¿Sabes donde y cómo reunificar deudas?

Carlos, marketing manager en Soluciona Mi Deuda

Carlos, marketing manager en Soluciona Mi Deuda

Guía para saber dónde y cómo reunificar deudas

La reunificación de deudas se ha convertido recientemente en uno de los recursos más solicitados por los clientes de las entidades bancarias a la hora de afrontar los impagos que se van acumulando poco a poco y que pueden llegar a resultar un verdadero quebradero de cabeza para cualquiera.

Si en tu caso particular también te estás planteando reunificar tus deudas para hacer frente a las cuotas de las mismas, te encuentras en el lugar adecuado. Porque en Soluciona Mi Deuda hemos creado este post para contarte toda la información importante que has de tener en cuenta antes y durante todo el proceso de reunificación. Y, sobre todo, te vamos a ayudar a considerar si una reunificación de deudas se trata, en efecto, de la solución adecuada para tu sobreendeudamiento.

Diferencias entre reunificación y refinanciación

Pero antes de abordar el paso a paso de una reunificación de deudas con impagos queremos explicarte en qué se diferencian la refinanciación de la reunificación, ya que ambas son alternativas parecidas aunque con ciertas diferencias que suelen confundir fácilmente a los clientes.

En esencia, ambas se asemejan porque son recursos que se suelen utilizar cuando somos incapaces de hacer frente al pago de las cuotas de los préstamos que hemos solicitado a nuestro banco. Ahora bien, cómo se realiza el cobro de deudas en cada una de ellas se diferencia notablemente, como demuestran las definiciones de cada uno de estos términos. 

¿En qué consiste una reunificación? Como el propio nombre indica, se basa en unificar todos los préstamos personales que tienes en uno solo. De esta forma, la serie de deudas que has ido acumulando a lo largo del tiempo se paga en una única cuota mensual. Aunque esto pueda parecer una ventaja, la reunificación esconde ciertas condiciones que, a la larga, van a jugar en contra de aquel que la solicita. Porque lo único que consigues al reducir la cantidad de dinero que pagas mes a mes es aumentar el tiempo que tardarás en devolver todos los préstamos solicitados, y los intereses que vas a pagar por cada uno de ellos. 

Además, como te explicaremos más adelante, dependiendo de tu situación la reunificación conlleva una serie de requisitos y de pasos a seguir que pueden encarecer el proceso o poner aún más en riesgo nuestra situación financiera. 

¿Qué implica, por otro lado, refinanciar una deuda? La refinanciación de deuda consiste en solicitar un nuevo préstamo que te permita pagar todos los impagos que has ido acumulando de una sola vez. Podríamos decir que si te decantas por esta opción, lo que estás haciendo es pagar deuda con más deuda, de forma que al final la cantidad de dinero que debes no habrá disminuido, sino que por el contrario aumentará, y de una manera considerable. 

Para aplicar a la refinanciación, las entidades bancarias suelen solicitar además que el cliente cuente con un avalista –una persona de tu confianza que responda por ti en caso de impago– o una garantía sobre un inmueble –es decir, que ofrezcas tu vivienda como prueba de que vas a pagar, y en caso contrario el banco pasará a ser su propietario–. 

El perfil del cliente que puede optar a una reunificación o a una refinanciación es muy concreto, y en muy pocos casos se perfila para ellas. Sin embargo, existen algunas alternativas que pueden resultar más útiles para acabar con el sobreendeudamiento, tanto a corto como a largo plazo. En este sentido, puede que hayas escuchado hablar de la Ley de la Segunda Oportunidad o de la renegociación

Esta última es una opción que suele funcionar en la mayoría de los casos, especialmente porque su aplicación se adapta a la situación financiera de la persona que la solicita. La renegociación consiste básicamente en reunificar tus cuotas en una sola mientras se negocia la deuda con el banco y se reclaman los importes a pagar. Y frente a la reunificación y la refinanciación, tiene varias ventajas: no se incrementan los intereses ni las cuotas del préstamo –al negociarse las deudas– y no existe ningún riesgo de perder tu casa o de poner a un familiar en una situación tan difícil como la tuya. 

Además de todo ello, en Soluciona Mi Deuda garantizamos una cobertura legal completa durante todo el proceso de renegociación. Si quieres saber cómo hemos ayudado a otros clientes y cómo podemos aplicar nuestro programa de renegociación en tu caso, puedes rellenar nuestro formulario y nos pondremos en contacto contigo de manera gratuita.  

Portada-Lead-Magnet-REUNIFICA-TODAS-TUS-DEUDAS

¿Cuál es la mejor reunificación para mis deudas?

Con esta guía podrás decidir la reunificación de deudas que mejor se adapte a tu situación, y agrupar todas tus cuotas en una sola de menor cantidad.

GUÍA GRATUITA

¿Dónde se lleva a cabo la reunificación?

