La situación económica generada por el coronavirus está afectando a la solvencia y liquidez de muchos. Esto supone un problema para buena parte de las familias, que se ven incapaces de amortizar las responsabilidades contraídas. 

 

Si no te encuentras en tu mejor momento (en lo que a ingresos y capacidad económica se refiere), necesitarás resolver tus problemas lo antes posible. En este post encontrarás los tips que necesitas, para que sepas que hacer y cómo proceder.

¡Comenzamos!

 

¿Qué supone adquirir una deuda con un banco?

Entender este concepto es fundamental. Previamente a la solicitud de préstamo, sea el que sea, es indispensable hacer un ejercicio de reflexión y análisis. Ten en cuenta que firmarás un contrato vinculante, que genera unas obligaciones claras e inamovibles. Tendrás que devolver la cantidad pactada en un plazo de tiempo, y siempre con unos intereses asociados que incrementarán el montante.

Además, este tipo de préstamos se valen de la llamada “garantía personal”, en la que el titular ofrece sus bienes particulares como seguro ante posibles contingencias. De este modo, el banco puede recuperar su inversión.

El estudio en profundidad tiene que servir para llegar a conclusiones sensatas. Hay que medir la capacidad económica, los avales disponibles, el contexto laboral y los gastos e ingresos frecuentes. Con esta información depende de ti adoptar una conclusión sensata y que asegure cierto éxito.

Hacer esto es pesado y requiere ser meticuloso, pero te ahorrará quebraderos de cabeza y situaciones embarazosas en el futuro.

Las consecuencias de no pagar

Vamos con el meollo de la cuestión. Si por x razones no puedes pagar, habrá que buscar alternativas para resolver el problema.

El banco actúa en seguida, y desde el primer impago aplica los llamados intereses de demora, que son mucho más pesados y encarecen el total. Esto desemboca en cifras difícilmente amortizables, haciendo que la situación sea agónica. Es una bola que crece y crece, alcanzando un tamaño nada recomendable.

También hay que abordar el tema de los avalistas. Si alguien ha respaldado tu proyecto, este sujeto tendrá la imposición de responder ante los impagos, y en los peores casos asumirá el embargo de sus propios bienes. Por esta razón, elige bien al que será tu garante, y cerciórate de que conoce los pros y contras del proceso.

No olvides que en el peor de los escenarios acabarás por ingresar en un fichero de morosos. Hablamos del RAI (Registro de Aceptaciones Impagados) y el ASNEF (Asociación Nacional de Establecimiento Financieros de Crédito), que ya hemos mencionado en otros posts de SolucionaMiDeuda. Estos directorios son usados por las entidades de crédito a fin de evaluar el historial crediticio del solicitante. Por lo tanto, si estás en la lista negra  puedes olvidarte de obtener una hipoteca en el futuro.

¿Qué pasos debo dar para resolver mi deuda?

Esta es la hoja de ruta que deberás seguir para salir airoso y cumplir con tus cargos crediticios:

  1. Busca asesoramiento. Los asesores te proporcionarán la información que necesitas para valorar todas las posibilidades. No te quedes con dudas y mantén un feedback activo y constante. Hay que generar una negociación fluida que llegue a buen puerto.

 

  1. Empieza las negociaciones con la entidad. Durante estos diálogos, mantente atento a las opciones que se pondrán encima de la mesa. No te decantes por la primera alternativa viable, e intenta profundizar en otras variantes que puedan beneficiarte.

 

 

  1. Prioriza tus intereses. Con los nuevos acuerdos debes ser lo más realista posible. No tropieces dos veces con la misma piedra prometiendo algo que no estés seguro de poder cumplir. Reevalúa, analiza y establece una estrategia sólida.

 

 

  1. Se sincero sobre tu situación. A lo largo de la negociación deberás ser transparente y no ocultar tus problemas de carácter financiero. Las entidades valoran enormemente que no les intenten tomar el pelo. Informa sobre tu situación real y asiéntate sobre decisiones realistas.

 

  1. Procura la cordialidad. La negociación ha de mantenerse en términos proactivos, para llegar a puntos en común que beneficien a ambas partes. El ambiente tiene que propiciar una sana libertad para generar iniciativas.

 

 

Otros consejos:

 

  1. Reorganiza tus finanzas personales. Es necesario que te sientes a reestructurar tu hoja de activos y pasivos, a fin de localizar fallos de gestión y planificación. La mala administración de la economía doméstica es muy habitual, y un gran porcentaje de los deudores no prevén las posibles consecuencias de adquirir responsabilidades de crédito.

 

  1. Deja de endeudarte. A lo largo de este proceso evita adquirir otros compromisos o préstamos con terceras entidades. Es un consejo evidente, pero que es necesario recordar.

 

  1. Reduce tus gastos. No te quedará otra que asumir un periodo de austeridad y recortes. Se responsable y pon en tu top de prioridades resolver la deuda con el banco.

 

En Soluciona Mi Deuda te ayudamos si estás en situación de impago de deudas. Contacta con nosotros sin compromiso
Contacta

¿Cuándo comenzar la negociación?

El banco se pondrá en contacto contigo en cuanto dejes de cumplir con tus obligaciones. Es entonces cuando se activa la maquinaria de intereses y todo lo que hemos mencionado anteriormente. Por eso, es aconsejable que actúes con anterioridad a esta situación.

El mejor momento para empezar a negociar es aquel en el que percibes que tu economía se esta resintiendo. Si estas en ese punto, acércate a tu banco y empieza a negociar alternativas. Tendrás más a tu favor si vas de cara e intentas llegar a acuerdos coherentes, basados en la transparencia.

Lo primero es lo primero: solucionar tu deuda. Reestructura tu presupuesto mensual y no dejes para mañana lo que puedas arreglar hoy.

¿Me pueden embargar?

Esta es una de las preguntas más habituales y dolorosas. La respuesta es sí, pero también hay que decir que se trata del peor escenario posible. No todas las instituciones financieras se valen de este recurso, y suele tener lugar después de largos procesos, demandas e irresoluciones. Tras un dilatado proceso penal, será el juez quien dictamine el embargo de los bienes del deudor.

 

Esperamos que esta información sea de verdadera utilidad. Te recomendamos el programa de Soluciona MI Deuda, que garantiza la transparencia y el respaldo que estos procesos requieren. Nos adaptamos al contexto de cada uno, porque cada experiencia es distinta. Además, estarás siempre asesorado por los mejores profesionales del ámbito legal y financiero. Estamos a tu disposición para cualquier incidencia que pueda producirse en el momento presente o en el futuro. Trabajamos para particulares y autónomos sin recursos para afrontar sus deudas.

× ¿Cómo puedo ayudarte?