. Que no exista una clara intencionalidad en la insolvencia, con la finalidad de acogerse a la segunda oportunidad.
  3. No haberse beneficiado de una exoneración en la última década.
  4. Que no se haya rechazado una oferta de trabajo acorde a su capacidad en los últimos cuatro años.
  5. Que no haya sido condenado por alguno de los siguientes delitos en la última década:
    • Delitos contra el patrimonio
    • Delitos contra el orden socioeconómico
    • Falsedad documental
    • Delitos contra la Hacienda Pública y la Seguridad Social
    • Delitos contra los derechos de los trabajadores
  6. Que el deudor acepte ser inscrito en un Registro Público Concursal durante 5 años.
  7. Haber satisfecho los créditos contra la masa y los créditos privilegiados

Sobre el último punto, se consideran créditos contra la masa aquellos compromisos de pago que se derivan del procedimiento iniciado, como pueden ser los abogados o notarios implicados.

Por otra parte, los créditos privilegiados son los préstamos hipotecarios y las deudas con la Agencia Tributaria y la Seguridad Social. Hay que señalar que, si bien no se exoneran íntegramente estas deudas, desde el año 2019 es posible una quita del 70% sobre las mismas, lo que supone un alivio considerable.

Esperamos que esta guía te haya sido de utilidad a la hora de solicitar la Ley de Segunda Oportunidad. Soluciona Mi Deuda, se encarga de analizar y procesar tu caso, aplicando los mecanismos más efectivos. Además, estarás asesorado por los mejores profesionales del ámbito legal y financiero. Deja de preocuparte por las deudas, nosotros nos ocupamos de ellas.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 4 / 5. Recuento de votos: 1

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Comparte esta entrada

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Más entradas que te pueden interesar