La Ley de Segunda Oportunidad es la opción más desconocida en situaciones que insolvencia que afectan a un notable porcentaje de la población. Apenas 9.000 personas se han visto beneficiadas desde su entrada en vigor, y esto se debe a la falta de información y concienciación sobre la misma.

Debes ser consciente de que existe una salida para comenzar con una una carta de presentación limpia, que te permita volver a desarrollar proyectos y una vida integra.

No te resignes a perderlo todo. Existe una alternativa viable que tiene en cuenta una serie de condicionantes y aspectos muy concretos. En este post vamos a desarrollar opiniones y normativas de una solución que puede ser crucial.  

A partir de aquí, ¡empecemos!

Opiniones sobre la Ley de Segunda Oportunidad

Los solicitantes acuden a esta ley para lograr un cambio radical, de manera que su historial financiero no los impida en el futuro disponer de una tarjeta bancaria o pedir una hipoteca. También buscan desprenderse de su presencia en bases de datos de morosidad.

A lo largo de sus 5 años de vida, la Segunda Oportunidad ha demostrado su eficacia, y cada día más interesados se acogen a esta opción para solucionar sus impagos. La lógica que respalda esta legislación se basa en no dar por perdido a nadie. 

La causa principal de insolvencia es el sobreendeudamiento por préstamos personales, focalizados especialmente en el uso excesivo de crédito, que a la larga genera intereses imposibles de encarar. 

Nos encontramos ante una vía que ha ayudado a muchas familias a través de la quita de deuda, aunque es una realidad que no tiene mucho conocimiento a nivel general. 

Aspectos a considerar en La Segunda Oportunidad

La Ley de Segunda Oportunidad es un balón de oxígeno destinado a aquellas personas físicas o jurídicas que, cumpliendo con las condiciones pertinentes, necesitan librarse de sus responsabilidades de deuda. 

Esta ley -la 25/2015-, fue aprobada para abordar una problemática muy común en nuestro país. Anterior a esta fecha, cuando una empresa o particular no podía cumplir con sus compromisos de deuda, se veía obligada a entrar en un procedimiento concursal. Por lo tanto, los implicados no tenían otra opción que asumir todo el montante con sus bienes presentes y futuros, hecho que los condenaba a permanecer en un cuadro total de insolvencia. 

La segunda oportunidad se revela como una reforma que establece mecanismos eficaces ante un panorama poco favorable. No obstante, hay que poner el foco en tres puntos fundamentales: 

  1. La deuda no puede superar los 5 millones de euros.
  2. Lo primero que tiene que hacer un particular o empresa es tratar de llegar a un acuerdo extrajudicial con sus acreedores. Se establece un periodo máximo de 3 meses en el que se tiene que lograr una resolución en firme. Si esto fracasa se avanza hacia una segunda fase: la vía judicial. 
  3. Ante el juez se deberá acreditar que ese intento extrajudicial no ha dado sus frutos.

¿Cuáles son las dos condiciones para lograr un acuerdo extrajudicial?

  1. Un calendario de pagos que no sea superior a 10 años. En este documento se fija un compromiso para las deudas contraídas, constante en el tiempo y de carácter obligatorio.  
  2. Intentar compensar las obligaciones contraídas con bienes afectos a la actividad del individuo, pero no imprescindibles para el desempeño de su actividad profesional

Fracasando bajo estos preceptos se accede la llamada vía judicial.

¿Qué condicionantes impondrá el juez para resolver favorablemente?

  1. Qué el deudor no disponga de más bienes compensatorios.
  2. Qué el deudor actúe de buena fe. Es decir, sin la intención de aprovecharse de la situación.
  3. Qué el deudor no tenga asuntos pendientes con la seguridad social o la agencia tributaria.
  4. Qué el deudor no haya rechazado en 4 años una oferta de empleo que le hubiese permitido abonar las cuotas. 

Con esto sobre la mesa se exonerarán las deudas contraídas y, de esta manera, se posibilita empezar de cero.

¿Qué bienes se pueden conservar? 

Se podrá mantener la propiedad de bienes legalmente inembargables o desprovistos de valor de mercado o cuyo coste de realización sea manifiestamente desproporcionado respecto a su previsible valor venal. 

 

  • El salario

 

No supone ningún inconveniente que el implicado continúe trabajando. El salario mínimo interprofesional no se puede embargar, pudiéndose disponer de el libremente. 

 

  • Los planes de pensiones

 

Este tipo de productos quedan liberados, y no es necesaria su liquidación en el proceso de cancelación de deudas. 

 

  • La vivienda habitual 

 

No hay que liquidar la vivienda siempre y cuando exista una hipoteca que supere el valor de la vivienda. Es decir, se podrá preservar porque con su venta no se consigue completar la deuda hipotecaria y tampoco se genera un excedente para destinar a los acreedores. Si no se cumple con este condicionante el deudor podrá solicitar un alquiler social

¿Puede revocarse la resolución en el futuro?

Supongamos que el afectado ha sido exonerado y procede a una vida no demasiado ejemplar, incurriendo en un tratamiento irresponsable de su economía. Aun con el fallo a su favor, el acreedor puede hacer un ajuste de cuentas pidiendo la revocación en firme: 

  1. Si se ha vulnerado la buena fe antes o después de la resolución.
  2. Si el acreedor puede demostrar que el deudor hubiera o hubiese cobrado dinero negro proveniente de la economía sumergida.

Inicialmente esta demostración tenía un plazo limitado, pero en la actualidad el acreedor puede ejecutarla en cualquier momento, obligando al deudor a regir su vida bajo unas condiciones de ética y ejemplo intachables. 

¿Qué tipo de deudas no se extinguen bajo ningún concepto?

  1. Aquellas contraídas con la seguridad social o la agencia tributaria.
  2. Tampoco se extinguen las deudas en concepto de manutención alimentaria por separación o patria potestad

En Soluciona MI Deuda aportamos la transparencia que necesitas respecto a las posibilidades y riesgos que conllevan estos procesos. Nos adaptamos al contexto de cada uno, porque no todas las experiencias son iguales. Además, estarás siempre asesorado por los mejores profesionales del ámbito legal y financiero.

Trabajamos para particulares y autónomos que no puedan hacer frente a sus deudas, solucionando sus problemas. 

× ¿Cómo puedo ayudarte?