¿Es mejor reestructurar o refinanciar deudas?

Fernando, director ejecutivo en Soluciona Mi Deuda

Fernando, director ejecutivo en Soluciona Mi Deuda

Esta es la pregunta que más se hacen los afectados por una situación económica adversa: ¿es mejor reestructurar o refinanciar deudas? Optar por una vía u otra requiere de una honda reflexión, y su conveniencia dependerá de cada contexto y situación particular.

Sea como fuere, esta reflexión servirá para evitar caer en decisiones equivocadas que puedan afectar a tu viabilidad financiera en el medio y largo plazo. Hay que tener esto en cuenta ya que, en la mayoría de los casos, las problemáticas vienen de una mala gestión. 

Por ello, en este post vamos a desarrollar los puntos esenciales que deberás considerar a la hora de apostar por la opción más recomendable.

¡Comenzamos!

Organiza tus deudas

Hay que establecer un punto de partida que no dé lugar a la improvisación. Organiza toda la información y documentación que dispongas relativa a tus deudas. Los tres puntos fundamentales son los siguientes:

  1. Quién es el titular de la deuda.
  2. Fecha del endeudamiento.
  3. Cantidad total a abonar, incluyendo lo relativo a multas y otros cargos asociados.  

Para obtener la información citada deberás contactar con tu acreedor, a fin de poder hacer una evaluación que sirva como punto de partida.

Cada tipo de deuda tiene unas características concretas, y has de clasificarlas en base a las mismas. Esto es importante, ya que conocer a lo que te enfrentas te ayudará a encontrar soluciones efectivas:

  • Deuda garantizada. Es aquella que está respaldada por alguna propiedad del prestatario. En caso de impago, esta será embargada para asumir la cantidad que se debe. La deuda garantizada más frecuente es la hipoteca.
  • Deuda no garantizada. No está sujeta a ningún activo, por lo que no posee ningún avalista. Esto quiere decir que, en caso de impago, el acreedor no podrá embargar nada. Algunos ejemplos evidentes son las tarjetas de crédito o las deudas médicas.
  • Deuda no negociable. Algunas deudas no admiten negociación o es muy difícil lograrla. La más frecuente es la pensión alimenticia, que es un deber invariable hasta que se cumple un número mínimo de años.

Lo ideal sería liquidar las deudas de golpe, pero esto es algo que rara vez se da. Por lo tanto, una vez identificadas las obligaciones y los acreedores, es de vital importancia ver a que le darás prioridad. Unos desembolsos serán más urgentes que otros, por lo que has de tener muy claro por donde vas a empezar. Es bastante común que se priorice siguiendo el siguiente esquema:

  • En primer lugar, deben ir las deudas que no son negociables, como los gastos de manutención.
  • Las deudas garantizadas van en segunda instancia. Esto garantiza no perder el patrimonio y seguir abonando el resto de pagos pendientes.
  • Deudas no garantizadas. Aquí es donde cobra mayor importancia el poder de negociación.

Refinanciación

La refinanciación tiene el objetivo de cambiar un préstamo vigente por otro distinto. Este proceso trata de mejorar los tipos de interés y establecer un contexto que posibilite el cumplimiento de las obligaciones pactadas. No se trata de una solución única para particulares, ya que las empresas con un flujo de caja estable también pueden refinanciar sus deudas.

Una refinanciación comienza proporcionando a un prestamista toda la información y documentación posible, para que pueda analizar la situación económica en profundidad. A partir de estos datos, se llegará a conclusiones sobre la capacidad del afectado para responder a sus obligaciones financieras. También se evaluarán una serie de garantías, como los bienes inmuebles, los automóviles en propiedad, etc.

Si quieres saber más sobre refinanciación, haz clic aquí.

Ventajas de la refinanciación de la deuda

  • Refinanciar las deudas permite extender en el tiempo el plazo de devolución.
  • Las cuotas serán más económicas al ampliarse los tiempos.
  • El plan de amortización estará adaptado a las necesidades de los particulares o empresas.
  • Permite el cumplimiento de las obligaciones y evita entrar en listas negras.
  • Posibilita no desatender otras obligaciones previamente contratadas.
  • No influye en el historial crediticio personal, por lo que en el futuro se podrán solicitar nuevos préstamos.
En Soluciona Mi Deuda reunificamos y reparamos tu deuda. Contacta con nosotros sin compromiso
Contacta

Reestructuración

La reestructuración supone cambiar las condiciones de un préstamo vigente por otras. Es un recurso al que se suele acudir cuando, después de intentar otras alternativas, la situación financiera personal impide cumplir con las obligaciones. En base a esto, se acuerdan nuevas fechas de amortización y escenarios viables. La meta pasa por resolver la situación de manera favorable para ambas partes (tanto para la entidad financiera como para el particular). Esto evita ejecuciones y situaciones de desahucio.

¿Cómo funciona la reestructuración de una deuda?

Para llevar a cabo la reestructuración, habrá que entablar diálogo con la entidad correspondiente, a fin de solicitar que se inicie este procedimiento. Siempre es mejor contactar directamente e iniciar la negociación de manera clara.

Se fijará la extensión del plazo de devolución. Las mensualidades serán menores, pero los intereses a abonar crecerán exponencialmente. 

Nunca olvides que estos procesos son y serán la última opción después de poner sobre la mesa otra serie de alternativas. Lo mejor es tratar de pagar desde el principio, pero si la situación se vuelve realmente inviable, entonces hay que apostar por esta vía.

Si ya te has decidido por aplicar la reestructuración, ten en cuenta los siguientes consejos: 

  • Busca planes y programas que no tengan un impacto sobre tu historial crediticio.
  • Es recomendable reestructurar deudas pequeñas que no tengan más de 3 meses de retraso.
  • Al hacer la negociación con el banco es vital firmar un contrato que esté validado por ambas partes.
  • Elige una opción realista respecto a tu capacidad de pago. No ser consecuente en este terreno puede traer serias consecuencias.

Esperamos que esta información sea de verdadera utilidad. Te recomendamos el programa de Soluciona mi Deuda, que garantiza la transparencia y el respaldo que estos procesos requieren. Nos adaptamos al contexto de cada uno, porque no todas las experiencias son iguales.

Además, estarás siempre asesorado por los mejores profesionales del ámbito legal y financiero. Estamos a tu disposición para cualquier incidencia que pueda producirse en el momento presente o en el futuro. Trabajamos para particulares y autónomos que no puedan hacer frente a sus deudas.

 

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

¿Cómo podemos ayudarte?

91 091 64 45
Fuente de Posible cliente
He leído y Acepto la Política de privacidad y los Términos de servicio.

Comparte esta entrada

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Más entradas que te pueden interesar

¿Cómo podemos ayudarte?

91 091 64 45
Fuente de Posible cliente
He leído y Acepto la Política de privacidad y los Términos de servicio.