Una de las peores cosas que pueden sucederte como usuario es generar deuda habiendo sido incluido en una lista Asnef con anterioridad. Una realidad compleja que dificulta enormemente cumplir con las obligaciones de pago y obtener, al fin, un historial limpio. Este expediente impecable te permitirá acceder a nuevos préstamos y afrontar, con garantías, los proyectos y objetivos de cara al futuro (como una hipoteca o la compra de un coche nuevo).

No obstante, aunque es un cometido complejo, no es imposible y requiere de un protocolo para lograr el éxito. En este artículo te vamos a explicar en profundidad como pagar deuda estando en Asnef, para que no te quede ninguna duda al respecto.

¡Comenzamos!

Qué es ASNEF

Asnef son las siglas pertenecientes a la Asociación Nacional de Establecimientos Financieros de Crédito, entidad que se encarga de recoger, gestionar y administrar una potente base de datos en la que figuran personas físicas o jurídicas que han incurrido en alguna clase de morosidad.

Este “fichero Asnef” es la lista de morosos más conocida y su gestión depende directamente de Equifax, corporación que se encarga de la información relativa a la solvencia de consumidores y usuarios. Acabar en este fichero es el desencadenante del problema que estamos tratando en este post

Los registros en Asnef

La ejecución de estos registros no se deja en manos de cualquiera, recayendo la exclusividad de esta tarea en los miembros de pleno derecho que integran la organización. Aquí se agrupan las siguientes figuras jurídicas:

  • Bancos.
  • Cajas de ahorro.
  • Empresas de telecomunicaciones.
  • Empresas proveedoras de electricidad o gas.
  • Entidades financieras de consumo.
  • Aseguradoras.

Es conveniente que conozcas si tus acreedores pertenecen (o no) a Asnef. Para confirmar o desmentir tus sospechas puedes consultar el listado completo en su web oficial. Dar este paso es primordial para entender a lo que te puedes enfrentar si se da una situación de impago con uno de sus integrantes, lo cual es bastante probable en estos tiempos de incertidumbre económica.

¿Dónde solicitar la reunificación?

Si has comprobado que te encuentras en Asnef, no te queda otra opción que recurrir a una entidad financiera de crédito.

Estas sociedades se encargarán de hacer un estudio detallado y una correcta valoración de las deudas, así como una evaluación del estado financiero real del afectado. Se procederá entonces a un cálculo para evaluar la capacidad de endeudamiento y determinar si se puede ejecutar la reunificación. Has de tener en cuenta que, de obtener una resolución favorable, los condicionantes e intereses serán mucho más severos que en condiciones normales.

¿Cómo proceder?

Ya hemos dejado claro que las posibilidades de conseguir un fallo positivo son muy reducidas. En esencia, estos son los únicos puntos viables:

  • Tener unos ingresos estables.
  • Que la deuda contraída no proceda del impago de un préstamo, una tarjeta de crédito o cualquier contratación vinculada a un banco.

Buena parte de los bancos solicitan un aval, ya sea un vehículo o un bien inmueble. Si no se dispone de patrimonio, hay que demostrar los ingresos regulares mencionados y disponer de ahorros palpables. De esta manera se podrá acreditar cierta capacidad económica.

Reunificación de deudas con ASNEF sin hipoteca

Cuando no se dispone de hipoteca se tienen más posibilidades a favor. Esto se debe a que, si incluimos el importe de la misma sumado al montante de la reunificación, el total se vuelve prácticamente inasumible. Una cantidad elevadísima que dificulta enormemente el hecho de que la entidad financiera pueda proporcionar un ok con garantías.

No tener hipoteca se interpreta como menor riesgo de impago en el corto plazo. Por ello, casi todos los casos de este pelaje acaban en éxito. Por supuesto, sobra decir que con hipoteca también pueden lograrse frutos, aunque es prácticamente improbable teniendo en cuenta la casuística en la que nos encontramos.

Reunificación de deudas con ASNEF sin propiedad

Disponer de patrimonio es clave. Incluir propiedades inmuebles, una segunda vivienda o una plaza de garaje es algo reamente efectivo en este tipo de procesos. También pueden emplearse fincas rusticas y cualquier elemento susceptible de potenciar la calificación que se recibirá por parte del banco. No obstante, resulta evidente que no todo el mundo dispone de bienes patrimoniales.

Así pues, en aquellos casos en los que no se dispone de propiedades, se produce una situación de complejidad y resoluciones normalmente negativas. Aquí, es cuestión de buscar las garantías que acrediten que el deudor dispone de activos suficientes para encarar sus responsabilidades. Los ahorros se convierten en la mejor arma para negociar con efectividad. De nuevo, tenemos un escenario que plantea retos importantes.

Reunificación de deudas con ASNEF y nómina

Disponer de una nómina es la mejor de las noticias cuando se está inscrito en ASNEF. No solo por lo evidente, la entrada de ingresos mes a mes, sino por la proyección que se hace de cara a la entidad financiera: capacidad de pago y asunción de las responsabilidades. En definitiva, tener esta valorable nómina es prácticamente sinónimo de obtener la ansiada reunificación. Nada se garantiza, pero aquí se multiplican exponencialmente las probabilidades.

Estos préstamos deben pedirse cuando se han explorado opciones previas y la situación económica se encuentra en un punto límite. Es recomendable en aquellos casos que sean verdaderamente necesarios, y no puede usarse como parche para comportamientos irresponsables o situaciones de paro. Nunca hay que acudir a esta opción como formula inmediata o para conseguir “dinero rápido”.

Esperamos que esta información te haya sido de utilidad para tomar la mejor decisión. Te recomendamos que optes por el programa de Soluciona MI Deuda, que aporta la transparencia que necesitas respecto a las posibilidades y riesgos que conllevan estos procesos. Nos adaptamos al contexto de cada uno, porque no todas las experiencias son iguales. Además, estarás siempre asesorado por los mejores profesionales del ámbito legal y financiero. Estamos a tu disposición para cualquier incidencia que pueda producirse en el momento presente o en el futuro.

Trabajamos para particulares y autónomos que no puedan hacer frente a sus deudas.

× ¿Cómo puedo ayudarte?