Seguramente has oído hablar de los microcréditos, pero no sabes ni para qué sirven ni como puedes solicitarlos. Es una modalidad de préstamo concebida para ayudar a aquellos cuyo punto de partida no es el más favorecedor, y a grandes rasgos se desconocen sus particularidades. Para ayudarte a tener una visión de conjunto, en el siguiente post vamos a explicar sus características diferenciales y todo lo que tienes que saber para hacer una contratación.

¡Comenzamos! 

Definición de microcrédito

La definición técnica es la siguiente: microcrédito es un tipo de préstamo de pequeña cuantía y corta duración que se concede habitualmente a personas con un bajo nivel de recursos, sin la garantía de un aval y, por tanto, excluidas de la banca tradicional.

En España, estos préstamos son concedidos principalmente por:

  • El Instituto de Crédito Oficial (ICO) o líneas de crédito del Banco Europeo de Inversiones (BEI). Estos organismos públicos suelen ser especialmente estrictos respecto a las condiciones y exigencias asociadas.
  • Bancos y cajas de ahorro: el BBK, Caja Granada y Caixa Catalunya. En la actualidad, los microcréditos destinados a colectivos sociales se han reducido y los bancos y cajas prefieren apostar por el desarrollo de pequeñas empresas.
  • Entidades privadas: Ofrecen plazos y cuotas más flexibles que el resto de entidades, y se centran tanto en empresas como en particulares.

¿Cuál es el origen de los microcréditos?

Su origen lo encontramos en Bangladesh, durante la década de los 70 y 80. En este marco, el doctor en economía Muhammad Yunus desarrolló un sistema destinado a mejorar la calidad de vida de los habitantes del país. La idea fue revolucionaria, y se basaba en la concesión de micro préstamos con bajas tasas de interés a particulares, a fin de desarrollar la creación de nuevas empresas y potenciar el progreso de la nación.

A lo largo de los años esta modalidad ha ido permeando en los países occidentales, desarrollando sus propias lógicas internas. 

¿Para qué se usan los microcréditos?

Para lanzar un proyecto empresarial 

Hablamos de préstamos de unos 10.000 euros, orientados a emprendedores que no pueden acceder a líneas de financiación convencionales.

Para afrontar imprevistos

En el día a día suelen surgir imprevistos como la reparación de una pieza del coche o la renovación de un electrodoméstico, eventos que precisan de un importe inasumible para muchas familias.

En Soluciona Mi Deuda reunificamos y reparamos tu deuda. Contacta con nosotros sin compromiso
Contacta

 

Características diferenciales de los microcréditos

Los microcréditos, a diferencia de los préstamos convencionales, tienen unas características que los hacen inconfundibles:

  • Suelen gestionarse online, lo que permite disponer de ellos de forma rápida y prácticamente inmediata.
  • En cuanto a las cuantías, hablamos de cifras que oscilan entre los 500 y los 25.000 euros en el mejor de los casos.
  • Normalmente no precisan de un avalista que garantice el proceso.
  • El plazo de devolución suele ser corto, oscilando entre los 30 y los 45 días.
  • Los plazos de carencia suelen aportar mayor flexibilidad.
  • No se aplican comisiones de apertura, mantenimiento o cancelación.

En comparación directa con los créditos convencionales, encontramos que:

  • El crédito convencional está orientado a empresas e individuos con un nivel de ingresos medio o alto. El microcrédito es una solución para las capas humildes, que no disponen de suficientes recursos económicos.
  • El crédito convencional está pensado para el largo plazo y maneja las tasas de interés del mercado. El microcrédito maneja montos pequeños y se enmarca en el cortoplacismo.
  • El crédito convencional suele emplear flujos de pago mensuales, mientras que el microcrédito utiliza ciclos semanales y quincenales.

Tipos de microcréditos 

Podemos hablar de dos tipos de microcréditos en función del receptor:

  • Individual: cuando se otorga el préstamo a una única persona, siendo esta la titular y última responsable de la devolución del mismo (incluyendo intereses). Suele pedirse garantías en forma de sueldos o propiedades, aunque es un requerimiento que no se produce en todos los casos.
  • Grupo Solidario: Son créditos solicitados por colectivos de 3 a 8 personas, que asumen las responsabilidades derivadas de forma compartida. Si uno de los miembros no puede abonar su parte, será el resto quien tenga que encargarse de la misma. En este contexto los pagos se ejecutan semanal o quincenalmente, en plazos que van de los 3 a los 12 meses.