Si todavía consideras que la reunificación es la solución adecuada para tu sobreendeudamiento, en este apartado te vamos a contar dónde puedes llevar a cabo el proceso y cómo se realiza. Pero lo primero que has de tener en cuenta es que estos factores van a depender en gran medida de cual sea tu situación en particular, como te hemos ido comentando hasta ahora. Por ello, te vamos a explicar los diferentes supuestos que –en general– podrían darse, y cómo se haría la reunificación en cada uno de ellos. 

La reunificación se efectúa con una entidad bancaria, normalmente con aquella con la que has contraído la mayoría de tus deudas. En nuestro primer supuesto, puede que tengas una hipoteca y varios impagos contraídos con el banco. Y si es así, la reducción de cuotas que conseguirás será mayor que si  no cuentas con un inmueble hipotecado con el que unificar tus pagos. 

En un segundo supuesto, en el que no hay hipoteca de por medio, el banco considerará que prestarte el dinero conlleva más riesgos para ellos, por lo que es más difícil que te concedan la reunificación y esta será más cara. Además, para asegurarse se que no existe riesgo de impago, van a solicitarte que presentes un aval o, como te mencionábamos en el apartado anterior, una garantía inmueble, como puede ser tu casa o cualquier otra de tus propiedades.

Te habrás preguntado también si es posible proceder a una reunificación de deudas con ASNEF. Pongamos que este es nuestro tercer supuesto, en el que estás incluido en una lista de morosidad, o incluso que no cuentas con ningún aval o inmueble que puedas usar como seguro de pago. En este caso, con bastante probabilidad el banco te denegaría la reunificación, porque considerarían que corren un riesgo demasiado alto al reducirte las cuotas que pagas mes a mes.

Y, por último, puede ocurrir que tengas varias deudas, cada una de ellas con una entidad financiera diferente. En este caso, has de contratar los servicios de un mediador, o lo que es lo mismo, una empresa que se encargue de juntar y tramitar cada una de las diferentes deudas que tienes pendientes. Recurrir a este tipo de servicios puede encarecer el proceso de reunificación, más allá de los costes normales asociados al mismo. 

¿Cómo se lleva a cabo la reunificación?

Una vez que tengas claro cual es tu situación y si la reunificación te beneficia, deberás seguir varios pasos:

  • Consultar tus deudas: para llevar a cabo un cálculo general de a cuánto asciende la cantidad de dinero que todavía tienes que abonar al banco y las cuotas que estás pagando en la actualidad. Revisar los reconocimientos de deuda te permitirá iniciar una comparativa entre los diferentes bancos y mediadores y los servicios que estos ofertan en lo que a servicios de reunificación se refiere.
  • Negociar las deudas: con las entidades bancarias en las que te hayas en impago para conseguir una reducción de las cuotas a pagar cada mes. Para ello te recomendamos que recurras a los servicios de una empresa externa, y si necesitas más información no dudes en ponerte en contacto con nosotros para que nuestros expertos puedan explicarte cómo es posible hacerlo. 
  • Cancelar los préstamos preexistentes: de forma que todos quedarán unidos en uno sólo, el que ahora comenzarás a pagar de nuevo.
  • Iniciar el proceso de reunificación con el programa y la entidad que hayas seleccionado, teniendo en cuenta que cumples todos los requisitos estipulados por esta y cuentes con un aval o una garantía suficientes. Además has de solicitar y presentar toda la documentación que el banco y el notario te requieran, dependiendo de las condiciones. 

 

¿Cuándo prescribe una deuda?

Llegamos al final del post para resolver una última duda que siempre suele interesar a los clientes y que se relaciona con la reunificación: cuándo prescribe una deuda. Pues bien, de nuevo, depende del tipo de deuda y de la situación en que se dé (no es lo mismo una deuda con hacienda que una multa de tráfico). Aún así podríamos decir que una deuda prescribe en dos situaciones muy concretas: 

  • Que el deudor no acepte ni reconozca de manera explícita la existencia de la deuda.
  • Que el prestamista no haya solicitado el pago de la deuda

Como verás, ambos supuestos son bastante improbables, porque la persona o la entidad con la que has adquirido la deuda no se va a olvidar tan fácilmente de que esta existe. Por ello, si te hayas en una situación de sobreendeudamiento puedes plantarte algunas de las soluciones que te hemos ido mencionando a lo largo del artículo:

  • Ley de la Segunda Oportunidad: permite hacer una liquidación del patrimonio de la persona para que la deuda pueda desaparecer de forma total o parcial, dependiendo del caso.
  • Renegociación: las personas que están en impago pagan una sola cuota por todas sus deudas, generalmente mucho menor que la suma de las mensualidades que se pagaban antes.

La reunificación o la refinanciación no son soluciones reales al sobreendeudamiento y en muy pocos casos sirven para acabar con las deudas en las que estás inmerso. Si quieres saber más acerca de cómo en Soluciona Mi Deuda aplicamos la Ley de la Segunda Oportunidad o la renegociación no dudes en llamarnos de manera gratuita o en rellenar nuestro formulario para que sea uno de nuestros agentes el que se ponga en contacto contigo.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Comparte esta entrada

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Más entradas que te pueden interesar