¿Qué se necesita para contratar un microcrédito?

Al igual que ocurre en cualquier proceso, los microcréditos necesitan de una determinada documentación y requisitos para poder emitirse.

Desglosando las exigencias encontramos:

  • Documento Nacional de Identidad, Clave Única del Registro de Población y otros documentos identificativos.
  • Documento acreditativo del domicilio habitual: contrato de alquiler, recibo de servicios y otros.
  • Historial crediticio actualizado y no tener presencia en Asnef,
  • Presentación del curriculum vitae, a fin de evaluar la trayectoria profesional. 
  • Opiniones positivas personales y profesionales.
  • Informe sobre la viabilidad del proyecto que se quiere impulsar con el microcrédito (en el caso de que sea esa su finalidad).
  • Documentación que justifique la inversión del crédito. Principalmente se emplean presupuestos actualizados.
  • Cuenta de ahorro con un saldo mínimo que sirva como garantía de viabilidad.

Ventajas de los microcréditos

  • Son una alternativa para las personas con menos recursos, mejorando su nivel de ingresos y proporcionándoles una oportunidad para desarrollar proyectos de valor.
  • Cubren de manera inmediata la necesidad de financiación de pymes y startups, a través de un procedimiento fácil, rápido y eficiente.

Desventajas de los microcréditos

  • La mayoría de ellos implican unas condiciones relativas a intereses que son considerados usura, resultando en un importe a devolver mucho mayor que el capital concedido.
  • Por otra parte, los contratos de estos préstamos pueden incurrir en cláusulas abusivas, con las que el consumidor tendrá más dificultad a la hora regularizar su situación y para entender el contrato en sí.

Otros aspectos a tener en cuenta

¿Es beneficioso acudir a un microcrédito para pagar cuotas de otras deudas?

No es beneficioso en ningún caso, es una de las prácticas más arriesgadas en la gestión de las finanzas familiares, y a la vez, de las más habituales.

La mayoría de los clientes a los que ayudamos nos comentan que, en el punto en el que comenzaron a pedir microcréditos para salir del paso, su situación empeoró considerablemente.

Generalmente, en el momento en el que se consideran los microcréditos para hacer frente al pago de las cuotas, ya podemos considerar que sufrimos un endeudamiento grave. Debemos entender que, mientras más porcentaje de nuestros ingresos dediquemos al pago de la financiación, menos dados a pedirla deberíamos ser, siendo necesaria la búsqueda de alternativas.

¿Qué alternativas existen a los microcréditos para pagar deudas?

Es necesario entender que, una vez consideramos pedir microcréditos para pagar las deudas, el impago se encuentra cada vez más cerca. Esto se debe a que, a nada que pidamos más de un microcrédito, estaremos en una situación considerablemente peor..

Es una mejor decisión afrontar el futuro impago antes de incrementar la deuda con miles de euros en concepto de microcréditos, y negociar con las entidades la manera de pago.

Hoy en día, Soluciona mi deuda pone a tu servicio la posibilidad de renegociar las deudas con todo el apoyo del marco legal español.

Renegociar las deudas puede parecer complicado a primera vista. Las entidades no ceden y permiten cambios contractuales a menos que salgan ampliamente beneficiados de los mismos. Es cierto que renegociar las deudas es complicado, especialmente cuando uno no conoce la legislación que lo apoya.

Ahora ya conoces para qué sirven y en qué contextos pueden (y deben) usarse los microcréditos. Esperamos que esta información te sea de tu utilidad a la hora de desarrollar tus propios proyectos e iniciativas. ¡El resto queda en tus manos! 

Te recomendamos el programa de Soluciona MI Deuda, que ayuda a personas en situaciones de sobreendeudamiento a no apoyarse en microcréditos. No amplies tu deuda y disminuye su importe. Estar asesorado por los mejores profesionales del ámbito legal y financiero es necesario en situaciones complejas. Trabajamos para particulares y autónomos que no puedan hacer frente a sus deudas.

Deja de preocuparte por las deudas, nosotros nos ocupamos de ellas.